jueves, 6 de septiembre de 2012

Creando un espacio para nada.


Crédito de imagen


Reflexiones inspiradas en la charla de Krishnamurti que publicamos AQUI

Hace unos años, en una entrevista para un documental sobre nuestro grupo de Aikido en la Habana, a mi G le preguntaron para qué se hacía todo eso. Recuerdo perfectamente su respuesta: "¡Para nada, hombre! Tiene que haber un espacio de creatividad en la vida más allá del mundo de los para qué." 

En estas sociedades en que vivimos, cada vez van siendo menos los espacios en los que no se persigue un propósito, un objetivo, en los que se hace algo por sí mismo. No digo que sea un comportamiento absoluto, pero generalmente es así. Se estudia para conseguir un título, se trabaja para obtener un salario, se camina para llegar a un lugar, se mira al cielo para saber si va a llover, se practica deportes para bajar de peso o ganar músculos, incluso hay quien hace arte para conseguir al menos fama y fortuna. Creo que lo que en verdad hacemos es perder un poco el sentido básico de nuestras acciones. 

Yo misma me he encontrado en alguna ocasión escuchando música por el simple placer de hacerlo, y me ha sorprendido cuán pocas son las veces en que lo hago a pesar de que esa siempre ha sido una de mis aficiones favoritas. Hago muchas cosas acompañada de música: escucho música mientras como, escucho música mientras hago ejercicios, escucho música mientras me baño, pero pocas, poquísimas veces escucho música sin un "mientras" detrás, o sea, como actividad principal y no como acompañamiento. 

¿Y si le quitamos el "mientras" o el "para" a nuestras actividades? ¿Y si se lo quitamos al menos a una actividad al día y nos damos el lujo de disfrutarla por sí misma? ¿Para qué, preguntan? Pues, "¡para nada, hombre!"
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

4 comentarios:

  1. Buena idea, igual que quitarle "culposo" o "culpable" al placer, y "libre" al tiempo. Simplicidad del goce, dirían algunos, no necesariamente contemporáneos ni coterráneos de Krishnamurti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ivanius:
      Curiosamente, el quitarle las "etiquetas" a estas y otras muchas cosas, a todo en general, es otra de las ideas que encontre en el pensamiento de Krishnamurti. Aunque ya veo que no es necesario haber nacido en la India para llegar a ellas :)
      Un abrazo, nada culposo -por cierto!

      Eliminar
  2. Es necesario ese espacio para nada porque no hay nada que nos dé mayor placer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, Miriam! Hay que salvar esos espacios, o crearlos.
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)