viernes, 10 de diciembre de 2010

Corona navideña


Para hacer una coronita como la de la imagen de arriba... 




Como base vamos a usar un aro de cartulina gruesa:


Cortamos unas hojas de papel y les hacemos un pequeño corte como en la imagen de la izquierda. Ponemos una gota de pegamento en uno de los dos extremos del corte (imagen central) y pegamos un extremo sobre el otro para darle una tercera dimension a nuestras hojas (imagen derecha).


Ahora ponemos una gota de pegamento bajo estos extremos que acabamos de montar y vamos pegando las hojas al aro de cartulina.


Para cubrir todo el aro de la base, la  mejor forma que yo encontre fue ir pegando una hoja en el centro, otra inclinada hacia la derecha, y una tercera inclinada hacia la izquierda. Luego otra en el centro y asi...


ir avanzando poco a poco...
hasta cubrir todo el aro de la base...


Por ultimo, decorarla al gusto de cada cual.


Todos los elementos que use para decorarla son de papel, pero me imagino que debe quedar muy bien adornada con cintas o cualquier otra cosa.
Si hacen una, no dejen de mostrarmela!
_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Muy bueno, sobre todo para los que hacen alergia a los pinos -problema bastante común - pero ígual quieren tener su corona en la puerta. Aquí en Suecia se hace de ramas de abeto de verdad, y se pone por la parte de afuera de la puerta, para que todo el mundo sepa que tú estás puesto de lleno para la navidad :)

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)