martes, 25 de enero de 2011

Pastillas para soñar.

Hoy tengo algo muy emocionante que contarles: ¡Tengo una acuarela nueva!
No es profesional ni mucho menos. Es de esas sencillas que usan los niños para pintar. Ya saben, una cajita de plástico blanco con su tapa transparente y dentro doce pastillas compactas de colores. Nada más que eso pero hay que ver cómo tiene atrapada mi atención y hasta mi intención toda.
¿Y a que viene tanto entusiasmo por una simple acuarela? -se preguntarán ustedes. Pues resulta que he descubierto que me gusta pintar. Pinto solo tonterías, niñerías. Nunca aprendí a pintar nada en serio. Y no lo hice no porque no me gustara el mundo de los colores, sino porque mis dibujitos no alcanzaban para introducirme en la fila de los privilegiados poseedores de talento artístico. 
Sin embargo, hace muy poco caí en la cuenta de que gracias a que no soy ninguna artista consumada, nadie espera que haga una gran obra cada vez que me siente a ‘crear’. Puedo dedicarme todas las veces que quiera a embadurnar con mis colores a gusto sin que nadie, y menos yo misma, me diga que lo que hago no es digno de ser llamado arte ni expuesto al público. Parece mentira que haya tardado tantos años en entender algo tan sencillo.
Tomé, pues, un cuaderno de dibujo, una acuarela vieja y unos pinceles que nos regaló la maestra Oowaki, aquella profesora japonesa de pintura de la que G nos habló larga y bellamente una vez, y comencé a dibujar…
Ya sobre la marcha he descubierto que, así como me sucede con la escritura, en pintura me es muy difícil plasmar algo sacado solamente de mi imaginación. Me es mucho más fácil recrear algo que existe fuera de mí, una hoja, una piedra… cualquier cosa. A no ser que, como en el caso del dibujito que les mostré hace poco de la rata Firmin, la inspiración sea tan fuerte que me haga dibujar algo que no tenga delante en ese momento (porque les garantizo que no tengo ratones lectores en casa, ni iletrados tampoco).
Y ahí voy, insistiendo y divirtiéndome. Mezclando colores y descubriendo mundos. Ayer mi G, con esa forma tan sutil que tiene de incentivarme en todo lo que emprendo, me regaló esta acuarela nueva que ya estoy deseando estrenar. ¡Me voy a pintar! ¿Me acompañan?



Nota para los interesados: Buceando en Internet me encontré con un ‘algo’, que no sé si llamar ‘movimiento artístico’, compuesto por mucha gente que se dedica a lo mismo que yo, o sea, a pintar cualquier cosa, a disfrutar de la magia de los colores, en sus cuadernos que en inglés llaman “Art Journals” o simplemente “Sketchbooks”. Hay un par de blogs en especial de mujeres sumamente creativas que, entre otras cosas, trabajan con frecuencia y amor en sus cuadernos de dibujo. ¡Inspiradores! Aquí les dejo los links: Alisa Burke y Donna Downey.

_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

7 comentarios:

  1. Nunca es tarde para comenzar, pinta mujer que si pintas desde el alma solo belleza veremos!!!

    ResponderEliminar
  2. muestranos algun trabajo pelusa.. no seas malita, eso me recordo a u viejo amigoq ue fue el que me inyecto el gusto pro el arte era unseñor d ela tercerá edad al que le encantaba pintar...

    ResponderEliminar
  3. Antonio: Gracias por los animos! Con amigos asi es como se llega lejos!!!

    Raptor: Trabajo... lo que se dice trabajo no me dan mucho la verdad. Estos dibujitos son mas para desconectar del mundo real y del virtual y dejarme invadir por el mundo de los colores. Algo mostre ya (con el dibujo de la ratita -en el post tienes el link) y mas adelante puede que muestre alguno mas.
    A ese viejo amigo le debes una gran parte de tu vida!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Eso es muy bueno, además relajante. A mí me gusta dibujar pero no lo hago a menudo. Debería tomar más en serio esta ocupación. Los pensamientos escapan del invierno.

    ResponderEliminar
  5. Si, Misu. Es muy relajante! Es como desconectar del mundo por un rato, y volver cuando ya has terminado tu 'obra'. Me encanta!
    Me muestras alguno de tus dibujos?
    besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo hace tiempo que no dibujo... mis ociosidades mentales se transforman en letras casi automáticamente. Esto de la pintura no se me ha dado, pero quién sabe. Aquí estaremos para ver qué más sale de tus manos. Beso.

    ResponderEliminar
  7. Ivanius, a mi tampoco se me ha dado... ;) Yo solo intento.
    Besos!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)