Entre zombies y vampiros.

(Post a cuatro manos)

En un principio fue Pepe, el hilarante personaje de Vampiros en la Habana, quien me abrió las puertas (y los ojos) a ese otro mundo de leyenda.


Drácula, el de Coppola, que aun logra ponerme la piel de gallina con solo recordarle, le confirió toda la sensualidad necesaria a la leyenda.


Mucho después vino Buffy Cazavampiros, y su delirante relación sentimental con el atractivo vampiro Ángel.


Luego se desato todo el boom con Crepúsculo y Luna nueva que, si bien aun no los he visto, no he podido pasar por alto sus imágenes, donde veo una especie de resumen de –al menos- los dos anteriores personajes que acabo de nombrar.


Y por ultimo (luego de dos o tres series malogradas sobre el mismo tema) llega a mi pantalla Zombie Hotel, una serie de animados con un dibujo encantador y unos colores hermosos, que enarbola la normalidad de la amistad entre dos niños zombis y un humano.


Y yo me pregunto: ¿Cuál es el objetivo de todo esto? Porque algún propósito concreto debe tener esta exposición cada vez mas frecuente y profunda de estos ‘terrores’, sobre todo cuando vemos in crescendo la intención clarísima de acercar ese otro mundo a los niños y de ganarse su simpatía. Por aca tenemos algunas teorías al respecto.
Yo opino que es una alegoría elaborada en virtud de promover la aceptación de lo diferente, en un intento de que las nuevas generaciones vean como normal y hasta simpático lo que para otras generaciones no ha sido mas que grotesco, decadente y hasta motivo de rechazo. En este caso, los vampiros, zombis y otros personajes serían una representación de diferentes razas, culturas u orientaciones sexuales en la 'vida real'.
G, por su parte, no logra explicarse este movimiento, pero se le ocurre que pudiera estar orientado a lograr la ampliacion de la sensibilidad de los niños no sólo más allá del Hombre con su multiculturalidad y la naturaleza con su multiplicidad, sino incluso mucho más alla de la propia naturaleza, y aún dentro de ese "mundo otro", más alla de la frontera tradicionalmente reconocida como la de la luz y de la santidad, todo un universo de lo suprahumano, lo sobrenatural y lo oscuro con el que los niños pueden encontrarse a diario en cualquier momento cambiando simplemente de canal o a la vuelta de la esquina. Por otra parte, no llega a convencerle mi tesis de la multiculturalidad porque de lo que se trata es de la conciliación del mundo de lo humano (lo cultural) y lo sobrenatural, es decir, lo que está no sólo más alla del hombre con su cultura sino incluso mas allá de la propia naturaleza. Segun G. "cultural" es,  justamente, el intento de tratar de conciliar lo humano y lo sobrenatural, y al propio tiempo, el universo del niño y del adulto, dentro del propio mundo del hombre. El niño está más cerca de la naturaleza que nosotros los mayores y una de las funciones de la cultura es adecuar la formulación de las necesidades y de las realidades sociales a las peculiares características de los sexos y las edades. Entonces, si puede haber aquí una manifestación clara de "diálogo de las culturas", esa es por lo visto, en todo caso, la del diálogo de la llamada "cultura" de la infancia (en la que propiamente hablando la cultura humana adecua su influencia a las características psicofísicas, etáreas y sexuales, de los niños) y la cultura de los adultos que se enriquece y se rejuvenece a su vez con la creativa "respuesta cultural" de los niños .  
Pero claro, todo esto seria en el supuesto caso de que no exista realmente entre los encargados de organizar la programación infantil y juvenil, alguno de estos personajes –quizás no tan míticos- promoviendo su propia ‘cultura’.
¿Qué opinan ustedes?

------------------------------------------
Post Data:
Por cierto, despues de publicado este texto, G y yo nos quedamos comentando sobre el fenomeno de la pelicula Vampiros en la Habana. El hecho de que este film haya salido en un pais como Cuba, donde no existia entonces (ni existe aun) el problema del genero de horror en television, y menos en horarios infantiles,  parece contradecir la opinion de G expuesta mas arriba. Quizas por eso este film quedo como un aislado y curioso fruto de la creatividad y sensibilidad unicas de un solo individuo, Juan Padron (su creador), dentro de la cinematografia cubana. Tal vez no existian entonces en Cuba los ingredientes necesarios -entiendase 'necesidad social'- para generar un movimiento cultural como el que vivimos ahora.
Como elemento curioso, G.  me conto que alguna vez habia oido decir que, si bien llego a los cines en el año 1985, la idea de este film era por lo menos 10 o 15 años mas antigua, y que si no logro materializarse  o divulgarse antes fue por una 'curiosa' coincidencia. Por esa epoca existia una consigna politica que pregonaba que "por Vietnam, los cubanos estariamos dispuestos a dar hasta la ultima gota de sangre". Por eso, que se hablara justo en ese momento -el de la guerra de Vietnam- de vampiros en La Habana resultaba chocante para algunos representantes de la politica oficial.

Comentarios

  1. En las películas infantiles de Disney siempre hay un personaje que le ocurre una desgracia: o se le muere la mamá, o el papá, o se pierde... dicen que es para fomentar el espíritu de lucha y superación en los niños, con ejemplos de situaciones que pueden ser muy duras, pero también reales.
    A pesar de que hay algunos "zombis" entre los vivitos, yo creo que más bien están orientados hacia tu teoria, para que se acostumbren a la sociedad multicultural.
    Un tema para hablar largo y tendido, el de la programación infantil.
    Un besito a los dos!

    ResponderEliminar
  2. Pero el mejor sin discusión es Pepe, el Vampiro de La Habana, cuyo propósito es quedarse en el corazón de los cubanos para siempre jamás!
    Oye, el de la Trompetica, mañana se trabaja!!!!
    Besitos y ya pensaré en tus reflexiones sobre los mass media.

    ResponderEliminar
  3. Sonia: Eso mismo es lo que pienso yo, aunque G me haya aclarado muy bien porque no puede hablarse de cultura en el caso de los zombies y vampiros... Y tienes razon, la programacion infantil es un poquitin rara a veces!
    besos!

    Silvita: Ya somos dos que pensamos lo mismo! Como Pepe no creo que haya otro vampiro tan carismatico. Es inolvidable!
    (¿Te acuerdas de: "Vendo enanitos verdes"? jajaja)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Claro que me acuerdo de los famosos enanitos... mis amigos y yo todavía usamos esa frase como "contraseña". Tocan a la puerta, pregunto "Quién es?" Y ahí reconozco la voz de Migue, por ejemplo, que dice: "Vendo enanitos verdes!"

    Un día se me olvidó el código para abrir la puerta de la entrada de su casa, en los bajos, y para no andar gritando desde la acera -tan cubana yo- le mandé un sms:
    "Migue, estoy aquí abajo. A cuánto el enanito?"
    "A 18.95 coronas" fue la respuesta.
    Y subí.

    ----------------------------------

    Por cierto: las historias de amor con criaturas no humanas son muy comunes en todas las culturas. Unicornios y doncellas, guerreros y diosas, marinos y sirenas, etc... El amor es entrar en una identidad diferente, conocer su complejidad. Mientras más distinta, más fascinante...mejor es la historia para el que la escucha, para el que la cuenta. Es "otra vuelta de tuerca". Y el riesgo de cruzar las fronteras de lo conocido, de exponerse a otros poderes, peligros, raptos, ahogos, mordidas de eternidad, siempre está presente en estos mitos. Ir más allá de la diferencia en el amor, conocer lo desconocido parece entonces ser una profunda necesidad humana, o no?
    Interesante polémica!
    Besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario