viernes, 21 de junio de 2013

Filosofando sobre las prioridades.

Hay un día en que te das cuenta que tus prioridades han cambiado. Que lo que era importante para tí hace unos años ya no lo es. Que otras cosas, en las que entonces ni pensabas, se han vuelto parte de tu diario. Hay un día en que haces un buen potaje de frijoles negros y te das cuenta de que hace siete años que no lo hacías, cuando creciste disfrutándolo casi en cada comida. Hay un día en que te comes la médula del hueso del potaje muy a gusto, y no porque esté sabrosa sino por la nostalgia de aquellos tiempos en que veías comerla a tu padre con el mismo placer. Hay un día en que, ante la vista de una olla de frijoles, inexplicablemente te pones a filosofar.


__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay un momento en la vida, en que una cosa tan sencilla como un potaje de frijoles, trae a nuestra mente, recuerdos inolvidables, de personas queridas que ya no están,dicen que esas cosas sencillas de la vida, son las que nos dan felicidad, para ti fue un potaje de frijoles, para mi un día es una arepa, otro un plato de garbanzos, pero estoy segura, que para todos, la comida es quien nos mantiene unidos a todas aquellas personas ausentes y presentes. Creo que a ti, siempre te recordaré cuando vea un plato de frijoles a la cubana.

      Eliminar
  2. No recuerdo cuándo pero una vez platicamos de esto, de las cosas que van tomando relevancia conforme pasan los años :)
    Me alegra que un potaje de frijoles, haya producido ese efecto en ti.
    Besos Pelusa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, es lindo saber que en tan poco tiempo de relación ya hemos tocado temas con tanto fondo. Gracias por estar ahí!
      Besos!

      Eliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)