Retos para crecer (o Adiós a la flojera)

En enero de este año me enrolé en un reto lanzado por unas chicas en Instagram para dibujar diariamente. Para entonces ya había entendido que en esto del arte, el trabajo diario es fundamental. Por el camino descubrí que, si bien existía un tema general, los tópicos dados para cada día me resultaban bastante dispersos.

Ese mes aprendí dos verdades básicas:
1) dibujar a diario pero sin una dirección conscientemente elegida no me llevaba a ninguna parte, y
2) la figura humana me resultaba muy difícil.

Así, pues, decidí retarme a mí misma y asumir mi responsabilidad con el regalo que la vida me había puesto delante. Ya me conocen, me lancé a lo grande: comencé a crear mis propios retos mensuales de dibujo diario -que se mantienen hasta hoy-, los dos primeros enfocados solamente en la figura humana, primero figuras y luego retratos. Temas difíciles, sí, pero ideales para romper ese temor paralizante que aparecía cada vez que los enfrentaba.

Y funcionó. El avance es apreciable.

Diferencia entre los primeros y los últimos retratos que hice en Febrero


Si algo he aprendido desde entonces es que si queremos llegar a alguna parte algún tipo de reto personal tiene que haber que nos saque de nuestra zona de confort, y que el compromiso con uno mismo debe ser firme, porque en el camino baches y obstáculos capaces de quitarnos las fuerzas hay más de uno.

Aquí les dejo un par de videos cortos con (muy mal inglés y) mis resultados en esos primeros meses:






Licencia de Creative Commons

Comentarios

  1. ¡Felicitaciones! Es un lindo trabajo, he disfrutado tanto viendo tus obras como escuchando tu voz, es un buen inicio para mi día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Miriam! Un placer volver a verte por acá. Mi voz... y mi mal inglés, pero es que la mayoría de los consumidores de mi arte hablan inglés y por eso decidí arriesgarme. :) Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario