viernes, 21 de octubre de 2011

De los convencionalismos estacionales.

Dicen que ya llegó el otoño. Yo misma me he dejado engañar por un vientecito fresco de vez en cuando pero lo cierto es que, a juzgar por las temperaturas, el verano no se quiere marchar. 


Más que verano, es como una primavera calentita. Las mariposas que juguetean en parejas frente a mi ventana lo confirman. Las hojas de los castaños que se resisten a caer, también. De las calabazas no podemos fiarnos, como en otras latitudes, puesto aquí las disfrutamos todo el año. 


No importa, es otoño ya, o al menos eso dice el calendario. 


Pero como dice mi G que ninguno de mis autorretratos se me parece, decidí iluminar un poco esta página de mi diario personal con algun clásico simbolo estacional y varios de mis colores favoritos.  


¿Mantienen ustedes un diario? ¿Noooo?
Pues deben entonces ver esto: 







_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. que lindo, una vez lo intenté, pero cuando descubrí que mi hermano lo leía lo destruí y ya no lo intenté:(

    ResponderEliminar
  2. Vilma, yo mantengo uno desde los 16. He tenido intervalos sin escribir, pero mas o menos lo he podido llevar con bastante frecuencia. Y es bien lindo cuando uno mira en sus paginas... Besos!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)