jueves, 18 de octubre de 2012

Cuando yo era niña... (II)

Jugaba con muñecas como estas: 

Muñecas Dorotea
Crédito de imagen


o como estas:

Muñeca Lili
Crédito de imagen


O con muñecas de papel recortables, que allí llamamos "Cuquitas":

Cuquita
Crédito de imagen

Y las más famosas caricaturas que representaban a la mujer cubana, inteligente y sensual, eran como estas:

Criollita de Wilson
Crédito de imagen

Todas tienen algo en común: una complexión física normal y saludable, sin exceso de peso y con curvas bien definidas. Eso puede explicar mucho de mis preferencias y condicionamientos actuales, como por ejemplo por qué nunca han llegado a gustarme del todo las Barbies o por qué no entiendo ni apruebo el modelo anoréxico de mujer tan de moda.
________________
Bonus:
Pueden ver más de esta serie de recuerdos de mi infancia en: Cuando yo era niña... (I)
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

3 comentarios:

  1. Yo no fui mucho de jugar con muñecas, con las de papel si, de las otras sólo tuve una: Barbie jeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre era de los que les compran todos los juguetes del mercado a sus hijos, Miriam. Tuve todo tipo de muñecas, y jugaba mucho con ellas, pero ni una sola Barbie. A la isla no llegaban, y lo agradezco! ;)
      Besos!

      Eliminar
    2. Que lindo padre tienes :) todo un consentidor. Acá las barbies fueron un boom, creo que no había niña que no tuviera una :P
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)