sábado, 26 de octubre de 2013

Reseña: "Rebelión en la granja", de George Orwell

Pocas veces he dudado tanto antes de escribir una reseña. Generalmente me siento y suelto todas las impresiones que me ha dejado la lectura, luego edito un poquito y lo lanzo. Total, reseñas no son lo que falta en Internet. Si al lector no le gusta la mía, seguramente hay otras mil que puede consultar.

Esta vez es diferente. Las impresiones que tengo no son las mejores. ¿El libro? Rebelión en la granja, de George Orwell. ¡Excelente! Pero duro y hasta cruel, demasiado cercano, demasiado conocido. Doloroso. Una gran alegoría que usa animales para su objetivo. ¡Animales! Que sí, que es una alegoría, lo sé. Que sí, que he visto cosas semejantes y hasta peores en mi entorno, antes y ahora, y siempre afectando a las mejores personas, pero --y aunque sea lo de menos-- ¿quién me quita ahora de la cabeza las imágenes en las que son animales los que sufren? ¡Pobre Boxer! 

Es un libro que quizá no debí leer, como decidí no terminar nunca El proceso de Kafka. Por conocido, por vivido. Porque era imposible que me mostrara nada nuevo. Porque daña.

Puede ser que lo erróneo no haya sido la decisión de leerlo sino el momento y lugar, justo en un vuelo de Ryanair, donde los empleados te miran desde su altura, como si les estorbaras; donde te obligan a guardar un pequeño bolso de mano dentro de la maleta y hasta miran de reojo el libro que dejas fuera; donde más que con aeromozas viajas con vendedoras que te obligan a escuchar sus propuestas sin darte siquiera la opción de escuchar música; donde te llevan caminando casi medio kilómetro hasta el avión y te obligan a esperar en la pista a que uno de sus aviones despegue justo a tu lado (ruido insoportable, aire caliente,  vibraciones...); donde te piden con voz molesta un poco de cooperación para poder salir en hora, cuando el avión ha llegado con un retraso de 25 minutos...

Sí, puede que ese entorno en el que te hacen sentir tu insignificancia no haya sido el mejor para leer un libro que te muestra tan descarnadamente la verdad de las sociedades modernas, porque si bien en un origen puede que su crítica se orientara al socialismo, hoy es tristemente aplicable a cualquier sociedad.

El libro, repito, es excelente. Sólo alerto a los espíritus sensibles sobre su dureza, por otra parte tan necesaria para despertar.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho este libro, y tienes mucha razón al decir que no es un libro para cualquier momento, pero creo que cuando se lee es el momento indicado aunque no lo sepamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu confianza en el destino, Christian. Es un libro necesario, sin dudas.
      Abrazo!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)