lunes, 7 de enero de 2013

Regalo de cumpleaños para todos.

Como a toda buena capricorniana siempre me han gustado los cumpleaños, sobre todo los míos. Esos días el mundo suele despertarse más feliz, o al menos yo lo veo así. Me encantan las felicitaciones, el cariño, la alegría y la imaginación que despliegan quienes las envían. Me entusiasman las fiestas, el espíritu de que hay algo que celebrar, aunque sea solo entre dos. Y, por supuesto, adoro los regalos. 

Me gustan tanto, que los días de mi cumpleaños cualquier cosa se me convierte en un regalo: el cielo azul o las nubes de formas bonitas, el fuerte tronco del cedro al lado del camino, la urraca adornando la punta más alta de un ciprés, el gatito que viene a saludar, la flor inesperada en pleno invierno... Cualquier cosa, digo, y todo es bien recibido. 

Pero hay ciertos años en que estos regalos naturales son mucho más especiales. Es como si el mundo decidiera darme un mensaje que no me pase desapercibido. No debe ser casualidad que suceda en los años en que más lo necesito. Esta vez, por ejemplo. 

Al levantarme y abrir la cortina para disfrutar del paisaje como cada mañana, descubrí al rebaño de ovejas del que tanto les he hablado, el mismo que siempre me llena de alegría, pastando junto a mi ventana. Nunca habían llegado tan cerca del edificio. En casi cinco años de vivir aquí es la primera vez que esto sucede. Es un regalo, sin dudas. Y se los comparto, porque las cosas buenas no deberían ser propiedad privada. 



¿Díganme si no es como para dar palmas de alegría? 

No es la primera vez que les comparto estos regalos especiales de cumpleaños. Si quieren conocer o recordar los anteriores, aquí les dejo una pequeña lista:




_____________________________________

Hoy agradezco la capacidad de admirar estos regalos.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

9 comentarios:

  1. Siii, palmadas y brincos de alegría, lo que menos podía haber imaginado, era que las mañanitas se podían balar ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. bello, ves hasta del cielo te llueven los regalos más increíbles, y yo nada de encvidias esta vez, tuve un minidragón en mi cocina toooda una tarde, asi quieres te lo presto ;-)

    ResponderEliminar
  3. Felicidades atrasadas Pelusa! Un regalo único y maravilloso, es como si lo hubieran hecho a propósito para ti. Te lo mereces! Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todas por sus comentarios! :) Estos tambien son mis regalos!

    ResponderEliminar
  5. Feliz cumpleaños de parte de otra capricorniana que también adora los cumpleaños y los regalos que cada día nos ofrece la naturaleza.

    Enhorabuena por tu maravilloso blog.

    Un abrazo.

    Leti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Leti! Felicidades tambien a ti!
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Felicidades Elena por tus cumpleaños, creo que soy un capricorniano diferente, no me gusta celebrar mi cumpleaños, aunque admito que como tu recibo regalos especiales por parte de la naturaleza, también concuerdo que el día de mi cumpleaños estoy muy feliz, siento muca envidia por tu regalo mira que hermoso, por mi parte fue un día soleado y despejado sin nubes, me encanta el cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Christian, no sabia que cumplias en estas fechas. Felicidades!
      Con lo que me cuentas de tus regalos especiales y de lo feliz que te sientes en tus cumples, me cuesta creer que no te guste celebrarlos!
      Gracias por pasar y comentar!
      Abrazo!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)