Una simple observación

Nunca había sentido tanto frío como hoy cuando salí a correr, ni siquiera cuando nieva. Es verdad que la temperatura hoy estaba mucho más baja que en días anteriores -¿Cuántos grados habría? ¿Cinco? ¿Cuatro?-, pero yo suponía que al correr, como el cuerpo se caliente, todo iría bien. Y no es que haya ido mal, porque efectivamente el cuerpo se calentó con el ejercicio, pero las manos no, las sentía congeladas. Será mejor que diga entonces que “nunca había sentido las manos tan frías como hoy cuando salí a correr”. ¡Y sí que estaban frías! ¡Y rojas! Rojas como cuando las mantengo un rato bajo el agua caliente. Intenté frotármelas, o calentarlas dentro de los bolsillos pero, al estar corriendo, esta posición resultaba muy incómoda y me impedía mantener el ritmo. ¿Qué hacer? Por supuesto que pensé con nostalgia en los guantes calentitos que había dejado en casa, pero en esos momentos no era cuestión de volver atrás sólo por los guantes. Mis manos, entre tanto, se habían vuelto aún más coloradas y ya me estaban doliendo. Me dolía la piel, me dolían las articulaciones de los dedos, ¡me dolían hasta las uñas! Pero de pronto, como tocadas por una varita mágica, las manos comenzaron a calentarse. Fue una especie de golpe de calor, se calentaron no por partes sino íntegramente y al instante. ¿Qué había pasado para que ocurriera aquel cambio tan brusco? Miré a mi alrededor. Seguía corriendo por el  bosque, sólo plantas y altos árboles en torno a mí. Entonces un pajarito comenzó a cantar y caí en la cuenta de que, al fin, había salido el sol. Un sol tímido, escondido tras los árboles, del que sólo podía yo ver unas escasas manchitas de luz entre las hojas, pero suficiente para que el cuerpo, las manos –como pajarillos- captaran su calor y reaccionaran a él. 

_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios