De como interpretamos el mundo.

Como les anunciaba ayer, me lance a leer La novela de Genji y termine los dos primeros capitulos (de 42) de un tiron. Justo cuando iba a comenzar me asaltaron algunas dudas (que si la obra podria aburrirme, que si estaria ya obsoleta despues de tantos siglos..., ya saben, lo clasico) pero quedaron completamente olvidadas con la lectura de las primeras lineas. Es literatura de la mejor.
Es cierto que quizas ayude el hecho de que esta edicion fue realizada por Xavier Roca-Ferrer a partir de cinco versiones en varios idiomas, traducciones directas del japones (supongo que del japones moderno, porque la primera traduccion completa al ingles del japones arcaico  del periodo Heian utilizado en la  obra -que es casi como si hablaramos de otro idioma para el que no hay suficientes diccionarios- la hizo un australiano y salio publicada por primera vez en el 2007, estando nosotros en Japon). De esta combinacion,  Roca-Ferrer logro un texto fluido que no se enreda en todos los floreos del lenguaje cortesano de la epoca y, si bien es cierto que a veces me da la impresion de estar leyendo una obra contemporanea y no una del siglo X, esta resultando completamente disfrutable. 
Ahora bien, lo que traia en mente para comentarles es que hoy en la mañana estuve leyendo un ensayo de Lafcadio Hearn (famoso orientalista que vivio una gran parte de su vida en Japon y trato de entender este pueblo y dar a conocer su cultura en Occidente), y me di cuenta de que mi lectura de esos dos primeros capitulos de Genji ha estado mediatizada todo el tiempo por mi propia cultura, o sea, que he estado juzgando una obra del siglo X, para bien o para mal, desde mi experiencia, mis recuerdos, la educacion especifica  que he recibido y con el filtro de  las concepciones y los valores que he aprendido en este mundo del siglo XX y principios del XXI. Entiendo que abstraerse de todo eso, que es lo que ha venido conformando mi ser, resulte imposible, pero darme cuenta de que mis juicios no tienen validez alguna si se miran desde el punto de vista de otra cultura ha sido un choque tremendo.
Los japoneses tienen una cultura, unas creencias, unas costumbres, una vision del mundo que no se parece en nada a la mia, por muy admiradora que sea yo de su pais. Como dice L. Hearn, ellos piensan el mundo al reves que nosotros, por lo que, por ejemplo, si a mi me parecen algunas de sus reacciones frias o machistas, para ellos pueden no ser otra cosa que una refinada muestra de respeto. Asi, para un japones que haya leido a Genji como yo lo estoy haciendo ahora, la obra debe haber tenido un significado diferente por completo al que yo estoy encontrando. Del mismo modo, si un japones lee algo de mi estimado Carpentier, lo mas probable es que no entienda nada o termine con una impresion muy particular e, incluso, diametralmente opuesta a la que un cubano o un latinoamericano en general pueda obtener de esa lectura. La impresion que obtenemos, cada cual por su parte, es solo la manifestacion de esa obra, de esa cultura (o de la interpretacion que otros han hecho de ella), en relacion con nosotros. Entonces, ¿hasta que punto mi vision del Japon y su cultura ha estado errada?
Teniendo en cuenta que cada pais tiene su propia cultura y cada persona es un mundo en si misma, llevemos mas alla esta reflexion y preguntemonos si acaso nuestra vision, no solo de otros paises sino, incluso, de otros individuos no ha estado mediatizada por nuestras  experiencias personales y, en ese sentido, sea solo una imagen que nos hemos formado de ellos muy poco -o nada- fieles al original. ¿Que sabemos a ciencia  cierta de la persona que tenemos al lado? ¿No le habremos "rellenado las mejillas" -como dice Proust- con nuestras propias experiencias?

Comentarios

  1. Sin ir tan lejos, mi propía familia tiene visiones completamente opuestas a situaciones del diario que vivimos, incluso la manera de afrontarlas. Pensamos que cada uno tnemos la razón o sabemos el significado de la vida, quizas a mí me hagan falta unas gotitas de humildad.

    ResponderEliminar
  2. NTQVCA: Con la familia, con los amigos... con todos en general. No creo que haya dos personas en el mundo que comprendan una sola palabra de la misma forma!
    De todas formas, la humildad nunca nos viene mal.
    Besitos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario