¡El trabajo SI hace al hombre!

Hay cosas que logran sacarlo a uno de sus casillas, por muy centrado que se crea estar. Tenia una idea muy clara de lo que queria comentarles hoy, y les aseguro que era un tema bien interesante, pero algo sucedio que termino bloqueando mi capacidad para convertirla en texto. En estos casos, lo mejor es plegarse a las circunstancias y terminar arremetiendo contra el obstaculo que no logramos salvar, o salir a pasear un rato para despejar. 
Sucedio que tropece con el peor escollo que podamos encontrar en nuestro camino: la estupidez humana. Federico Engels tiene una frase, una de sus mas famosas que hemos escuchado hasta el cansancio, donde afirma que "El trabajo hace al hombre". Mientras mas tiempo pasa, mas termina uno dandole la razon. El trabajo, ciertamente, te desarrolla como ser humano, no solo te da sustento sino que ademas te convierte en una personalidad social, te da la posibilidad de ayudar a los demas y al desarrollo de la sociedad, te enseña el verdadero valor del descanso, le da sentido a una parte muy importante de tu vida. 
Es algo que no entendiamos cuando eramos niños o muy jovenes, cuando tener tiempo para jugar o enamorar era lo mas importante. En aquel entonces gustabamos de cambiarle el sentido a la frase: "El trabajo hace al hombre, si, ¡pero no para convertirlo en un burro!", y todos reiamos. Todavia hoy sonrio con la ocurrencia, pero cada vez mas entiendo lo que Engels intentaba decirnos. No puedo menos que estar de acuerdo.
Lo curioso es que haya quien aun no lo entienda. Lo curioso es que haya quienes prefieran ocupar un puesto de trabajo (por la paga y todo lo demas que puedan obtener) pero pasar la mayor parte del tiempo en el sin hacer su labor. Lo curioso es que no los mueva siquiera el hecho de que esa labor consista en ayudar a los demas. Lo curioso es que no hayan aprendido la leccion y crean que "mientras menos hagan, mejor". Lo curioso es que, aun asi, sigan llamandose hombres. 

¡Ahora solo me queda salir a dar un paseo!

Comentarios

  1. pues a veces hay quien solo vive para trabajar en estos tiempos tan rudos a raudal que queda... aun sin mantener a nadie o ninguna obligación mas que con nosotros mismos

    y ahora que lo pienso en momentos de aburrición total o a fuerza de que el clima o los huracanes obligan, estar sin trabajar es un castigo.

    (hay quien piensa lo contrario) ja

    ResponderEliminar
  2. Jo: Es una suerte cuando encontramos a esos pocos seres que trabajan por el gusto de hacerlo. De ellos debemos aprender.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario