miércoles, 11 de enero de 2012

Experimentando en la cocina.


La rúcula es un vegetal muy nuevo en mi cocina. En Cuba me atrevería a decir que es del todo desconocido. Según Wikipedia: 
"La rúcula o "rúgula" es un tipo de hortaliza, considerado para fines culinarios un tipo de lechuga (...) Ha sido cultivada como verdura en el Mediterráneo desde la época romana, siendo considerada un afrodisíaco (aun no investigado). Es rica en vitamina C y hierro."
El hecho es que en un paquete de hamburguesas que compré hace unos días venía la receta de una ensalada muy simple a base de rúcula y champiñones y, como de los cobardes no se ha escrito nada, en la siguiente visita al mercado me traje un paquete de esta hierbita para experimentar con la nueva receta que resultó deliciosa, con un sabor muy peculiar. Aquí se las comparto:

Ensalada de rúcula y champiñones:


-Se saltean los champiñones por unos minutitos en un sartén con un poco de aceite caliente. Se retiran del fuego antes de que comiencen a soltar líquido y se ponen a enfriar. 
- Una vez que hayan perdido el calor, se les agrega la rúcula lavada.
-Le adicionamos aceite, vinagre y sal al gusto, como a cualquier ensalada...y ya está! 
Sencillo, ¿verdad?


Como siempre les digo, si la prueban, no dejen de contarme qué tal les pareció esta ensalada.

_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

8 comentarios:

  1. oye que buena se ve...
    lista a experimentar!
    ;)

    eres un estuchito de monerias pelusa

    besos

    ResponderEliminar
  2. Sencillísima si! pero acá no se conoce ni se consigue la rúgula :(

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhhhh, yo estaba por decir: "pero eso parece arúgula", y entonces el nombre tocó el timbre de mi puerta interior y dije "claro, rúcula". Y entonces lo busqué, y sí: rúcula. Aquí le dicen arúgula, pero ya vi que ése no es el nombre en español. De ahora en adelante la llamaré Eruca sativa, porque a la RAE no le gusta nada y no quiero hacerla enojar. Me encantó tu ensalada, la voy a probar. Y mira: Patricio la probó por primera vez el 29 de octubre de 2011: http://cosas-nuevas.blogspot.com/2011/10/arugula.html

    Mi palabra verificadora es dodoebl, onomatopeya del timbre de mi puerta interior. ¡Dodoebl! Gracias por enseñarme cosas nuevas :)

    ResponderEliminar
  4. Rúcula, arúgula o como se llame, lo importante no es tanto identificarla como comérsela. A mí me gusta, desde que la descubrí dentro de un bagel (bollo o pan con hoyo) :) con delgadísimas rebanadas de salmón, queso crema, dos alcaparras y un toque de aceite de oliva y pimienta.

    ResponderEliminar
  5. Adelante, Jo, que de las cobardes... ya sabes! Besos!

    Miriam, en cuba tamapoco se conoce, pero en Mexico si, segun dicen los otros comentaristas. :) Besos!

    Dianita, me he divertido con tu comentario. Ire a ver la experiencia de Patricio en cuanto pueda. ¡Que lindo lo del timbre de tu puerta interior! Besos!

    Ivanius, ya fui a ver que era un bagel y me has dejado con hambre!!! Tengo que probarlo sin falta! Besos!

    ResponderEliminar
  6. Elena, hay muchas cosas que Mexico tiene y nosotros no :( pero investigaré quizá alguna plantita haya escondida por ahí.

    ResponderEliminar
  7. Auch, Miriam, te creia mexicana...

    ResponderEliminar
  8. No importa Elena, somos vecinos :P

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)