miércoles, 15 de septiembre de 2010

Sobre la novela.

Ayer les contaba que termine por fin de leer La novela de Genji, de Murasaki Shikibu. Hay mucho de bueno en ella, muchas cosas bien dichas, mucho para pensar. Hoy les traigo un fragmento que considero de gran valor por exponernos, en palabras del principe Genji, la opinion de esta autora sobre el genero novela que recien estaba comenzando a desarrollarse. (Recuerden que esta obra fue escrita en el Japon imperial del siglo X.)

A veces pienso que las jovencitas solo existen para dejarse engañar porque, aunque saben que en esas narraciones extravagantes no hay ni un apice de verdad, se dejan atrapar por ellas como las moscas en la miel. Juraria que el libro que te ocupa esta lleno de historias a cual mas absurda y, sin embargo, aqui estas tu, entregada en cuerpo y alma a su lectura sin que parezca importarte el calor que hace y que tienes la cabellera completamente enredada... De todos modos, me consta por experiencia que las novelas han sido siempre algo indispensable cuando llegan las lluvias... ¿Que hariamos sin esas viejas historias para combatir el aburrimiento?
Y, sin embargo, debo hacerte una confesion: a pesar de su artificiosidad, yo mismo me dejo ganar con frecuencia por las emociones que aparecen en los libros si estan bien descritas, y por las aventuras, si el autor ha sabido tejerlas con destreza. Resulta perfectamente posible tener conciencia de que todo ello es solo el producto de la invencion de un autor y, al mismo tiempo, sentirnos conmovidos o arrastrados por el interes de la historia. He aqui por que sufrimos con las penas que debe soportar  una princesa... que no existe. El gran autor es capaz de deslumbrarnos hasta borrar nuestra incredulidad primera. Luego, al evocar las emociones experimentadas, quizas nos avergoncemos de haber tomado en serio tantos dislates, pero al escuchar la historia por primera vez, seguramente nos ha parecido la cosa mas fascinante del mundo... A veces, cuando las niñeras de mi hija le leen historias, me paro a escucharlas y casi siempre me maravillo del talento de nuestros autores. Probablemente escriben tan bien porque han adquirido el habito de mentir, aunque supongo que hay bastante mas que eso.
(...) Tal vez me he expresado hasta ahora en terminos bastantes simplistas. Las obras de ficcion nos relatan lo que ha ocurrido en el mundo desde los tiempos de los dioses. Las "Cronicas de Japon", sin ir mas lejos, unicamente nos dejan entrever un aspecto del cuadro, mientras que las novelas estan llenas de detalles adecuados a cada momento.
El autor no nos habla de personajes de carne y hueso con una vida "real" detras de cada uno de ellos, sino que, habiendo conocido multitud de gentes y sido testigo de las cosas que les han acaecido, lo reelabora todo y lo pone por escrito a su manera para que otros puedan participar y aprender de ello, incluso las generaciones futuras. Esta es la razon de ser ultima, pienso, de la novela. A veces el autor quiere escribir cosas agradables de sus heroes y nos los adorna con cuantas cualidades postivas se le ocurren. Otras, en cambio, si de veras quiere dar una vision completa de la naturaleza humanam introduce elementos extraños o incluso maleficos en los caracteres de la obra. Pero siempre trata de atributos que existen en el mundo real.
(...) Rechazar de plano todas las novelas como embustes resulta injusto desde el momento que incluso en la Ley de Buda encontramos pasajes que llamamos "verdades modificadas" o "parabolas". En estos puntos encontramos ciertas contradicciones aparentes (...) que siembran dudas en el espiritu de los que no han alcanzado aun la iluminacion. Y, sin embargo, esas parabolas persiguen la misma finalidad que los demas sutras. La diferencia que existe entre la iluminacion y la confusion budicas equivale a la que encontramos entre las cualidades y los defectos de los personajes imaginarios de una obra de ficcion. Si sabemos acercarnos a las buenas novelas de la manera adecuada, comprobaremos que no hay nada en ellas que deba despreciarse por frivolo o superfluo.

Murasaki Shikibu, en La novela de Genji. 

4 comentarios:

  1. eh regresado!! perdona la ausencia pelusa pero tube complicaciones Medicas...

    ResponderEliminar
  2. Hola Raptor! Espero que estes bien!!!

    ResponderEliminar
  3. Querida Pelusa:

    Te dejo un gran saludo, y estoy terminando de leer tus lineas y me encanta la forma en que disfrutaste de ese libro, mejor dicho... Aun sigues disfrutando.

    Tengo una lectora en casa de 12 años de edad, ha leido de libros, una cantidad enorme, los que ni yo misma he leido en lo que llevo de vida, ella es mi Hermosa Bebesota.

    Besos.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  4. Mariposita, que bueno que tu niña gusta de la lectura. Eso puede abrirle mucho sus horizontes.
    Besos!!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)