viernes, 24 de septiembre de 2010

Organizador o Porta-documentos

Para hacer este portadocumentos necesitamos una cartulina, 
que bien puede ser un folder abierto o cualquier otra.




Doblamos el borde inferior hacia arriba, como se muestra en la imagen:
(Esta pestaña nos servira como bolsillos)


Ahora doblamos nuestra cartulina a la mitad, 
manteniendo afuera la pestaña que hemos hecho.

Doblamos nuevamente a la mitad
una de estas caras,
ahora con la pestaña hacia adentro. 
Lo que pretendemos es obtener un efecto "biombo"con estas dobleces.


Hacemos lo mismo con la cara que nos queda sin doblar
y obtenemos un "biombo"

Si queremos decorarlo, es mejor hacerlo ahora mientras este aun abierto.
Para crear los bolsillos de nuestro portadocumentos, ponemos pegamento (tambien se puede engrapar) solo en los bordes de la pestaña que se muestran en la figura (la idea es asegurar que la pestaña no se abra y nos quede como bolsillo)


Asi queda ya con los bolsillos tambien decorados:


Podemos dejarlo asi como un folleto
o cerrarlo para hacer una especie de libro poniendo pegamento por la parte de atras:


Decoramos tambien el exterior si queremos 
y ya tenemos un sencillo y practico portadocumentos
(yo lo uso para evitar todos los recibos y demas papelitos regados dentro de la bolsa)
El detalle de la "portada" de mi portadocumento:


¡Espero que les haya gustado!

2 comentarios:

  1. ¡¡ay!! pelusa....... que me he confundido....... si quiero poner un enlace de esta entrada en mi blog, pero creo que me he precipitado....
    primero hago la entrada y luego ya relleno el enlace de add your link, no??.......
    soy un poco novata....
    me ha encantado el portadocumentos. práctico y facil de hacer.

    un beso y te seguiré.

    ResponderEliminar
  2. este es el que más me gusta, pero queda como un poco chico? es que acá los recibos y papeles son muuuuuuuchos;-), pero está es-pec-ta-cu-lar <3

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)