Regalando sonrisas.

El jueves pasado les conte que, mientras rebuscaba en mi librero para hacer la lista de mis inconfesables, me di cuenta de que uno de mis libros no estaba en su lugar. Valga decir que aun no lo he encontrado, aunque no pierdo las esperanzas, pero hoy vengo a hablarles de algo que me hizo recordarlo de buen grado.

Resulta que justamente ese libro que he perdido es Christmas Jar. Una historia sencilla que cuenta los origenes de una "tradicion" muy curiosa que consiste en ir llenando durante todo el año un frasco con moneditas y luego, el dia de Navidad, regalarselo a alguien que no conocemos. Lo semejante, dicen, atrae lo semejante, y la bondad no es de las cosas que caen en sacos rotos.


Por eso fue que me gusto tanto la idea del sitio que quiero presentarles hoy. Se trata del blog de la Agente Secreta L, una joven que un buen dia decidio realizar actos aleatorios de bondad en su entorno. Se propuso -como mision secreta- dejar anonimamente un pequeño regalo (un par de dolares, una tarjeta valida por un cafe, un libro..., algo que no dañara sus bolsillos y garantizara una sonrisa) en un lugar donde alguien (cualquiera) pudiera encontrarlo. (¿Se imaginan que alegria que un benefactor anonimo te invite a un cafe cuando menos te lo esperas?) Estoy segura de que esta chica ha hecho felices a muchas personas desde que comenzo hace ya mas de un año con  su idea. En este tiempo su blog ha crecido, ella ha salido del anonimato (aunque sus regalos siguen siendo anonimos) y hasta ha formado una red internacional de Agentes Secretos que voluntariamente han asumido su idea y estan haciendo felices a sus congeneres por el mundo. En su blog , SAL, pueden ver los reportes que de todas partes le envian sus Agentes Afiliados.

Con todo el stress con que se vive en las sociedades actuales, estos pequeños actos de bondad aportan sin duda la gotita necesaria de oxigeno para no perder las esperanzas. Y aunque no llegue a afiliarme a la red de la Agente Secreta L, ya yo estoy planificando el mio... Generar alegria sigue estando en nuestras manos.

Comentarios

  1. pues si... nos iría bien dar y recibir más sonrisas en este día a día cada vez más hostil...
    un besito y una sonrisa ;-)

    ResponderEliminar
  2. es un gesto bonito y una idea fantastica, si cualquiera de nosotros se alegra con solo encontrar una moneda, imagina la alegría que te daría encontrar un libro, seria estupendo, alguien por aquí hizo algo parecido pero con un libro y mandó a pasarlo cuando terminaras de leerlo, lo dejaban en fuentes, en bancos en los parques, etc, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Así como es posible preguntar con asombro "¿por qué a mí?" ante un mal inesperado, es posible sorprenderse ante una alegría espontáneamente recibida.

    Tomar la decisión de convertirse en "agente secreto de la alegría" es una gran idea, y mejor aún, haberla llevado a la práctica.

    ResponderEliminar
  4. ¿donde andas pelusilla?, espero que de vacaciones y disfrutando, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Particularmente me encanta regalar sonrisas, ver a la gente feliz me da felicidad. Ojalá muchas personas fueran conscientes de la valía de la bondad y el respeto. Si produjéramos alegría en vez de rencores... Si compartiéramos más...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario