sábado, 31 de octubre de 2009

De los origenes de Halloween o De como al mundo no siempre lo movio el comercio.

Proyecto 365, dia 260

Ayer en las noticias pudimos ver, en medio de un reportaje sobre como la gente sigue comprando las mascaras, disfraces y demás montajes de Halloween a pesar de la crisis, una pequeña alusión al Samaín, la celebración original celta que aun celebran en Galicia. Alguna información encontré sobre esto y se las comparto… Es grato saber que no todo es meramente comercial.

Samhain es la festividad de origen celta más importante del periodo pagano que dominó Europa hasta su conversión al cristianismo, en la que se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta1 y era considerada como el "Año Nuevo Celta", que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Su etimología es gaélica (gaelica: samhain, 'fin del verano').
Las festividades del Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 de noviembre y el 7 de noviembre (a la mitad del equinoccio de otoño y el solsticio de invierno) con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de "los espíritus" y con ello se iniciaba el año nuevo celta. Esta fiesta de los espíritus era una de sus fiestas principales pues celebraban lo que para los cristianos sería el "cielo y la tierra" (conceptos que llegaron solo con el cristianismo). Para ellos el lugar de los espíritus era un lugar de felicidad perfecta en la que no había hambre ni dolor. Los celtas celebraban esta fiesta con ritos en los cuales, los sacerdotes druidas, sirviendo como "médium", se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortal. Se dice que los "espíritus" de los ancestros venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares.
Ha sido practicada desde hace más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa.
La festividad céltica del Samhain se describe como una comunión con los espíritus de los difuntos que, en esta fecha, tenían autorización para caminar entre los vivos, dándosele a la gente la oportunidad de reunirse con sus antepasados muertos. Para mantener a los espíritus contentos y alejar a los malos de sus hogares, dejaban comida fuera, una tradición que evolucionó convirtiéndose en lo que hoy hacen los niños yendo de casa en casa pidiendo dulces.
Después de que los romanos conquistaran gran parte de los territorios celtas, estos influenciaron el mundo céltico con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pomona. Más tarde, los cristianos calificaron las celebraciones celtas como una práctica herética, destruyendo bajo este pretexto gran cantidad de la cultura, monumentos, y tradiciones celtas, para afianzar su dominio político y social del viejo continente. Fue la época de sometimiento de los pueblos libres paganos, que eran convertidos al cristianismo demonizando sus creencias, adoptando sus festivales, y convirtiéndolos al cristianismo.
Para el cristianismo, el Día de Todos los Santos se celebra el 1 de noviembre, y, como toda fiesta, mayor tiene su celebración vespertina en la “vigilia” del día anterior (31 de octubre) para prepararla. Esta vigilia vespertina, que terminó fundiéndose con el Samhain, fue llamada en inglés All Hallow’s Eve, de donde derivó el nombre de Halloween.
El Samhain no tiene un significado negativo. Es un tiempo para reafirmar la creencia en la unidad de todos los espíritus (almas de vivos y muertos) y la resolución firme de que la muerte no es el final de nuestra existencia.

(Informacion tomada de Wikipedia)


viernes, 30 de octubre de 2009

Cambiando de hemisferio.

Proyecto 365, dia 259

Dos días de acceso a Internet solo en intervalos por no-sé-qué reparaciones me han obligado a separarme un poco del Diario. Aunque mi espíritu y mis manos hayan estado tan inquietos en estos días como para permitirme siquiera un rato de lectura tranquila no me quejo: estoy produciendo –nunca mejor dicho- a manos llenas.
No son escritos los textos que doy a luz en estos días, sino sensoriales. No son inquietudes intelectuales las que me rodean, sino figuras y la posibilidad de realizarlas. Las ideas han dado paso a las imágenes, la perspicacia a los colores y el razonamiento a las tijeras.
Se siente bien cambiar de una mitad del cerebro a la otra, este furioso despertar del hemisferio derecho que llega imponiendo sus maneras, sus formas de hacer, sus intereses, su peculiar visión del mundo, que va dejando un rastro de creaciones a su paso. ¿Lo han probado?

martes, 27 de octubre de 2009

Desde el rincon mas oscuro de mi memoria.

Proyecto 365, dia 258

Ayer, conversando con G. sobre los horrores del fascismo y comentando un excelente documental ruso sobre el tema (“El fascismo corriente”, del director Mikhail Romm –que recomiendo y super-recomiendo como algo que nadie debería perderse), tuve un flashback sorprendente por la nitidez de la visión: me vi, Pelusa adolescente, tumbada en el sofá de mi casa –los olores de la comida de mi madre rodeándome- con un libro en las manos del que no podía desprenderme. Era una colección de cuentos de horror, una edición cubana de la que no recuerdo el nombre, que contenía, entre otros, “El llamado de Cthulhu”, de Lovecraft, y “El cuerno de caza”, de Sarban. La Pelusa de mi visión justamente estaba leyendo este último cuento –una ventana a lo que hubiera sido el mundo si los nazis hubieran ganado la II Guerra Mundial- y pude rememorarlo de punta a cabo como si esta lectura hubiera ocurrido ayer. El horror me invadió nuevamente, el temor a lo desconocido, a lo que pudiera ser, a la maldad intrínseca del hombre…
En todos estos años pasados entre el momento que vi en mi flashback y ayer, no recordé nada en absoluto de este cuento, como si lo hubiera olvidado. Mi alma decidió en algún momento ponerme a salvo de ese recuerdo ocultándolo en el rincón más oscuro de mi memoria, evidentemente el que reserva para el peor de los horrores: la deshumanización. Ayer, mientras sacaba de ese rincón las imágenes del documental de Romm, se escaparon también las de este cuento con una fuerza tal que hoy me parece escuchar incluso el tétrico llamado del cuerno de caza.
Si no lo conocen, recomiendo que lo busquen, y también el documental que les comento. No se arrepentirán.
_________________________
Aquí les dejo el link de la primera parte del documental en Youtube (aparece completo): El fascismo cotidiano.

lunes, 26 de octubre de 2009

Homenaje

Proyecto 365, dia 256

Hoy en nuestro blog martiano hacemos un pequeño y postumo homenaje a Cintio Vitier con la publicacion de uno de sus articulos en el que nos acerca un poco al Diario de Marti.


domingo, 25 de octubre de 2009

Metáfora de la ventana y el espejo (I)

En el año 1993, mientras practicaba meditación Zen en Kioto, Japón, tuve varias vivencias que quedaron fijadas en este artículo publicado en español en La Habana en la revista Credo, dirigida por Iván González Cruz, y en Moscú, en el libro Encuentro con Descartes, en la traducción al ruso de Alexandra Rúdnieva y Verónica Spásskaya (Встреча с Декартом. Ad Marginem, М. 1996)
__________________


Lo mejor de la filosofía clásica es una crítica del sano sentido común desde el punto de vista de la razón del “sujeto absoluto”. Lo mejor de la filosofía no-clásica es el descubrimiento del mundo de la ideología que permea tanto el sentido común como la filosofía, y el desenmascaramiento del sujeto absoluto como sujeto social e incluso político. Lo mejor, lo más humano, de la obra de Mamardashvili, a nuestro juicio, consiste en haber redescubierto, fuera de todo reduccionismo político, el mundo de la ideología como mundo trasespecular, es decir, como ilusión ontológica, como la “magia del ser que hace de la sombra una sustancia y de la sustancia una sombra”, en haber rescatado, por tanto la dimensión más profunda de la ilusión y el humano extravío, esa dimensión en la que el hombre “siempre puede perderse” y no un sentido meramente finito, político, no como extravío singular, sino como extravío esencial y posibilidad perenne. Ese extravío que como otros, presupone una duda, pero que ahora es una duda no-clásica. Ya no es la duda clásica del caballero ante la encrucijada, ni la disyuntiva cristiana de la virtud y el pecado, ni la alternativa hamletiana del “ser o no ser”, es la duda al elegir entre dos vías con igual dirección, al escoger entre la virtud y “la virtud”, entre el ser y el “ser”, entre el Yo y el “yo”, entre la realidad y su simulación sígnica o mimesis especular. Y de esa duda, paradójicamente, emerge como única realidad humana el símbolo, porque la vida del hombre es auténtica cuando es simbólica: el hombre se pierde cuando se le atrapa, como se pierde el azul del mar en la vasija, el azul del cielo en el aeróstato o lo infinito del firmamento en la mañana…
El tema de la ideología nace en la obra de Marx hermanado con el de la falsa conciencia, pero sólo sobrevive el primero y el segundo es abortado silenciosamente. La obra de Mamardashvili lo devuelve a la vida en una interpretación que lo reinscribe en su linaje indoeuropeo y lo emparenta con los “ídolos” de Bacon, el “poderoso y astuto engañador” de Descartes y la multisecular tradición hinduista del samsara y maya. Mamardashvili recupera pues un tema que en Occidente sólo subsiste como tema básico en la tradición esotérica, porque en la filosofía occidental es olvidado paulatinamente, tratado como tema de segunda mano o reducido a sus interpretaciones gnoseológicas o políticas.
Descartes debe haber sido como una especie de Mesías filosófico que dudó por todas las generaciones futuras y las redimió de la necesidad de dudar fundamentalmente, porque ni en el nihilismo de Nietzsche encontramos una duda básica, radical, como la cartesiana. Y aun así quizás tengan razón filósofos como Nishida Kitaro y su discípulo Nishitani, cuando suponen que la filosofía europea es esencialmente una filosofía del Ser, mientras que la tradición oriental y más exactamente la budista Zen se funda en la Nada, de tal modo que es sólo en el Oriente que ha existido un nihilismo absoluto, un nihilismo radical, porque únicamente al borde de la Nada absoluta se manifiesta la verdadera cualidad de Maya, la inagotable hondura del extravío y el engaño [1].
La noción de la falsa conciencia supera, empero, el radicalismo cartesiano según el cual existe el que duda. Lo que existe es la duda. Es decir, no es que de la duda se deduzca lógicamente, mediante el pensamiento, la existencia del que duda, es que de la duda se derivan ontológicamente el pensamiento y el que duda. Desde este punto de vista la duda no es meramente un estado psicológico, un simple matiz emocional o una forma de expresión cargada de confusión y negatividad. La duda es la virtualidad y la tensión del campo, es la incertidumbre en su sentido ontólogico e incluso físico. Quién soy? o qué hacer? no son preguntas, son fuerzas. Eso que el europeo expresa con un signito curvo detrás de la frase, como algo ajeno y “post-ponible”, es el alma misma de las lenguas como la japonesa cuya gramática, cual el ocasional signillo de los europeos, es en esencia rodeo (Ɂ) y cautela (.).
El término falsa conciencia es entonces, por lo pronto, mucho más rico que el de ideología y menos confuso, aun cuando más paradójico, y como cuestiona radicalmente toda pretensión de claridad o adquisición absoluta, todo estado definitivo del conocimiento o la realidad, nos remite constantemente a la Nada como al fuego que desnuda en la realidad la Idea, en la Idea la obsesión y en ésta la inestabilidad y la inquietud.
La muerte y la locura son, en el espectro de las obsesiones humanas, sus dos extremos. Y como extremos en la gama del horror se interpenetran e identifican cual dos monstruos que se disputan el alma humana en lo que tiene de individual y personal, porque individualidad y personalidad [2] son el principal objeto de sus apetitos, y ambas naufragan en las oscuras aguas de ese Averno cuyas riberas son Muerte y Locura, pero también emergen del tibio manantial que fluye del Deseo a la Obsesión.
Muerte, locura, individualidad y personalidad son personajes de tragicomedia en el Teatro de la Soledad, porque el hombre en su soledad siente que nace, existe, enloquece y muere solo, que su soledad no es histórica sino genérica, que no es condición psicológica sino ontológica. Pero quien lo siente es precisamente el hombre como individualidad y como personalidad. En el abandonado pozo de su soledad el hombre siente que se disuelve y que es gota de tiempo, brisa del futuro. Pero la personalidad, la individualidad es el pozo. Y el pozo es la reversión del paisaje, lo claro-extenso revertido en oscuro-intenso. La personalidad es al hombre, lo que el pozo al paisaje. Pozo o paisaje es, pues, el alma humana. Paisaje-pozo-paisaje. Pozo-paisaje-pozo. Como el universo mismo el alma suele contraerse y dilatarse, y quizás la cosmología moderna no sea más que una fenomenología del alma que se expande en el firmamento, se contrae en la roca y se ensimisma en el pozo…
(Continuará)
__________
Notas:
[1] La Nada absoluta no es definible por contraposición al Ser y se autoniega. La oscuridad no abandona el recinto cuando encendemos la luz.
[2] Nos referimos a individualidad y personalidad en su forma no natural o enfermiza de manifestación que por lo demás parece hacerse convertido para muchos en un ideal en el siglo XX. Como bien señala Nishitani: “This basic common character is the tendency for the self situated in the field of self-conciousness to close itself off, to concentrate vacously on its own interior. This might also be said to be a primitive form of subjectivism, which, in a much higher dimension, reveals itself in various forms in the areas of art, thought and praxis”. (The Eastern Buddhist. New series. Vol.XVII No.1 Spring 1984, p.2). Personalidad, individualidad y aun la llamada genialidad como atributos normales del hombre no necesitan de una exaltación especial.

Gustavo Pita Céspedes
Kioto, 1993

sábado, 24 de octubre de 2009

Pelusa creativa.

Proyecto 365, dia 254

Necesitaba un descanso de las letras propias y de las ajenas.
Necesitaba una ocupación para mis ambiciosas manos.
Necesitaba unas tarjetitas y se convirtieron en pretexto.
Necesitaba un cambio y se convirtió en creación.








(La idea del Mini-Pocket Book no es mía, sino de The Stamp Goddess , una simpática actriz súper-creativa. Yo hice mi propia versión de acuerdo a los materiales que tengo en casa.)

jueves, 22 de octubre de 2009

Desagravio (II)

Proyecto 365, dia 253

Estoy muy cansada. Llevo tres días trabajando mucho físicamente y no he podido escribir nada. Hoy solo llego para compartirles, a riesgo de que ya lo conozcan, un cartel de una Feria del Libro de Madrid que me envió una amiga por correo y el poema de Neruda que lo acompañaba. Espero que les guste tanto como a mi.



Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos
sin alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.



Nucleo musical

Aqui les dejo un acercamiento a la musica que motivo el texto de ayer. No es la misma que escuchaba, pero esta, aunque mas tranquila, les puede dar una idea del ambiente del que les hablaba.
La del texto de ayer era tambien una pieza de Ravi Shankar, titulada "Dhun", pero que lamentablemente solo la encontre en partes en youtube. No obstante, si tienen tiempo, les recomiendo que la busquen y la escuchen completa... La interpretacion es inolvidabe!
Como siempre, espero que la disfruten!

martes, 20 de octubre de 2009

Viaje al centro de la música.

Proyecto 365, dia 251

Primero se escuchan unas notas sueltas. Algún que otro acorde se forma como por casualidad y, de pronto, la música invade tu entorno. No es nada paulatino, sucede sin más. Viene tan llena de melodías y variaciones que no deja una esquinita libre a tu alrededor.
En cuestión de segundos tu habitación ya no lo es más. Te encuentras en medio de un mercado abarrotado de gente vestida con colores brillantes. Avanzas fascinado entre alfombras enrolladas, apartando con ambas manos tapices bordados de diseños frondosos, sofocado por un olor caluroso, mezcla de inciensos y especias, que embota tus sentidos.
De tanto en tanto, si te paras en la punta de los pies, puede que alcances a ver allá, a lo lejos, un destello azul que asegura tu supervivencia si logras alcanzarlo. Intentas llegar a él pero apenas puedes moverte. Tu cuerpo, medio adormecido, está atrapado en esa masa de elementos, asfixiante, densa como el mar. Tratas de avanzar un poco más. Un paso. Otro. Ya no encuentras tus miembros. ¿Es esta mi mano? ¿Dónde he puesto mi pie? Tu cabeza flota aislada, enajenada de su soporte, insensible a otra cosa que a las impresiones que recibe, inesperadas y certeras como agudas flechas salidas de la nada.
Cada vez hay más gente en torno a ti, más olores, colores, formas, movimientos… El reflejo salvador está ya demasiado lejos. Ya ni siquiera lo ves. No puedes alcanzarlo y lo sabes. El mundo, que parece también saberlo, comienza poco a poco a moverse. Da vueltas, aumentando la velocidad, y tú eres el eje. Todo gira, rápido, cada vez más rápido. Tu último intento de autonomía queda absorbido por el torbellino y, ya sin fuerzas, te abandonas. Te dejas arrastrar. Renuncias a ti mismo y giras con el mundo. Te fundes con el mundo. Eres el mundo.
Un inexplicable soplo de aire puro llega entonces para revivir tus sentidos. Compruebas con asombro que tu cuerpo sigue ahí, pegado a tu cabeza, mas lleno de fuerzas que nunca. Abres los ojos. Ahí esta tu habitación, la de todos los días. La miras con cuidado. Si, es la misma, pero al propio tiempo no lo es. Hay cierto brillo extraño en tus viejas cosas, reflejos que no habías visto nunca. Son tus cosas, si, pero nuevas. ¿O acaso son tus ojos los nuevos? Tu personalidad te es devuelta al fin con los últimos acordes como un postrero regalo, fresca, reluciente, lista para continuar.
La música ha terminado.


lunes, 19 de octubre de 2009

Sobre la Religión.

Proyecto 365, dia 250

La religión, cualquiera que esta sea, siempre ha sido un motivo misterioso para mi imaginación. Habiendo nacido y crecido en una ausencia casi total de ellas, cada ocasión en que vislumbraba la más mínima referencia a lo sobrenatural –nunca más allá de los susurros- se convertía en pretexto para el asombro y la reflexión. Así fue como la religión terminó cayendo dentro de los amplísimos límites de mi concepción muy personal de lo real-maravilloso, donde no todo es real pero podría serlo, donde cabe todo lo que aun no he podido explicarme y aquello que intuyo no tiene explicación.

Hoy, en poquísimas palabras si consideramos lo vasto que podría ser el tema, Martí nos cuenta sus impresiones del cristianismo y de las religiones en general, y su relación necesaria con el hombre. Interesante, sin dudas.


sábado, 17 de octubre de 2009

Vientos de otras épocas

Un cielo azul y un redondel
es el dibujo de un niño
y en una esquina del papel
escribe el niño después:

"Quiero que haya sol siempre
que también haya cielo,
que mamá siempre viva,
que también viva yo!"

viernes, 16 de octubre de 2009

Aun asi...

No sé escribir versos. Nunca lo he siquiera intentado.
Mis cartas de amor cumplieron su ciclo en la adolescencia.
Y siendo la música magia ante mis ojos, nunca ha salido de mis manos una canción en la que pueda expresar mis sentimientos.
Pero aun así, ¡amo!






Proyecto 365, dia 247

jueves, 15 de octubre de 2009

Tierra de vientos.

Proyecto 365, dia 246

La Tramontana seguirá azotando fuertemente en Girona…”- anuncia desde hace unos días el hombre del tiempo en el noticiero, y mi piel se estremece de alegría cada vez que le escucho. Viento de Tramontana es sinónimo de frío, de invierno venidero, de abrigos y bufandas, de chimeneas encendidas, de chocolate caliente, de todo lo que mi cuerpo agradece. Y en efecto, desde que comenzó a soplar este viento norteño ha caído sobre la ciudad un anhelado aliento de lejanos picos eternamente nevados.

En Cuba tenemos vientos fuertes mas o menos por cuaresma y por cada ciclón o tempestad que aparezca, pero son vientos de los que el hombre huye, vientos sin nombre, sin otra procedencia que la de la misma lluvia que los acompaña con frecuencia. Aquí por el contrario, en estos pueblos marinos, antiguos observadores de su entorno, los vientos son toda una institución. Personalidades prominentes que imponen su presencia. El hombre de estas tierras conoce su fuerza y los respeta, conoce sus nombres, sus orígenes, sus utilidades.

Aparecen los vientos y el mundo se detiene a observar su paso.


miércoles, 14 de octubre de 2009

Crónica de una visita.

Proyecto 365, dia 245

Desde hace tiempo les vengo hablando de las bellezas de Barcelona. De las pocas ciudades que he visitado, y por muchas razones, son ella y Kyoto las que ocupan los primeros lugares en mi gusto personal. Sin embargo, un encuentro inesperado hizo que comenzara a verle otra cara.
Casi por casualidad, este sábado visitamos por primera vez Sant Cugat. No me atrevo a llamarlo ‘ciudad’ puesto que ese no es en absoluto su espíritu: calles adoquinadas; casas bajas (como mucho de dos o tres pisos) con flores en los balcones; parques casi en cada esquina; cálidos y acogedores cafés cada dos pasos que extienden sus mesas hasta los adoquines; y todo conviviendo codo con codo en armonía con las mas modernas tendencias de la moda y el diseño dispuestas con delicadeza en los escaparates de las tiendas. En fin, que sería el más clásico y encantador pueblo español si no fuera por su extensión y los índices poblacionales que lo categorizan como ciudad.
La joya del lugar es el Monasterio, ejemplo de arquitectura románica del siglo XI. A él conducen todas las calles. El es el centro de referencia para todo. Orgullo citadino. Punto de encuentro. Objetivo en sí mismo. Parte inamovible de un paisaje siempre cambiante. Excusa milenaria para el goce y el esparcimiento. Algo pude ver de su interior, pero fue su exterior enmarcado por castaños y rodeado de sonrisas de todas las edades lo que me fascinó.
El Monasterio impone su ritmo a esta ciudad llena de árboles y librerías, donde la gente sale en masa a la tarde sabatina, camina sin prisas, se saluda amablemente, se detienen a tomar un café o un helado, pasean a sus mascotas, juegan con sus hijos pequeños. Ellos viven su ciudad, y lo hacen con una alegría tal como he visto pocas veces antes.
La Ciutat Vella de Barcelona –su parte más comparable a este pueblo-ciudad- de tan coqueta ha devenido, aunque disfrutable, enajenada de sí misma, vuelta al visitante, al extranjero, como una bella actriz maquillada posando eternamente para las cámaras. Falta en ella, muy a pesar de sus viejos muros y sus calles estrechas, la naturalidad de lo cotidiano tan necesaria a mi alma.
Será porque nací en la Habana, donde el itinerario para pasear más preciado pasa por la parte vieja de la ciudad que comparte muchas de las características pueblerinas de Sant Cugat, porque mi corazón necesita ese contacto con la historia hecha piedra, o porque mis ancestros caminaron por tierras como esta… no sé. Lo cierto es que en aquellas calles, con el eco espontáneo de mis pasos en los adoquines, reencontré un fragmento perdido de mi esencia.

________________________________________________
Aqui les dejo con mis fotos turisticas. Las "artisticas" las podran ver en el fotoblog poco a poco.





martes, 13 de octubre de 2009

Mucho que leer...

...y poco que decir en un dia hormonal.

¡Mañana sera otro dia y otro gallo cantara!








OK, es una salida facilista pero llevo demasiado tiempo sentada aqui y no se me ocurre nada interesante. En realidad, si que se me ocurre, pero no atino a contarlo como lo merece. Mañana prometo traerles la historia que tenia pensada para hoy. Y ahora... ¡a descansar!
Proyecto 365, dia 244

lunes, 12 de octubre de 2009

De Martí a mi madre.

Proyecto 365, día 243.


Hoy es lunes, día de publicación en el blog de José Martí, pero estuve yo dudando hasta el último momento qué publicar.
Resulta que hoy es 12 de Octubre, el día de la raza, el día en que América se encontró con su destino, y estoy segura de que Martí debió escribir mucho y muy bueno sobre este tema.
Pero hoy, 12 de Octubre, es además el día del cumpleaños de mi madre a la que no veo hace ya cinco largos años. Martí también vivió separado de su madre mucho tiempo y le escribió muchas cartas especialmente hermosas y expresivas, algunas de ellas consideradas ejemplo del buen uso del idioma.
Después de mucho vacilar, fueron mas fuertes mis sentimientos filiales y me decidí por publicar una recopilación de cuatro de esas memorables cartas a su madre, incluyendo la primera que se conserva, escrita cuando Martí no llegaba aun a los 10 años, y la última que le dedica un par de meses antes de su muerte.
Espero que las disfruten tanto como lo he hecho yo.


sábado, 10 de octubre de 2009

viernes, 9 de octubre de 2009

Mas vocales

No me puedo resistir a ponerles tambien este cuarteto hoy. Para los amantes de Ma. Elena Walsh -que los hay entre mis lectores- este tema es una joya!

Hoy, musica vocal para ustedes.

Hace tiempo estaba buscando este tema para ponerselos.
Uno de mis hermanos me regalo un cassette con este grupo vocal y nunca supe como se llamaba, pero hoy lo he encontrado finalmente. El grupo se llama "Buenos Aires 8" y al paarecer fue muy famoso en los años 70 y 80. Son buenisimos, la verdad. Los argentinos destacan en esto de los grupos vocales. Tengo otros en la manga que les ire compartiendo mas adelante. Espero que lo disfruten.

jueves, 8 de octubre de 2009

De la amistad en el camino.

Proyecto 365, dia 239

Era el camino más largo y difícil que habíamos hecho hasta entonces. Fueron casi dos horas atravesando explanadas arenosas con alguna que otra araucaria dispersa por ahí, bosques de pinos con un sotobosque tan denso que un pequeño avance resultaba todo un logro y antiguos campos sembrados en los que ahora, mas que tierra fértil, hay solo polvo fino que se levanta en nubes a cada paso metiéndose en la boca y los ojos sin dejarte apenas respirar.
Cuando llegamos al final del sendero estábamos literalmente agotados por el esfuerzo desacostumbrado y muy lejos de casa. Se nos había terminado la provisión de agua que llevábamos, y con la boca reseca y agitados nos sentamos para descansar un rato antes del regreso que, a esas horas, se nos antojaba eterno.
Fue estando allí sentados que le vimos por primera vez, no muy lejos de donde nosotros. Decidimos llegar a saludarle pues, parado a la sombra de unos robles, parecía invitarnos con sus gestos. Se adelantó hasta la cerca para recibirnos con unos movimientos pronunciados de cabeza en son de alegre bienvenida. Resultó parco en sus expresiones, pero con su cálida mirada y la afabilidad de su trato logró embrujarnos desde el primer momento.
Pronto supimos que se llamaba Fabrizio y que los otros que nos miraban desde lejos, un poco recelosos, eran su familia y amigos. Disfrutamos un rato de la compañía mutua, sin que hicieran falta las palabras para hacer las mejores migas con nuestro nuevo amigo. El encuentro de almas afines, como nos enseñó aquel maestro zen, no necesita mayores demostraciones.
El tiempo nos apremiaba aquel día y tuvimos que irnos casi inmediatamente, pero lo hicimos con la promesa de un pronto retorno. El camino a casa, luego de haber refrescado nuestros espíritus con este feliz encuentro, se nos hizo inesperadamente corto. No paramos de hablar de Fabrizio en todo el trayecto y aun días después su nombre aparecía en nuestras conversaciones de sobremesa, siempre acompañado de sonrisas y buenas sensaciones.
Desde entonces, hemos vuelto a visitarle un par de veces, en cuanto nuestra agenda nos deja un tiempo libre. En la segunda visita nos presentó a Clelia, su madre, quien nos recibió con muestras evidentes de intimidad; y en la siguiente fueron sus amigos quienes, uno detrás de otro como en fila, pasaron espontáneamente a saludarnos. Se puede decir que ya formamos parte de la pandilla.
Siempre resultan insuficientes estas visitas, tan ansiosos estamos de compartir, de dar y recibir. Nunca decimos adiós solo hasta pronto, y nos vamos con el corazón cantando. Cada encuentro significa una recarga necesaria de energía y se hacen interminables los días hasta que volvemos a vernos. El largo y difícil sendero que hay que atravesar ya no lo es tanto. Al final están Fabrizio y su alegría para compensarlo.

miércoles, 7 de octubre de 2009

De la confianza

Proyecto 365, dia 238

Hoy necesité un buen consejo y lo obtuve:

“Si tuvierais fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podríais
decir a esta morera: ‘Desarráigate de aquí y plántate en el mar’, y el árbol os
obedecería” (Lucas 17 )

¿Realmente tenemos fe? No digo ya en un Dios o en algo sobrenatural –siempre hay otras lecturas- sino en nosotros mismos. ¿La tenemos?
Hay quienes aseguran que el hombre tiene en sí mismo muchos mas recursos que los que normalmente utiliza. ¿Sabemos cuales son? ¿Sabemos utilizarlos?
Dicen que Jesús caminaba sobre las aguas, que curaba enfermedades con una simple imposición de manos, que podía hasta resucitar a los muertos. Curación por imposición se puede hacer hoy en día, hay varios métodos para ello (reiki, control mental, energía universal…); resucitar a los muertos…, si trabajas en un hospital habrás visto ya varios casos; caminar sobre las aguas no sé, aun no conozco a nadie aunque aseguran que Sai Baba en la India puede hacer eso y muchas otras ‘maravillas’.
¿Y nosotros? ¿Hasta dónde hemos llegado en nuestro autoconocimiento? ¿Sabemos de lo que somos capaces?

martes, 6 de octubre de 2009

Sobre los cubanos.

Proyecto 365, dia 237


Hace mucho tiempo, cuando cursaba la secundaria… (Ejem! Este comienzo sonó como si tuviera mil años en las costillas. Creo que tendré que reconsiderar mi valoración del tiempo. Pero bueno, a lo que iba.)
Cuando cursaba la secundaria, cayó en mis manos un papel con cierto texto anónimo en el que se intentaba una descripción de los cubanos y mucho me impactó la veracidad escondida tras tantas ironías. A pesar de que no volví a leerlo, nunca lo olvidé. Fue mi primera toma de conciencia de que todas aquellas cosas que yo veía como normales, que formaban parte de mi día a día, que me fueron transmitidas desde la cuna, no tenían por qué ser consideradas de igual manera por el resto de los mortales.
Hace poco se me ocurrió buscarlo en Internet y al parecer no fui yo la única que tuvo semejante impresión, porque el texto en cuestión pulula en casi todos los blogs cubanos de la red. Ahora que lo vuelvo a leer, puedo decir que no estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero en sentido general es bastante acertado.
Hoy pensé que sería bueno compartírselos, puesto que casi todos mis lectores son de otras nacionalidades, y a los cubanos que me visitan creo que tampoco les vendría mal echarle una ojeada. Aquí lo tienen:

Le preguntaban en una ocasión a un reconocido sabio “¿Qué es un cubano?” Su respuesta fue la siguiente:
"Ah... los cubanos... ¡Qué difícil pregunta!
Los cubanos están entre vosotros pero no son de vosotros. Los cubanos beben en la misma copa la alegría y la amargura. Hacen música de su llanto y se ríen de la música. Toman en serio los chistes y hacen chistes de lo serio.
No se les ocurra discutir con ellos, jamás! Los cubanos nacen con sabiduría. No necesitan leer ¡todo lo saben! No necesitan viajar ¡todo lo han visto! Son algo así como el pueblo escogido... por ellos mismos.
Los cubanos se caracterizan individualmente por su simpatía e inteligencia y en grupos, por su gritería y apasionamiento. Cada uno de ellos lleva en sí la chispa de los genios y los genios no se llevan bien entre sí, de ahí que reunir a los cubanos es fácil, pero unirlos es casi imposible.
No se les hable de lógica, pues eso implica razonamiento y mesura y los cubanos son hiperbólicos y exagerados. Por ejemplo, invitan a uno a un restaurante a comer, no nos llevan al mejor restaurante del pueblo sino al mejor restaurante del mundo. Cuando discuten no dicen: No estoy de acuerdo contigo sino: Estás equivocado.
Tienen tendencias antropofaguitas. Así entonces, "¡Se la comió!" es una expresión de admiración y "comerse un cable" es señal de una situación crítica. Los cubanos aman tanto la contradicción que llaman "monstruos" a las mujeres hermosas y "bárbaros" a los eruditos. Los cubanos ofrecen soluciones antes de saber el problema. Para ellos nunca hay problema. Todos los cubanos saben lo que hay que hacer para eliminar el terrorismo, encauzar a América Latina, eliminar el hambre en África, pagar la deuda externa, quién debe ser Presidente y cómo cualquier país puede llegar a ser una potencia mundial.
Ellos no entienden por qué los demás no les entienden, cuando sus ideas son tan sencillas y no acaban de entender, por qué la gente no quiere aprender a hablar Español como ellos.
¡Ah... los cubanos... No puedes vivir mucho tiempo con ellos, pero es imposible vivir sin ellos. Ámalos, respétalos y déjalos ser CUBANOS!”


Sin embargo, no es esta la única descripción sobre la cubanía que he encontrado. Hace poco me topé en un libro con este poema, obra y gracia de Don Fernando Ortiz, que salió publicado alguna vez en la revista Albur del Instituto Superior de Arte de la Habana:

Para ser un buen cubano
Hay que ser un figurín,
El abanico de guano
Y en la solapa un jazmín.
Siempre estar bien afeitado,
Almibita derramar,
Y de buen oro grabado
Del cinto hebilla llevar.
Darle coba a las mujeres,
Prometer y no cumplir,
Gozar todos los placeres
Y de si mismo reír.
Resistir en la bebida,
En el constante rumbear,
De broma pasar la vida
Y vivir sin trabajar.


Hay otras muchas descripciones de mis coterráneos flotando por ahí, pero llama la atención que casi siempre se habla de los cubanos en términos simpáticos, en medio de bromas y chistes… Sin embargo, les aseguro, el cubano tiene también una dimensión completamente diferente, y esta que hoy les he presentado se me antoja más bien como la envoltura vistosa con la que nos cubrimos de miradas ajenas.

lunes, 5 de octubre de 2009

Marti y la noche.

1º de abril de 1895

Hijo:

Esta noche salgo para Cuba: salgo sin ti, cuando debieras estar a mi lado. Al salir, pienso en ti. Si desaparezco en el camino, recibirás con esta carta la leontina que usó en vida tu padre. Adiós. Sé justo.
Tu
JOSÉ MARTÍ

Y llegó Martí a Cuba, y se reencontró con sus olores, con sus visiones, con sus sonidos, y fue la noche su callada compañera, testigo aquiescente de la inquietud de su pluma –reflejo de sus pasiones revueltas- que aprovechaba cada minuto robado al sueño necesario para recoger en un cuadernillo todo cuando salía a su encuentro.
Hoy les invito a asomarnos a este reencuentro de Marti con la noche, del hombre con su esencia, cuando apenas lo separaba un mes de su destino.


domingo, 4 de octubre de 2009

Entre la concha y el cráneo


Vendas en vez de armadura
Lleva el caballero extraño,
Y en lo que la vida dura
Va rellenando la holgura
Entre la concha y el cráneo.

Concha que al límite es cráneo,
Cráneo que al límite es concha,
Y un corazón oscilando.
-concha / cráneo, cráneo/ concha-
En su vaivén espontáneo
Si un mal credo no lo troncha.

Vida fugaz, huidiza
Cual la niebla matutina.
Depósito de ceniza
Es el cráneo, cual la concha,
Al pie de la guillotina.
Gustavo Pita Céspedes

Publicado en el catálogo de la muestra personal “El Dolor Es La Vida”,
del artista plástico Ernesto Benítez.
Galería Luz y Oficios. Mayo-Junio del 2000
Imagen tomada del sitio oficial del artista: ErnestoBenítez.com

Reflexiones motivadas por los comentarios de Marichuy y Karlyle.

Francis Bacon nos dice que la poesía es como el sueño de una ciencia.
Y un artista ofrece siempre sueños que anticipan, para el individuo y para la sociedad, una nueva manera de comprender el mundo, una comprensión que la filosofía y la ciencia pueden y tienen que rescatar sólo a posteriori.
Por lo demás, el tránsito de la imagen al concepto y de este nuevamente a la imagen no es lineal ni continuo y entre ellos media siempre un vacío creador de olvido e incertidumbre...
Con esta obra el artista Ernesto Benítez nos brinda, en una sugerente metáfora la yuxtaposición de varias imágenes sin relación aparente, que la fuerza de su imaginación creadora logra fundir en una sola.
Esta pieza fue la que, en su momento, más me impresionó de su exposición y me dio una clave o un código para crear mi propia lectura personal y, paralelamente, releer la historia de mis propias vivencias y experiencias como ser viviente y como persona humana.
Cuando la vi, de inmediato me sentí motivado a tratar de penetrar en el intervalo infinitesimal entre la concha y el cráneo, acomodarme con las "extremidades de mi intuición" dentro de esa pequeña holgura inicial y desplegarlo poco a poco como en una especie de nueva dimensión cada vez más amplia. Como por “morphing de imágenes”, la concha fue sufriendo frente a los ojos de mi entendimiento infinitas metamorfosis hasta llegar adoptar la forma del cráneo, y ante mí se abrió un nuevo universo con su alfa y su omega propios.
Toda la epopeya entre la concha y el cráneo se me reveló, finalmente, como la de la forma. La de la estructura “dura” que limita, resguarda y encauza el desarrollo de lo blando, lo fluído y lo flexible, en toda una gama o serie de “andamiajes”, dotados ellos mismos de diversos grados de flexibilidad.
Esta fugaz visión dinámica me hizo recordar un episodio de mi juventud temprana.
En una de las primeras cartas que envié a mi maestro García Galló desde Rusia le contaba de mis temores e inseguridades. A las tribulaciones propias de una juventud todavía impregnada de adolescencia, se agregaban las de la lejanía y la inclemencia de un paisaje y un entorno que eran muy distintos a los de Cuba. Galló como filósofo, tenía el don de penetrar entre “los pliegues” de las cosas y de entrever sus estructuras. En las situaciones más sencillas de la vida cotidiana sabía descubrir formas, fórmulas y leyes. Es que no sólo los objetos singulares y las cosas, sino también el propio universo tiene su figura distintiva entre otros posibles y el filósofo no hace otra cosa que darte una nueva pauta de comprensión de lo que existe, a la manera de los primeros sabios que sabían leer la música del cosmos sobre la partitura de los más diversos elementos... La comprensión es la mejor cura contra el miedo y cualquier fantasma se desvanece sobre la definición de una forma concreta. El temor es el sentimiento indefinible de lo indefinido. Galló al darme un marco de comprensión, espantó a mis furias. “Lo que te sucede – me escribía – es lo que el psicólogo Aníbal Ponce llamaba una “crisis de crecimiento. Estás como a punto de empezar la batalla y te sientes débil como un molusco que ha roto su vieja carapazón y se siente indefenso hasta que adquiere una nueva forma.”
El ser humano tiene en el esqueleto una forma natural interna que le sostiene desde dentro, una derivación biológica y evolutiva de la forma cósmica que esbozan las leyes de la física. Pero el ser humano tiene también, como los moluscos, una “carapazón” o forma externa que le sirve en su interacción con el medio y que es su cultura. El grado de dureza o flexibilidad de esa estructura define diversas formas de comportamiento humano: la autoprotección o autodefensa, la simple adaptación, la ofensa o la interacción creativa.
Por raro que parezca, la concha, la armadura, la venda, la espada e, incluso, la personalidad no son más que diferentes jalones en la historia universal de las carapazones.
Gustavo Pita Céspedes

sábado, 3 de octubre de 2009

Para los que gustaron de la animacion rusa...

El Antilope Dorado.

Esta es la primera de tres partes de la pelicula. Las otras dos las pueden encontrar tambien en Youtube. Espero que les guste. Buen fin de semana!

ZOLOTAYA ANTILOPA» (Soyuzmultfilm,1954) es una película de 31 minutos que cuenta una historia tradicional india basada en el cuento de Rudyard Kipling. El muchacho indio protagonista esconde al antílope maravilloso que expulsa monedas de oro al dar golpes con sus patas traseras contra el suelo, pero es amenazado por el malévalo y codicioso rajá que le obliga a llevarle al antílope a su palacio para hacerse rico. La historia acaba dando su escarmiento al rajá ya que después de ser advertido de que al decir "basta" todo el oro conseguido se convertirá en barro, pronuncia esta palabra y acaba enterrado en el barro o lo que es lo mismo: en su propia codicia. Y así acaba la historia, con la consiguiente moraleja de que - en términos coloquiales- "la avaricia rompe el saco".

viernes, 2 de octubre de 2009

Cambios, cambios...

Proyecto 365, dia 233
Me gusta cambiar. Me aburren las rutinas.
Ya se habrán dado cuenta de que en este blog una plantilla dura poco, muy poco… A pesar de estar satisfecha con la que tengo, de vez en cuando doy una vuelta por los sitios que ofrecen plantillas a ver las novedades. Y con la imagen del desktop pasa lo mismo. Debo cambiarla cada cierto tiempo o termina repugnándome por mucho que me guste. He terminado por poner un programa de esos que cambia las imágenes automáticamente con cierta frecuencia y lo he programado para hacerlo diariamente.
Pero no solo sucede con la computadora: eso de cambiar es una especie de síntoma que se ha extendido a casi todos los aspectos de mi vida. Cambio los muebles de la casa, la forma de arreglar las camas, el peinado, las combinaciones de ropa… No soporto ni siquiera comer lo mismo con mucha frecuencia, por eso siempre estoy “inventando” en la cocina y me muero por comer fuera de casa algo que haya cocinado otra persona, con otros sabores, otros olores, ideas frescas…
Los chinos dicen que esto del cambio es algo bueno. No solo evita que las energías se estanquen sino que flexibilizan el espíritu, cual bambú, para recibir sin daños cualquier cambio inesperado que pueda sobrevenir en la vida. Sin embargo, soy mujer de raíces profundas a pesar de viajar con tanto gusto. Donde llego echo raíces y necesito varios meses para irlas sacando si acaso un día debo dejarme arrastrar por un nuevo viento.
¿Será que, por ser mujer, estoy condenada a no entenderme ni yo misma?

jueves, 1 de octubre de 2009

Revelaciones.

Proyecto 365, dia 232

A veces las musas nos sorprenden cuando menos lo esperamos, y es mayor la sorpresa cuando la musa aparecida no es propia sino ajena y nos llega a traves de los años.

Es mi turno en:

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)