Lluvia de invierno

Crédito de imagen (modificada)
Alzo los ojos, la veo, me sorprende
cayendo suave, insospechadamente.
No son gotas aisladas, es lluvia constante.
No la sentí llegar.
No hace ruido al caer.
Lluvia fría, ligera, esponjosa casi,
no se conforma con mojar la piel.
Lluvia que cala el día gris hasta su centro
o quizás desde él.
Lluvia muda, acalla el mundo a su paso,
reclama en sus dominios el silencio.
Los árboles, quietos, esperan que termine,
no se agitan, no susurran, no suspiran.
No es este el flujo veraniego que agradecen,
es la lluvia de invierno que
gota a gota,
callada,
los doblega.


__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. La lluvia me gusta cuando puedo estar en mi casa, encerrada, leyendo y tomando café, me produce una sensación de nostalgia de días pasados, mezcla de tristeza y melancolía.
    Pero cuando tengo que salir al tráfico y llueve, entonces ahí ya no me gusta :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta caminar bajo la lluvia, con sombrilla en estos lugares de lluvia fría. En el trópico me gustaba mucho bañarme en la lluvia cálida de esas tierras. :)

      Eliminar
    2. Yo también solía hacerlo, caminar bajo la lluvia y sin sombrilla :) andar pies descalzos en las corrientes que se formaban en las calles y bañarme con agua de lluvia, también viví en clima cálido :D

      Sólo que ahora, con las prisas y las responsabilidades ya no es cómodo andar con la ropa mojada :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Christian! Me alegra que te gustara!

      Eliminar

Publicar un comentario