Reseña: "Arráncame la vida" de Ángeles Mastretta.

De Ángeles Mastretta lo primero que leí fueron los artículos en su blog Puerto Libre. No recuerdo cómo llegué ahí. Supongo que, como sucede con tantos otros buenos sitios, alguien bien intencionado me lo recomendó. Leí sus textos de Puerto Libre, todos, porque cuando algo te gusta no puedes dejar de hacerlo, y también los artículos que aún sigue publicando en Nexos. Me gustó sobre todo el manejo que tiene esta autora del idioma, cómo degusta cada palabra que escribe. Al menos eso es lo que percibo cuando la leo.

Por eso, cuando su libro Arráncame la vida quedó elegido en las últimas votaciones de mi grupo de lecturas me entusiasmé. Nunca me había planteado leer un libro suyo, era algo raro, pero ahora que había aparecido la posibilidad me sentí muy bien con la idea de estar un tiempo inmersa en un mundo construido con semejante voz.

Sabía que sería una novela apasionada, y no sólo por el título que ya dice mucho. Sabía que habría amor y lágrimas, disfrute de cuerpos, entusiasmos y penas, porque ya había intuido a la mujer llena de pasión detrás de estas letras. Pero descubrí en sus páginas un mundo mucho más rico con aroma a mole poblano y tortillas de maíz calentitas, decorado con trajes elegantes y ambientado con la mejor música salida a veces de las manos del mismísimo Lara, todo salpicado de luchas sociales, personajes emblemáticos y notas históricas que bien vale la pena investigar.

Debo reconocer que me gustó mucho más de lo que había esperado. Fui buscando una novela ligerita y encontré el retrato bien logrado de una época en la que el horror y el glamour iban de la mano. El buen hacer de esta escritora es algo digno de agradecer.

¿La recomiendo? Claro que sí. Es un libro ameno, fácil de leer, del que se sale habiendo ganado algo. El tiempo pasado entre sus páginas no es tiempo perdido.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Leí “Arráncame la vida” a los 15 años, casi de una sentada. En ese entonces me pareció divertidísima. Una novela sencilla, casi como narración de antaño, como las pláticas de mi pueblo donde salían a relucir los trapos sucios de los ricos. Divertida como puede serlo la trágica historia del caciquismo mexicano. (aún puedo recitar de memoria algunos de sus diálogos: Catalina le contesta a Andrea Palma “mi marido puede matar por negocios, pero no va por ahí matando viejas nomás porque no se dejen coger”).

    He querido volver a leerla nomás para saber sí aún me divierte, sobre todo después de ver la adaptación cinematográfica (no me gustó salvo por la actuación del gran Daniel Giménez Cacho en el papel del General Andrés Ascencio), pero me he aguantado, temo que ya no me divierta igual.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Marichuy! Que gusto tenerte por aca!
    Ya ves que llego como con 20 años de retraso a esta lectura, pero te aseguro que incluso ahora me divirtio mucho aunque no lo diga en mi reseña. Los dialogos son muy simpaticos, y Catalina esta llena de respuestas ingeniosas y divertidas.
    Si la recuerdas tan bien, mejor que no te asomes. Es lo que yo haria. Hay libros que tienen su momento en la vida y prefiero no ensuciarlos con nuevas impresiones.
    La peli la estoy viendo ahora, a pedacitos, y la estoy disfrutando. No tanto como el libro pero me parece buena. El general me cautivo desde el principio. Excelente actor!
    Me alegra haber escrito esta reseña aunque solo fuera por volverte a leer por estos lares.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Arráncame la Vida fue un libro que me fascinó en su momento, el aire de atrevimiento, de reto a la sociedad, de denuncia velada y la basura social aceptada con una patética y dolorosa resignación me llenaron de aire revoltoso y revolucionario los pulmones.

    Así como ves, me fascinó desde el punto de vista más romántico y heróico que puedas imaginar. El sufrimiento latinoamericano tiene, para mí, el más trascendente de los destinos. Será por eso que mis autores ideales son todos de esta región.

    No me atreví a ver la película. La mía es mejor. La que hemos producido Mastreta y un servidor en un ambiente casi pintado por José María Velasco. Con los olores de este país terco como el carajo (tú perdones).

    Ando sin tiempo para blogear pero no pude dejar pasar tu entrada sin meter mi nariz.

    Beso

    ResponderEliminar
  4. Adore tu impresion del libro y tu comentario lleno de fuerza. Se ve que te calo hondo este libro, y desde ahi salen tus palabras.
    Haces bien, don Mau, en no dejar pasar la entrada. Tu nariz siempre es bien recibida en estos predios.
    Besos, muchos!

    ResponderEliminar
  5. Pelusa, también disfruté mucho este libro, me considero una romanticona :) y el amor entre Catalina y Andrés sobreviviendo sus vaivenes me llegó al corazón, todavía estoy suspirando :D
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario