Reseña: El nombre del viento (Patrick Rothfuss)

El otoño se ha hecho esperar este año. Recién hoy, ya a mediados de noviembre, comienzan las lluvias y se hace sentir el viento. Mientras en otros lugares más cálidos se quejaban de las inusuales bajas temperaturas de los días pasados, aquí no sentimos menos calor que en el verano. Sin embargo, no pude quejarme, aunque me guste mucho el frío y el calor no haga más que agotarme. No me quejé y por una buena razón: no andaba yo por estos lares.

Si bien mi cuerpo sí que se mantuvo por aquí, mi mente estaba atrapada en otro mundo: el mágico espacio creado por Patrick Rothfuss en El nombre del viento

Antes de comenzar a leerlo, busqué algo de información sobre el autor y me pareció sobrevalorado. ¿Cómo es posible que alguien se atreva a comparar la (casi) primera obra de un joven escritor con mi bienamado Tolkien? "Un imitador, seguro. No puede ser más que eso" —sentencié en lo más profundo de mí a pesar de las buenas recomendaciones que trajeron este libro a mis manos. El mapa que encontré en sus primeras páginas, muy al estilo de Tolkien y hasta de Ursula K. LeGuin, vino a confirmar mi sentencia.

Me senté a leerlo, y con gusto, porque si bien esa impresión a priori no fue del todo buena he aprendido a no confiarme a mis primeras impresiones en cuanto a lectura se refiere. En arte —ahora lo sé— no hay nada escrito, no hay opiniones infalibles, y ya más de una vez me he visto refutando mis propias palabras. Además, ¿cómo negarle a mi espíritu adolescente un viaje a esos mundos de la fantasía que tanto le gustan? En el peor de los casos, pasaría al menos un rato entretenido. Siempre podría abandonarlo cuando quisiera, ¿no?

Pues no. Este no es de esos libros que es posible abandonar cuando uno quiera. La historia te atrapa, los personajes te vuelven cómplice de sus andanzas. La traducción —excelente, por fortuna— te hace fluir de un pasaje a otro y te envuelve de tal forma que desde el mismo principio encuentras de lo más natural la existencia de oscuridades, demonios, dragones y todo tipo de criaturas fabulosas. Es de esos libros que se leen con avidez, que cuesta cerrarlos hasta para dormir, y cada vez que te asomas a sus páginas, así sea por unos pocos minutos, consigue que la mente se deslice a ese otro mundo sin notar la frontera entre él y la realidad. Rothfuss no es un simple imitador de los grandes de este género. Es su heredero.

El nombre del viento es parte de la historia de Kvothe, asesino de reyes, contada por él mismo a Cronista en tres días. Este libro contiene apenas lo narrado el primer día. Hay otros dos que completan la narración: El temor de un hombre sabio es el segundo que ya estoy deseando leer, y un tercero aún no publicado.

Sólo me queda agregar una pequeña impresión sobre el final de este, que me sorprendió y no por lo abierto, situación lógica siendo esta la primera parte de una trilogía, sino por lo inusual en cuanto a estructura. Conté, al menos, tres falsos finales en este libro. Cuando uno siente que ya no da para más la historia narrada en este primer día y que el autor buscará la forma de cerrar la jornada, los personajes vuelven a sentarse a la mesa. "¿Te animas a escribir un poco más esta noche?, le pregunta Kvothe al escribano, y para alegría del lector retoman el relato donde lo habían dejado.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Qué rico es encontrar una lectura así, atrapante, de esas que no te dejan soltar el libro, me alegra lo hayas encontrado y te gustara tanto.
    A mí esas historias de demonios, dragones y seres imaginarios no me gustan mucho, no he sido capaz de ver películas de ese género, no sé por qué :(
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sea cuestión de costumbre, Miriam. Para mí han sido compañeras constantes desde la adolescencia, o incluso desde antes creo :)

      Eliminar
    2. Seguramente Elena, no leí nada de eso y sí mucho romance :S reconozco que no tengo mucha cultura literaria :(
      Besos!

      Eliminar
  2. hay dios mío, una trilogía, y yo que soy como un imán para quedar total y absolutamente enganchada, y lo tienes en papel, hay como extraño el olor del papel manoseado, bueno doy gracias por la tecnología, pero me distrae mucho de la lectura, no sabes si está digitalizado?, ya lo estoy bajando, pecado recomendarme tales libros, no respondo de mi, jajaja besos amiga y gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vilma, no más recuerda que el tercero aún no está publicado. Sí, los dos primeros los encontré digital. Este es de la biblio, ya sabes que siempre que es posible intento leer en papel. Aunque, si te soy sincera, este me dan deseos de comprármelo!
      Seguro los vas a disfrutar.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario