lunes, 3 de junio de 2013

De un picnic con receta de mi infancia (Frituras de calabaza)

Ayer organicé el primer picnic de mi historia personal. ¿Cómo, rodeada de tanta naturaleza, no lo había hecho antes? Ni idea... Hay cosas así, que parecen evidentes pero que por alguna oscura razón cuesta asimilar. 

El hecho es que al fin organicé uno, y para ser el primero quedó muy bien. Hasta el clima nos acompañó: hizo un domingo de esos ideales, soleado y no demasiado caluroso. Nos fuimos a uno de los prados que tenemos cerca de casa (justo el que aparece en la imagen, aunque es una foto viejita y ahora está con la hierba un poco más crecida) y allí estuvimos unas cuantas horas echados sobre una manta conversando, pasándola bien, ¡y comiendo!

De comida llevé queso, el típico fuet catalán, empanadas de atún y croquetas de bacalao (ambas compradas congeladas ya listas para freir), y además hice unas frituras de calabaza, plato preferido de mi infancia, que tuvieron muchísimo éxito y que son, a fin de cuentas, el punto central de este post. Aquí les comparto la receta que es de esas que me gustan, o sea, rápidas y fáciles de hacer.

Frituras de calabaza


Ingredientes: 

  • 4 tazas de puré de calabaza (calabaza hervida y aplastada)
  • 1 taza de harina
  • 2 huevos enteros
  • 1 cucharadita de polvo de hornear (levadura)- para que queden esponjosas.
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Sal al gusto (con media cucharadita a mí me basta)
  • Aceite para freir

Preparación: 

  • Se mezclan todos los ingredientes menos el aceite, y se deja reposar un rato la masa para que la levadura haga efecto.
  • En una sartén se pone un poquito de aceite y cuando esté caliente se va agregando la masa a cucharadas (no más de 3 o 4 a la vez, a menos que seas un súper chef, porque se cocinan muy rápido y luego no da tiempo a voltearlas). Estas frituras absorben mucha grasa, por eso se pone sólo un poco y se sigue agregando aceite a medida que lo vayan necesitando.
  • Se fríen las tortitas por ambos lados hasta que están doraditas, lo que sucede -repito- en cuestión de segundos. Yo suelo aplastarlas un poco para que se cocinen bien por dentro.
  • Se sacan de la sartén y se ponen sobre papel absorbente.

Y ya está... ¡A disfrutarrrrr! 

Como toque opcional, hay quien prefiere agregar una ramita de canela al agua en que se hierve la calabaza, o espolvorearles canela en polvo después de fritas, o incluso rebozarlas sobre una mezcla de azúcar con canela cuando aún están calientes, pero a mí me gustan así "al natural".

Pueden servirse como aperitivo, o como postre por sí mismas o acompañadas de alguna mermelada. Aviso de que en todo caso es muy difícil parar de comerlas.

Si las preparan, cuéntenme qué tal les parecieron...


__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

4 comentarios:

  1. Se me antojó para ahora mismo :) pero no tengo calabaza a la mano, ¿tu calabaza es como las que algunos acostumbran poner de adorno en halloween?
    Acá tenemos algunas variedades y no sé con cuál de ellas me quedarán como a ti :D
    Besos!
    p.d. qué buena ocurrencia la del pic nic ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, generalmente compro calabaza de la que es alargada (como esta: http://nutricio.es/wp-content/uploads/2013/02/Calabaza.jpg) pero creo que con cualquiera puede quedar bien, mientras que sea de las amarillas, jeje
      Besos!!!

      Eliminar
    2. Gracias! Ya la vi, acá no tenemos de esas sólo de éstas http://www.revistaamiga.com/z/200399103434.jpg y éstas otras http://static2.agroterra.net/media/catalog/product/cache/3/image/800x800/14344541faa036820e4eafb92b5d9181/3/2/calabaza-kabocha-de-portugal-3037793___3201_Legumesdagandara_3.JPG
      Creo que me saldrán tan ricas como las tuyas ;)
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)