martes, 27 de octubre de 2009

Desde el rincon mas oscuro de mi memoria.

Proyecto 365, dia 258

Ayer, conversando con G. sobre los horrores del fascismo y comentando un excelente documental ruso sobre el tema (“El fascismo corriente”, del director Mikhail Romm –que recomiendo y super-recomiendo como algo que nadie debería perderse), tuve un flashback sorprendente por la nitidez de la visión: me vi, Pelusa adolescente, tumbada en el sofá de mi casa –los olores de la comida de mi madre rodeándome- con un libro en las manos del que no podía desprenderme. Era una colección de cuentos de horror, una edición cubana de la que no recuerdo el nombre, que contenía, entre otros, “El llamado de Cthulhu”, de Lovecraft, y “El cuerno de caza”, de Sarban. La Pelusa de mi visión justamente estaba leyendo este último cuento –una ventana a lo que hubiera sido el mundo si los nazis hubieran ganado la II Guerra Mundial- y pude rememorarlo de punta a cabo como si esta lectura hubiera ocurrido ayer. El horror me invadió nuevamente, el temor a lo desconocido, a lo que pudiera ser, a la maldad intrínseca del hombre…
En todos estos años pasados entre el momento que vi en mi flashback y ayer, no recordé nada en absoluto de este cuento, como si lo hubiera olvidado. Mi alma decidió en algún momento ponerme a salvo de ese recuerdo ocultándolo en el rincón más oscuro de mi memoria, evidentemente el que reserva para el peor de los horrores: la deshumanización. Ayer, mientras sacaba de ese rincón las imágenes del documental de Romm, se escaparon también las de este cuento con una fuerza tal que hoy me parece escuchar incluso el tétrico llamado del cuerno de caza.
Si no lo conocen, recomiendo que lo busquen, y también el documental que les comento. No se arrepentirán.
_________________________
Aquí les dejo el link de la primera parte del documental en Youtube (aparece completo): El fascismo cotidiano.

5 comentarios:

  1. Muy bien Pelusina, trataré de buscarlo, si el tiempo me lo permite y mi memoria no lo olvida.


    Un beso apretujado.

    ResponderEliminar
  2. Ah! por cierto el fascismo nunca lo he entendido.

    ResponderEliminar
  3. El gran fascismo mi querida Elena es la ignorancia

    la que nos ciega ante los derechos y necesidades de los demás y nos impide ver la eterna búsqueda de todos por un mejor vivir

    es un tema que me mueve mucho el piso y me hace sentir mal porque no tengo la tolerancia suficiene para entender la intransigencia y la soberbia desmedida

    misma que por cierto, trato de dominar en mí.

    Eres una mujer especial Pelusa, te mando un beso.

    ResponderEliminar
  4. El fascismo, comentábamos un día entre amigos, es peligroso no tanto por la ignorancia o terca desconsideración que revela, sino porque quien lo alimenta busca sublimar en grupo la poca voluntad de cambiar como individuo.

    Gracias por las sugerencias, tanto el libro de Sarban como el documental. Lovecraft ya es un viejo conocido, elemento de muy olvidables pesadillas.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Lovecraft! Yo lo he releído hace poco y me sigue gustando... sin embargo, con sorpresa compruebo que ya no me produce eso que me producía hace años, en que me dejaba muerta de miedo... voy a procurar encontrar este texto a ver qué tal, pero nomás por el tema, segurito me llena de horror. Besitos mil.

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)