De mis últimas lecturas

Ya saben que esto de leer contemporáneos no es mi fuerte y mucho menos si están tan de moda como Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson, pero fue elegido por el grupo con el que comparto mis lecturas desde hace poco y pensé que en su compañía sería mucho más pasable. Fui predispuesta al encuentro con este libro, lo reconozco, pero eso nunca ha sido obstáculo para que una buena obra se abriera camino en mi paladar y yo terminara disfrutándola y pidiendo más. Lamentablemente, este no corrió con tan buena suerte. 

Es un largo libro escrito en lenguaje llano, coloquial, que persigue dejarnos ver una faceta bien oscura de la sociedad sueca al tiempo que intenta entretenernos con un misterio y su resolución. Sin embargo, poniendo a un lado lo desagradable del tema, y a pesar de contar con dos o tres personajes muy bien ideados (sobre todo su investigadora estrella Lisbeth Sallander, de quien me declaro admiradora incondicional), la factura del texto deja mucho que desear, con extensas y detalladas explicaciones que en muchos casos no aportan nada al texto, que nos entregan a los personajes casi diseccionados, y que dejan muy poco espacio para el movimiento libre de la imaginación del lector. Tiene uno la impresión, por lo demás muy común en la literatura actual, de que el autor escribe mas bien pensando en la versión cinematográfica que harán posteriormente de su obra y nos muestra todo el trabajo estructural que suele quedar tras bambalinas, con lo que me imagino que los guionistas estarán encantados. Lo explico con el hecho incuestionable de que era el primer libro de este autor prematuramente fallecido, la falta de oficio se hace notar, pero no justifico con ello el revuelo mediático que se ha levantado a su alrededor. Respeto el buen intento de hacernos saber la depravación humana que al parecer abunda tanto en Suecia como en el resto del mundo, pero pienso que mejor hubiera escrito una serie de jugosos y profesionales artículos sobre estos temas. Es, en resumen, un libro oscuro muy acorde con el oscuro tiempo que estamos viviendo. En mi biblioteca particular, esa que hay dentro de mi cabecita y en la que voy guardando meticulosamente lo que leo, este libro tiene su lugar justo al lado de los de Dan Brown. De más está decir que no me apetece nada leerme el resto de la trilogía, aunque puede que sí vea la película sueca basada en esta historia. Sospecho que me gustará. 


Por suerte, al ser tan largo el libro y tener un cronograma bastante holgado para su lectura, he tenido tiempo de leer a la par otras obras que me han dejado un sabor de boca mucho mejor: El evangelio según Jesucristo, de J. Saramago (que sabía muy bien lo que hacía cuando se sentaba a escribir); Farenheit 451, de Ray Bradbury (que recomiendo abiertamente a todo el que guste de la buena literatura); Atrapa el pez dorado, de David Lynch (donde el director de cine comparte su proceso creativo y devela cómo la meditación trascendental ha influido en su vida y su obra, recomendado para los que se interesen en estos temas); y algunos cuentos y poemas de la Nueva Antología Personal de J.L.Borges, que recién conocí y a donde mi alma vuelve una y otra vez como buscando oxígeno. 

_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios