Proyecto 365, dia 65: Pensamiento asociativo.


He estado releyendo mis últimos posts, y lo cierto es que he estado un poco negativa. “¡Ríe, Pelusa!”, me alerto una amiga y no supe ver la verdad detrás de sus palabras… Y es que estoy cansada, agotada tras unos días de estudio intensivo. Pensé que podría aislar mis letras de mi estado anímico, pero no lo conseguí.
“De un alma retorcida no nacen buenos frutos”, fue mi lema durante mucho tiempo. De Socrates, entiendo que estuviera hablando con total clarividencia de la vida y del alma hasta el momento de beber la cicuta, pero también creo que su espíritu estaba mucho mas desarrollado que el de cualquier otro, al punto de poder separar completamente la sustancia extensa de la pensante -y que me disculpen por esta licencia filosofica, por este desliz de diletante, el propio Descartes, los amantes del saber y sus aprendices.
¿Habrá alcanzado Socrates la iluminación? ¿Cómo entonces Truman podía escribir tan bien cuando aparentaba estar tan mal? ¿Y Virginia? De ellos no creo la iluminacion. ¿Talento solamente?

Comentarios

  1. No puedo evitar un comentario retorcido:

    La chispa nace del choque de la yesca con la piedra. Eso quiere decir que, para iluminar el espíritu, a veces son necesarios esos raspones entre imaginación y realidad que otros intentan explicar llamándolos depresión, cansancio o pesimismo. Y serán lo que sean, pero al final, llega la luz.

    Por ejemplo, no faltará quien diga (con razón) que Sócrates, no Platón, fue quien bebió la cicuta. Sin embargo, leerlo así invita a imaginar cómo hubiera cambiado la historia. Y descubrí que me habría gustado saberlo. Porque admiro más a Sócrates. ;)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja!!! Tienes toda la razon... es que como tengo al lado siempre el libro y cuando pienso en el, pienso en platon, cometi un desliz no muy pequeño... Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Ya lo arregle... o sera mejor decir que acepte la version establecida de la historia?
    Creo que al final esa chispa es la que nos empuja a todos a escribir. Si estuvieramos comodos en el mundo no tendriamos nada que decir, o no? Pero si la chispa la tenemos todos -en teoria-, ¿que es lo que hace la diferencia entre ellos y los otros?

    ResponderEliminar
  4. Es bueno estar desequilibrado... Creo que es en las "Islas Flotantes" de Eugenio Barba, que habla del equilibrio en una imagen piramidal, que si bien ha de virarse para reencontrar su acomodo, puede sostenerse en cualquiera de sus caras. Yo sé que tu estructura personal da para un poco de crisis y lóbregos días, porque es la gente como tú, la que aprecia más la salida del sol.
    ¡Sonríe Pelusita! ;)

    ResponderEliminar
  5. Mas de una vez, Mara, los vientos de la crisis me han azotado pero solo ahora, con lo de escribir a diario en el blog, se han hecho publicos. En japones, los dos ideogramas que componen la palabra crisis significan: uno, crisis -como tal- y el otro, posibilidad, como bien dice Ivanius. Asi que, te doy toda la razon... y sonrio!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario