26 de julio

Hoy es lunes. Pero no cualquier lunes. Hoy es lunes, 26 de julio. 
Esta fecha puede que no le diga nada a la mayoria de los lectores de este Diario, pero para mis coterraneos es una fecha inolvidable: un dia como hoy, en 1953, un grupo de rebeldes ataco el famoso (para nosotros) cuartel militar Moncada, en la provincia Santiago de Cuba. Fue un ataque fallido, pero constituyo un punto de giro en la historia de nuestra islita. A partir de ahi, el movimiento revolucionario paso a llamarse "Movimiento 26 de julio", y solo trancurrieron seis años hasta el triunfo de la Revolucion. No sorprendera, pues, que este dia fuese decretado fiesta nacional. 
"¿Y que hace la Pelusa hablando de Politica?"- se preguntaran ustedes. Yo me declaro "apolitica" por educacion paterna y vocacion innata por lo que, incluso en un dia como hoy, me niego a hablar de politica. Voy a contarles por que los 26 de julio son dias memorables para mi. 
Los dias festivos en mi pais no abundan. Tenemos solo cinco de estos dias -que en Cuba llamamos "Feriados"- en todo el año y por eso, la llegada del 26 de julio significaba en mi infancia que, en medio de mis vacaciones, mi padre no tendria que ir a trabajar  -por ser feriado- y pasaria todo el dia en casa con nosotros. Esto era por si solo una gran fiesta.
El dedicaba esos dias a reparar cualquier cosa que estuviese rota porque, con ese amplio abanico de oficios que conocen los mayores, mi padre sabe arreglar de todo, desde la simple pata de una mesa hasta el complicado mecanismo de un reloj. Yo no me separaba de su lado. Lo ayudaba en lo que podia, alcanzandole algun pedacito de madera que se hubiera caido, buscando el clavo del tamaño adecuado entre los cientos que guardaba en una latita... Y el me estimulaba explicandome como hacia cada cosa -a el le debo no depender de nadie para mis arreglos caseros- y, en fin, hacia que me sintiese util. Eso me convertia en una niña inmensamente feliz.
El tambien dedicaba un buen rato a prepararme sabrosas y abundantes meriendas, o a ayudar a mi madre en la cocina que en esos dias nos sorprendia siempre algo especial: unas croquetas, unas papas rellenas, unos tamales... Algo en lo que mi padre y yo pudieramos divertirnos metiendo las manos, amasando y embarrandonos de pies a cabeza, y que luego degustabamos como si de manjar de dioses se tratase.
En las tardes -¡ah, las tardes!-, siempre sobre las seis, mi madre me vestia con mi mejor vestido,  unos zapatitos de charol y un gran lazo en la cabeza. Ponia en mis manos algun regalo cuidadosamente envuelto y me acompañaba hasta la casa de mi mejor amiga. Porque el 26 de julio es el cumpleaños de M., mi compañera de pupitre en la escuela, mi pareja de juegos y de estudios. En su casa siempre organizaban una fiesta para sus amiguitos en estos dias, y nosotros estabamos felices de lucir nuestros atuendos sentados en sillitas como niños buenos hasta que, quien sabe como, terminabamos todos por el suelo correteando y jugando a gusto hasta el cansancio, o hasta que nuestros padres venian a por nosotros y tenian que sacarnos entre llantos de aquel paraiso. 
Asi, pues, los 26 de julio han quedado grabados como con hierro candente en mi memoria, y no por las causas que alguien pudiera imaginar, sino por cada uno de aquellos minutos que hicieron especiales esos dias.
Seguramente ustedes tienen historias similares... ¿me cuentan alguna?


Leccion del dia: Debo aprender a resumir.

Extra! Extra!:  Acaba de aparecer una nueva e inesperada participante en el concurso. Se trata de Kika, diseñadora grafica chilena que tiene unos dibujos preciosos en su blog. Vayan sin falta a leer su listado  que resulta muy muy estimulante para la imaginacion (encontraran el link en la columna de la izquierda de este Diario). 

Comentarios

  1. Pelusita, para bien y par4a mal, las fechas siempre tendrán algún significado para nosotros. Uno que va más allá de lo que marca el calendario oficial.

    Sobre la fecha de hoy. Su significado histórico-político en tu Patria, prefiero no opinar. Los mexicanos somos los últimos con calidad moral para juzgar algún movimiento popular, algún fracaso social o a algún Jefe de Gobierno. El Bicentenario de la Independencia mexicana está a la vuelta de la esquina, mientras el país se hunde en el extravío, la violencia y la descomposición social, cada vez más lejos de los ideales independentistas y revolucionarios.

    Pero hoy es día de Santa Ana, nombre de la hermana de mi padre con la que crecí. Así que para mí es significativa, sobre todo porque hace años estamos un poco distanciadas.

    Un beso

    PS Para no variar, está tormenteando. Vaya granizada

    ResponderEliminar
  2. tambien para mi los feriados represnetaban vacaiones o minimo dia de kermesse en la escuela, hoy dia son trabajaon con paga triple y no tan gratos....

    Supongo que algun dia volvran esos gloriosos dias de descanzo

    ResponderEliminar
  3. Pelusa,
    me gustaría que publicaras en tu sección "inspiración para el concurso" la letra de la canción de Noel Nicola "Te perdono", un clásico de la nueva trova cubana donde el autor da cuenta de las cosas que perdona.
    Este es el link para escuchar la canción en youtube.
    http://www.youtube.com/watch?v=pP6wzzXFpjU&feature=related

    ResponderEliminar
  4. Las fechas importantes son algo que nunca borro de mi memoria, que bueno que tú tampoco Pelusina y menos cuando en ella intervienen nuestros seres queridos.


    Voy a leer a Kika.


    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Pelusita, qué lindo post!
    Me gusta mucho como describes la felicidad sencilla y enorme de tu vida familiar.
    Y los recuerdos que me trajiste con el atuendo de los cumpeaños!
    En especial, volví a verme con un vestidito balnco de lunares azul cielo, que me ponían con justamente, zapatos de charol, y unas medias de encaje hasta las rodillas. Me sentía princesa! Lo malo era que con aquello puesto no se podía correr ni sudar, ni arrugarse, ni nada, y como bien dices, no se sabe cómo pero terminábamos de princesas estrujadas y el vestido machado con el merenge de la torta, a base de rojo aceptil y azul de metileno!!!
    Pobre mami quitamanchas!
    El lazo en la cabeza... qué te digo: en mi caso hubo que renunciar a los accesorios de ese tipo pues resbalaban por mi pelo chino y desaparecían incluso antes de llegar a la fiesta.
    Y ahora me despido con una frase que le zumba el mango: Siempre es 26! Jajaja!

    ResponderEliminar
  6. Ah, que maravilla de recuerdos, me han gustado mucho.

    ResponderEliminar
  7. Pido disculpas: un fuerte dolor de cabeza me impide estar mucho tiempo frente a esta pantalla... Mañana respondere sus comentarios sin falta!

    ResponderEliminar
  8. Pelusilla hermosa: ¡qué linda estampa familiar! Y sip, yo tengo montones pero el hambre apremia y yo sigo aquí, colgada de tus letras... Confío en que el dolor de cabeza haya pasado pronto, me da mucho gusto ver que el concurso ha ido bien y no aprendas a resumir, así te queremos, besos mil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario