Venciendo al crítico interior.

Durante mucho tiempo dudé si usar este espacio para compartirles mis otras pasiones, además de las relacionadas con las letras y el pensamiento, pero un buen día llegué a la conclusión de que, al ser este el Diario de la Pelusa, tendría que haber lugar en él para todas sus aristas. Es una buena manera de no mantener el blog inactivo en esos tiempos (como los actuales) en los que mis manos tienen el protagonismo de mis días.
____________________________________
¿Se acuerdan de aquella caja de cartón enorme que me encontré hace poco? Ya he realizado dos grandes proyectos con ella (ver aquí y aquí) y aun le estoy sacando el zumo, como se dice. Aquí les presento un nuevo proyecto que acabo de hacer y que me tiene enamorada.

Como materiales solo utilicé dos trozos de cartón:


una brochita y cola blanca mezclada con agua a partes iguales:


y papeles de colores (esos restos de papeles de envolver regalos navideños que nunca llegaron a utilizarse). En el reverso del papel dibujé diferentes tipos de hojas, con dibujos bien sencillos:


Los recorté y luego acentué sus formas y añadí unos pocos detalles con tinta negra resistente al agua.


Usando la brocha y la mezcla de cola blanca con agua, fui pegando cada hoja en su sitio, alternando los colores y las formas, sin mucho cálculo sino tal y como se me iba ocurriendo en el momento.
Conviene poner la mezcla de cola debajo y encima de cada hoja, e incluso extenderla a los lugares en los que no hay decoración hasta cubrir toda la superficie del cartón. (Sin pánico: la cola blanca se vuelve transparente al secar)


Luego toca esperar a que se seque:


(Al final decidí agregar unos puntos blancos para aclarar un poco el conjunto)
Por último, recortamos los bordes para que todo quede parejito y ya está!


Dos originales "alfombritas" para aislar los pies del suelo frío en esos días que están por venir!

¿Saben qué es lo mejor del arte o, en este caso, la artesanía? Que la perfección no está reglamentada. Nada está bien ni mal, no hay nada mejor o peor. Una vez que uno se ha convencido de esto y ha vencido el miedo a hacer algo mal, ha logrado callar a su crítico interior y entonces, sólo entonces, la belleza comienza a fluir. Puedo asegurarles que no hay nada más reconfortante.

_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios