sábado, 23 de junio de 2012

Reseña: Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas.

Estamos en el reino de la aventura. Un reino peligroso y lleno de secretos,
donde el tiempo juega con las vidas y donde los espacios pueden tomar un valor simbólico.
Hacer que la aventura sea inmortal es el poder de la literatura.
Enric Cassany (Estudio de Los tres mosqueteros)

Hay autores que son tan conocidos que no necesitan presentación ni reseña. Creemos llevarlos en la sangre gracias a haberlos ya visto más de una vez en el cine, la televisión o el teatro, pero no por eso debemos privarnos de su lectura. Un autor, cuando es bueno, siempre sorprende. Es el caso de Alejandro Dumas.

Todo empezó porque pusieron en la tele El conde de Montecristo en una miniserie francesa con Gerard Depardieu como protagonista, y resultó tan diferente a la historia que ya conocía por el cine, me pareció tan profunda y la disfruté tanto que, a los pocos días, pedí que me lo trajeran de la biblio. Pero no tenían ni un solo ejemplar de esta obra y me vi en cambio con un grueso volumen de Los tres mosqueteros en mis manos.

No era precisamente un título que yo hubiera escogido pero -¿a qué negarlo?- la curiosidad me picaba, ¡y de qué manera! Sería mi primer acercamiento, no sólo a la obra de Dumas sino también, salvo raras excepciones, a la literatura más clásica de capa y espada. Casi inmediatamente comencé a leerlo, me lancé a fondo con todo el entusiasmo de una estocada en pleno duelo, y no he salido decepcionada.

Los tres mosqueteros es un libro excelente, bien escrito, con un gancho formidable, y disfrutable desde las primeras palabras. Sabe mantener la atención del lector sujeta por más de 600 páginas, sin que la historia decaiga en ningún momento y, lo más importante, sin perder el donaire ni el buen gusto.

No les hablaré del argumento porque de seguro todos me dirán que pueden recitarlo de memoria. Yo también lo hubiera dicho antes de leerlo pero lo cierto es que en mi idea de las aventuras de estos amigos, que tenía sobre todo gracias a alguna serie televisiva y unos animados, la historia terminaba con la resolución positiva de la aventura de los herretes de la reina y esto sucede apenas en la página 235. ¡Se imaginarán mi sorpresa y mi gozo al constatar que me quedaba más de medio libro lleno de desconocidas aventuras!

En honor a la verdad, debo decir que hacía ya tiempo que no disfrutaba tanto de un libro y no puedo más que recomendarlo, y mucho. Es una lectura que no defrauda, más bien sobrepasa cualquier tipo de espectativas que tengamos sobre ella. Ha venido a sumarse a la lista de las obras que quiero releer cuando aprenda francés, ¡debe ser una delicia leerla en el original!

Me queda pendiente leer las  otras dos partes de esta trilogía dedicada a D´Artagnan y sus amigos, Veinte años después y El vizconde de Bragelonne (que me recomiendan como el mejor de los tres), pero antes tengo en lista algo que, aunque igualmente del mundo francés, va por una línea por completo diferente.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Bonus:

Los animados de que les hablo y que vi en mi infancia eran unos rusos titulados "Los tres mosqueteros" en español y "El perro con botas" en ruso, con una animación excelente, que lamentablemente sólo aparecen en idioma ruso en este link en youtube, y otros españoles-japoneses que se titulan "D´Artacán y los tres mosqueperros", y los personajes son convertidos en animales, principalmente perros y gatos, por lo que se pueden imaginar que los disfruté doblemente. Aquí pueden ver la nota de Wikipedia sobre estos animados y, además, les comparto el video de la introducción a estos episodios tan simpáticos:




2 comentarios:

  1. Sólo diré que el Conde de Montecristo es uno de mis releídos favoritos. Esa miniserie francesa encabezada por Depardieu me parece una de las mejores adaptaciones al cine (con todo y sus sorprendentes desviaciones) que he visto de esa historia... cosa que no podría decir de Dartacán y la historia de los Cuatro Inseparables. En su lugar, y en (otra) clave de comedia, disfruté mucho El Vizconde de Montecristo, película mexicana protagonizada por Tin-Tan. Depardieu también hace de Porthos en una versión Hollywood de El hombre de la máscara de hierro, como también se le llama a Veinte Años Después, la segunda novela de la saga mosquetera. Tanto la novela como esta película tienen varias vueltas de tuerca aunque, como era la costumbre de don Alejandro, muy lejanas de la verdad histórica (y en el caso de la peli, lejos de la novela). La tercera parte... pero ya me estoy extendiendo demasiado para un comentario. Mejor un post, pronto. Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado deseando leer el final. Exijo un post ya. Pronto. Bueno, cuando se pueda... :)
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)