miércoles, 7 de octubre de 2009

De la confianza

Proyecto 365, dia 238

Hoy necesité un buen consejo y lo obtuve:

“Si tuvierais fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podríais
decir a esta morera: ‘Desarráigate de aquí y plántate en el mar’, y el árbol os
obedecería” (Lucas 17 )

¿Realmente tenemos fe? No digo ya en un Dios o en algo sobrenatural –siempre hay otras lecturas- sino en nosotros mismos. ¿La tenemos?
Hay quienes aseguran que el hombre tiene en sí mismo muchos mas recursos que los que normalmente utiliza. ¿Sabemos cuales son? ¿Sabemos utilizarlos?
Dicen que Jesús caminaba sobre las aguas, que curaba enfermedades con una simple imposición de manos, que podía hasta resucitar a los muertos. Curación por imposición se puede hacer hoy en día, hay varios métodos para ello (reiki, control mental, energía universal…); resucitar a los muertos…, si trabajas en un hospital habrás visto ya varios casos; caminar sobre las aguas no sé, aun no conozco a nadie aunque aseguran que Sai Baba en la India puede hacer eso y muchas otras ‘maravillas’.
¿Y nosotros? ¿Hasta dónde hemos llegado en nuestro autoconocimiento? ¿Sabemos de lo que somos capaces?

10 comentarios:

  1. Yo si sé Pelusa y te asustarías si te lo dijera.

    ResponderEliminar
  2. La posibilidad de una maravilla es algo asequible a todos; el esfuerzo que la convierte en realidad sí es un rasgo que pocos comparten.

    Yo puedo entablar fructíferas conversaciones con personas que nunca he visto, y conocerlas y ser conocido por ellas. Eso tal vez no sea un superpoder, pero así funciona.

    ResponderEliminar
  3. Ay Malque!

    No me digas eso que yo ando aun investigando!
    Besos asustados!

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Ivanius:

    No sabes lo feliz que soy de que tengas ese (super) poder a tu alcance.
    Gracias por ejercitarlo en estos lares.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Híjoles! No creo que ninguno de nosotros pueda conocerse tanto en cuanto a las capacidades porque, más bien, muchas de ellas afloran en momentos diversos de nuestras vidas y más bien, las vamos descubriendo poco a poco. El autoconocimiento creo depende de qué tanto queramos mirarnos hacia adentro, de qué tanta atención le pongamos a nuestros actos y a nuestros decires. La fé que se tiene en uno mismo para mí es una bestia tramposa que a ratos crece y otras pareciera que se encoge... ah, qué revuelos de cabeza causas, Pelusilla, y se agradecen de veras, besitos.

    Súper Ivanius: me encanta su súper poder...

    ResponderEliminar
  6. Ay Pelusa em tocas un tema que no esoty muy seguro

    a veces tengo una fe tan profunda que pareciera puramente religiosa

    otras

    ni siquiera recuerdo lo que es.

    De qué depende.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Palomita:

    Creo que tienes razon en mucho de lo que dices. Hay “poderes” que se descubren solo en situaciones especiales, pero lo interesante seria poder mantenerlos y no olvidarlos. Hay quienes lo hacen, te lo aseguro: gente como Jesús o Sai Baba o cualquiera de los monjes desconocidos de la India o de Japon… A mi me gusta pensar que lo unico que nos diferencia, como diria Siddharta, es que ellos saben que son el Buda mientras que nosotros aun no nos enteramos.

    Ya ves lo que pasa cuando intento quitarle seriedad a los posts.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Don Mau:

    Te habia respondido antes y ahora veo que no esta mi respuesta aqui...

    Decia algo asi como que puedo asegurar que son pocas las personas que pueden contar con una voluntad como la tuya, y que ese es el ingrediente basico para la confianza en si mismo.
    Quizas lo que necesites sea un cambio de perspectiva, ¿no crees?
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Pelusilla: síguele quitando seriedad, jeje... Cierto, habría que tener en cuenta esos poderes descubiertos en situaciones especiales (aunque, no siempre tenemos todo el espectro de capacidades a la vista, creo es mejor así que estar en situaciones límite para averiguarlo). Me encantó lo de Siddharta... besitos.

    ResponderEliminar
  10. Me atrevo a decir que, aun cuando a veces nos centremos en UN superpoder, eso no significa que sea el único.

    Creo que sucede igual que, por ejemplo, en el aprendizaje de idiomas: aprender el segundo puede ser difícil, pero aprender un tercero o más es cada vez más fluido, aunque no necesariamente sea sencillo.

    Besos serios. ;)

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)