sábado, 26 de septiembre de 2015

Lo que el oso sabe y nosotros no

Imagen tomada de Wikimedia
Hoy estaba viendo Facebook. Ya saben cómo, bajando y bajando en la página, dejando vagar la vista sin fijarla más de medio segundo en una que otra publicación. Cuánto tiempo se me va al día en eso, prefiero no pensarlo. Mejor pensar que no es mucho. Al menos no lo hago más que una vez o dos en una jornada, más bien como para descansar la mente o para esperar a que se despierte del todo.

En fin, que en ese divagar encontré dos noticias en las que sí me detuve. Una estaba justo debajo de la otra, y creo que me sorprendió la incongruencia de esta situación.

La primera era un video de animales. Como saben, me gustan los animales. Veo uno o dos videos de estos al día; me alegran, me enternecen, me hacen reír, me recuerdan que la naturaleza sigue viva. Pues bien, en este había un cuervo que había caído en el estanque del recinto de un oso en un zoológico, luchando por no ahogarse. El cuervo batía las alas con desespero, acercándose a las grandes rocas de la orilla. El oso, que estaba tomando su merienda, lo miró entre bocado y bocado. Quién sabe por qué razón, terminó por acercarse al agua y sacar al cuervo a un lugar seco. El cuervo, poco a poco, se repuso del susto. No murió el cuervo. El oso volvió pausadamente a su merienda.

La noticia siguiente hablaba de un banco de semillas que hay en el Artico. Es un banco internacional en el que se han guardado millones de millones de semillas que sirven como alimento, con el propósito de volver a sembrarlas en caso de cataclismo mundial. La idea suena casi apocalíptica, y lo es: es un banco de alimento para cuando llegue el fin del mundo. Pero esa no era la noticia de hoy, este banco es noticia vieja. Lo de hoy es que ya hay un país que ha entrado en el fin del mundo, que ha pedido ayuda a ese banco porque se ha quedado sin alimentos: Siria.

Y yo me pregunto, ¿qué sabiduría había en ese oso, capaz de moverlo a salvar a un ser de otra especie, que el hombre de nuestros tiempos ha perdido?

Dicen que el orden en que aparecen las publicaciones en Facebook no es aleatorio, que hay una intención siempre detrás. Si así es, lo agradezco, por haberme puesto hoy ante semejante panorama.

Licencia de Creative Commons

1 comentario:

  1. hola de nuevo, aunque si no se publicó mi comentario es un simple hola, bueno, nada de simple, un hola con mucho cariño, jajajajaja el video que comentas lo he visto más de una vez, desde hace tiempo, a diferencia de ti yo me declaro adicta al fb, con la excusa de buscar recetas, música, información variada de cualquier cosa me la paso deslizando el dedo por la fila de imágenes, chistes, estados, algunos me detengo a leerlo, otros los ignoro, pero este en curtió es una delicia, más que nada por al actitud tan parsimoniosa del osos, como que dijera a ver pajarraco goloso, mira el rollo en el que te has metido y ahora tengo que dejar mi merienda para sacarte del atolladero. a veces asusta lo parecidos que somos, entonces me asaltan esas dudas existenciales poco frecuentes en mi ¿qué nos hace creernos tan superiores a los animales? y no me satisface lo de seres pensantes, puesto que tengo la mala suerte de vivir en un sitio donde todo lo que veo son zombies instintivos, nada de análisis, nada de planificación.

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)