jueves, 31 de enero de 2013

Reseña: "Iacobus", de Matilde Asensi.

Siempre espero uno o dos días entre un libro y otro, entre un autor y otro, a veces más si es necesario, para darme tiempo a digerir las impresiones recibidas antes de adentrarme en una nueva historia, en un nuevo mundo. Sin embargo, algo no funcionó esta vez. Quizás es porque venía de la prosa más que fluida de Pérez-Reverte, pero me costó mucho adecuarme al estilo de Matilde Asensi en Iacobus

No me malinterpreten. Iacobus es una buena historia, ambientada en el siglo XIV, tejida sobre secretos templarios, caminos de peregrinaje (mi lectura deseada y esperada sobre el Camino de Santiago), escenarios impresionantes y una buena dosis imaginativa, que no desmerece toda la información que le aporta al lector interesado en estos temas. Tiene de todo, desde investigación criminal hasta amores prohibidos, eventos históricos, gotas de sabiduría y todo tipo de simbología mística. Se hace notar que la autora investigó a conciencia para escribirla, y se agradece.

Pero no fue una lectura fácil y no porque el libro fuera difícil, que no lo es en absoluto. Me parecía interesante el tema pero me tropezaba continuamente con la narración, especie de montaña rusa argumental, lenta en unas ocasiones, con repeticiones y obviedades, y deslizándose a grandes velocidades en otras, omitiendo detalles que en mi opinión le hubieran dado más cohesión al texto. Se echa en falta además, entre tanto diálogo, un poco al menos de adhesión al lenguaje propio de la época que nos permita sumergirnos en el mundo que nos recrea.  En algún momento afortunadamente ganó lo interesante, y me enganché –al fin- con la lectura, si bien duró poco el gancho, justo lo que el clímax de la historia y no sin ciertos baches. Un buen director con buena capacidad narrativa haría de este libro sin dudas una excelente película. 

También es verdad que solemos achacar al exterior lo que con frecuencia no tiene más causa que uno mismo. Es probable que mi impresión no tenga nada que ver con el buen o mal hacer de la autora, y que el momento en que elegí leerla, de esos en que la vida real insiste en inmiscuirse en cualquier otra realidad alternativa, no fuera el más apropiado. Lo cierto es que no logré entrar en esta historia. Esta vez no pude encontrar en estas páginas las puertas de mi pasadizo secreto y personal a los mundos de la literatura.

“Aburrido pero interesante”, le dije a mi G cuando me preguntó qué tal iba el nuevo libro que recién estaba comenzando. “Tiene un buen tema pero le falta oficio.” Ahora que he llegado al final de la lectura sigo pensando lo mismo. 

 _______________________ 
Hoy agradezco que la vida a veces te ponga en posición de entender y sufrir por los demás. 

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

8 comentarios:

  1. Creo que te pasa lo que a mí cuando empiezo un libro, aunque no me atrape sigo leyendo, esperando ese momento en que diga "valió la pena", no sé si con éste sea el caso, pero qué bien que lo terminaste ya, también se desea salir pronto de lo aburrido :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, no estoy muy segura. Si no me atrapa el libro generalmente termino abandonando, pero este venia muy bien recomendado por un buen amigo y decidi darle una oportunidad. Como digo en el post, es mas interesante que aburrido, afortunadamente! El tema vale la pena!
      Besos!

      Eliminar
    2. Solo he abandonado 2 libros, El cementerio de Praga y Rayuela, no me gusta hacerlo pero estos eran un suplicio :S
      Reintenté con Rayuela pero no lo conseguí, el otro todavía está en veremos.
      Besos!

      Eliminar
    3. Miriam, no me asustes que tengo El cementerio... en lista para leer este año. Me gusta mucho Umberto Eco! Rayuela nunca lo he intentado. Algun dia le llegara su momento, o no.
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola Elena, yo leì El Ultimo Catòn y a pesar de que el tema historico religioso parecìa interesante, lo dejè por la mitad, aunque parece que ultimamente ha mejorado mucho ya que tiene una trilogìa sobre el siglo de oro español que es un exito en ventas, yo creo que le voy a dar otra oportunidad. Sobre la prosa fluida de Perez Reverte , cual leiste ? El tango de vieja guardia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Don Rigo! Que honor verle por aca!
      Supongo que la practica la haya ayudado a conseguir oficio :) Escoge bien sus temas; se merecen un buen tratamiento.
      De A. Perez-Reverte lei "El club Dumas". Aqui puedes leer mi reseña: http://diariodelapelusa.blogspot.com.es/2013/01/resena-el-club-dumas-de-arturo-perez.html
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Curioso que don rigoberto (saludos) mencione precisamente El Último Catón... que fue el que leí antes de Iacobus. Aunque mis aventuras librescas han tenido curiosísimos altibajos en el último año (dará para más de un post, lo aseguro), mi llegada a Matilde Asensi fue de rebote por medio de Julia Navarro, como ya lo apunté a medias en la pocilga hace tiempo.
    De Iacobus qué decir... aparte de la leyenda santiagueña (que no conocía más que vagamente) resultó lectura, cómo diré, de reposo o pasatiempo; un libro de esos que van directo a la "caja de las musas" por no ameritar relectura. Algo que, en cambio, no se puede decir de tu reseña. Gracias por compartirla. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ivanius: Me alegra que coincidamos con este libro. Aunque a mi no me ha dejado con deseos de incursionar mas en la obra de esta autora...
      Gracias por el halago!
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)