Cosecha de verano.

¿Se acuerdan que en primavera les compartí un foto-paseo? Les mostraba entonces las maravillas naturales que encontramos en esa época por los campos que rodean el lugar donde vivimos. Pues bien, los regalos de la naturaleza parecen no tener fin para quien tiene los ojos abiertos. 
En aquel foto-paseo, destacaban dos árboles en flor, una explosión de flores blancas como nunca antes habíamos visto por acá.


No sabíamos qué tipo de árboles eran hasta que, compartiendo este paseo con unos amigos, nos dijeron que eran perales, y que los frutos que en ese momento ya estaban naciendo donde antes había tantas flores eran las deliciosas Peritas de San Juan. Tuvimos que esperar a que madurasen en el árbol casi un mes entero, cosecharlas antes de tiempo hubiera sido un desperdicio, pero la espera valió -y mucho- la pena. Aquí los dejo con fotos de nuestra segunda cosecha (la primera fue devorada a tal velocidad que no dio tiempo a tomarle fotos ;)




¿Tengo que decirles que estamos desayunando como reyes? :)

Pero no es la primera vez que les comparto nuestras cosechas de frutos silvestres en este Diario. Aquí les dejo los enlaces por si quieren ver más de los regalos que nos ha ofrecido la naturaleza desde que vivimos en esta zona:

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. ¡Qué rico!
    Una bendición comer del fruto de la tierra, tal como Dios quiso ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. mmmmm te las cambio por mis mangos, cocos y aguacates juntos, me encantan las peras, pero son tan caras que es un lujo prohibitivo, así que me saboreo con las tuyas
    besos

    ResponderEliminar
  3. Que increíble, se ven suculentas las peras y los arboles increíblemente bellos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario