Café para dos

Crédito de imagen

¿Y si nos tomamos este café juntos? No sólo por el placer de la bebida, sino por el gusto de sentir nuestros cuerpos desperezarse al unísono. Mi sangre fluirá entonces más y más rápido llevando vida hasta tus células más escondidas. Tu piel despertará de su modorra mañanera y podrá expandir su percepción hasta este otro lado del mundo. Podrás así sentir el calor y la lisura de mi taza en la punta de tus dedos. Mis ojos sustituirán su velo por tu luz y podremos, en fin, ver levantarse el universo a nuestro alrededor o reinventarlo a nuestra imagen y semejanza, borrando entuertos propios y ajenos, viendo trabajar a la par necesidad e imaginación. Ven, tomemos este café juntos. No hay otra forma de garantizar el próximo giro de la Tierra.


Licencia de Creative Commons  

Comentarios