sábado, 1 de septiembre de 2012

Del espíritu de los tiempos.

Crédito de imagen

Súbito, de un salto arranca... 
(José Martí, "La bailarina española")

Este ha sido uno de los veranos más calientes que he sufrido vivido desde que llegamos aquí. Con frecuencia los termómetros han superado los 40ºC, y como no ha caído ni una gota de agua los bosques han comenzado a arder. Hemos tenido más incendios forestales que nunca. Incluso uno en Girona, relativamente cerca, y tan fuerte que a pesar de los 100 km que nos separan hasta aquí llegó el humo que desprendía. Claro que esto de los incendios no sólo es culpa de la sequía y el calor. Muchos han sido provocados. No me lo explico. En pleno siglo XXI y hay que ver en qué nivel tan ínfimo de conciencia sigue viviendo la humanidad. 

Pues bien, hace un par de días, en uno de los momentos más calientes de este verano, por fin llovió. Llovió como casi nunca he visto llover por estos lares, donde parece que vivimos bajo una gigantesca sombrilla perennemente abierta. Llovió ese día a mares, como suele llover en el trópico. Llovió durante casi toda la jornada. Llovió sin dejar al sol ni asomarse. 

Y la lluvia se llevó consigo el calor.

Todo.

 De una vez. 

Al día siguiente las temperaturas no subieron de 25ºC y aun bajaron más en la noche. Así se han mantenido desde entonces. ¿Otoño ya? ¡Tal vez! 

Estamos viviendo una época de cambios convulsos, de giros violentos, de soluciones pocas y forzadas. Parece ser el espíritu de estos tiempos. No veo por qué el clima no pueda contagiarse.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

2 comentarios:

  1. Es terrible un verano así y qué marcada la entrada del otoño, me asombra que sea así y me alegra porque ya no sufrirán con ese calor.

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me asombra, Miriam. Nos tomo a todos por sorpresa. Nunca lo habia visto llegar asi. :) Pero estoy feliz, es mi estacion favorita!
    Besos!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)