Magica (e interminable) sinfonia

He estado alargando esta reseña, esperando a terminar de leer esta serie de libros que -quizás por su carga mágica- no deja de crecer y crecer, pero mejor voy contándoles mis impresiones de lo que he leído hasta ahora para no olvidar...

Se trata de Ursula K. LeGuin y sus Libros de Terramar. Hubiera jurado (y creo que un comentario de uno de mis lectores favoritos tiene mucho que ver en esta certidumbre) que ya les había hablado de esta autora y, al menos, del primer libro de esta serie, pero por mas que busco y rebusco entre las entradas de mi blog no encuentro ni una sola palabra al respecto. No importa... aquí estamos para eso.

A Un mago en Terramar lo encontré casi por casualidad en Japón, en aquella biblioteca de Ninomiya House que vino a llenar mis horas libres con excelentes hallazgos literarios. Resulto ser, según leí en Internet por aquel entonces, el primer libro de una serie de tres que narraba las andanzas de Gavilán, el cabrerizo que llego a ser el mago mas famoso del archipiélago de Terramar. El libro reunía todos los ingredientes necesarios para atrapar mi atención (escuelas de magia, palabras secretas, dragones, viajes sorprendentes...) y llego a colocarse casi inmediatamente entre mis favoritos.

(Para que no quede la duda entre tantas semejanzas -que a mi misma me surgió en cuanto lo comencé a leer-, les cuento que este libro es muy anterior a toda la saga de Harry Potter. De hecho, fue publicado por primera vez en 1968, cuando J.K. Rowling aun estaba en pañales, así que cualquier asociación posible debe ser hecha de Rowling a LeGuin, y no a la inversa. Me pregunto si Rowling habrá reconocido alguna vez la influencia -casi ineludible- de esta antecesora en su obra... )

El segundo de estos libros, Las tumbas de Atuan, llego a mis manos mucho después que el primero, y lo leí con todo el entusiasmo de que soy capaz. El libro nos lleva a incursionar en la oscuridad de un laberinto subterráneo. Pero, como ya sabemos, la oscuridad en todas partes es igual por lo que, en principio, da igual que el laberinto este bajo tierra o dentro de nuestra alma. Es un libro tenebroso -en franco contraste con la luminosidad del primero-, cuyos personajes, a fuerza de tanta interacción con las sombras, terminan abandonando su espíritu a estas y dejándose dominar por las mas bajas pasiones. Es un libro muy profundo escrito con palabras muy sencillas. Las aventuras en las que el mago logra arrebatar al menos un alma a aquella oscuridad todopoderosa, nos hablan de lo difícil que es alcanzar por uno mismo la libertad (¿recuerdan la frase que les comparti hace unos dias?), de los sacrificios que hay que hacer y los dolores que hemos de padecer para lograr conocer la luz de nuestro propio ser y aprender a vivir en ella.

La costa mas lejana -el tercer libro- por su parte, recupera toda la magia y la vivacidad de Un mago..., aunque no abandona la lucha contra la oscuridad (ese perenne enemigo del hombre que quiere llegar a realizarse como ser humano) de la que fuimos testigos en Las tumbas... En el reaparecen las aventuras por los mares del archipiélago, reviven las leyendas aprisionadas en los cantares, y hasta reencontramos a mis amados dragones para conversar con ellos, seguir su guía e, incluso, verlos morir.

Cerrando este ultimo libro y comentando con G las impresiones que me ha dejado esta serie, caemos en cuenta de que casualmente esta organizada como una sinfonía en tres movimientos, con un allegro en el primer tiempo, un adagio lento y majestuoso en el segundo, para finalizar en el tercero con un rondo o una danza bien movidita.

Sin embargo, buscando en Internet un poco más de información sobre esta saga y su repercusión, me encuentro que no eran tres sino cinco las novelas que la conforman, más un libro de cuentos sobre Terramar. Con este tercer libro yo me di por bien servida con un final excelente. Aqui yo me hubiera detenido, pero Ursula LeGuin siguió escribiendo... ¿Que mas pudo sacarle esta autora a su personaje, aun después de que perdiera toda su magia? Estoy en vias de averiguarlo.

_____________________________
P.D. Hoy fui a la biblioteca expresamente a tomar una foto para este texto y ahora este editor taaan actualizado de Blogger no me permite subirla!!! Estoy furiosa!

Comentarios

  1. Hum... yo también estoy seguro de que lo hemos comentado por aquí (y en más de una ocasión). Sin embargo, es un poco difícil rastrear las cosas en un blog tan prolífico como éste. :-P

    Creo que la primera vez que hablamos de eso fue a cuento del poder de los nombres, diciendo que nombrar algo con verdad es palpar su esencia... posiblemente tuvo que ver con alguno de tus posts sobre Castaneda o Krishnamurti, a raíz del "espionaje de apuntes" que suele ocurrir entre algunas personalidades blogueras.

    Doña Ursula sí es una de las influencias reconocidas de JK Rowling, aunque tampoco recuerdo dónde lo leí.

    En cuanto a la extensión de la serie, debo decir que el libro 5 no lo he leído, aunque ya está en la mira, igual que el libro de cuentos. Como el lapso de tiempo en que escribió estos libros ha sido muy amplio, el enfoque y las inquietudes de la autora han variado mucho de libro a libro.

    Ah, también hay un relato suelto, "Libélula y Dragón", en la excelente antología "Leyendas Negras" (editada por Robert Silverberg), en donde algunos grandes autores de fantasia y ciencia ficción (como Stephen King, Terry Pratchett y Orson Scott Card, además de Ursula K. LeGuin, entre otros) presentan "probaditas" de sus multiseries más aclamadas, con relatos nuevos no incluidos en los libros.

    Sabes que el tema libros es (para mí) interminable, así que me detengo antes de que el comentario sea más largo que un post. Oh, demasiado tarde. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Apenas conocí a la Sra. Úrsula este año con La costa más lejana en un préstamo que me hicieron durante una forzada estadía en un nosocomio.
    Llegando a la tercera parte, sin contexto, sin conocer a los personajes ni las reglas del universo, no lo pude disfrutar como debiera.
    Espero conseguir los otros tomos en préstamo, y darle otra oportunidad a la Sra. LeGuin

    ResponderEliminar

Publicar un comentario