miércoles, 14 de abril de 2010

De Facebook a mis pesadillas.

Anoche tuve un sueño, bueno, una pesadilla. 
Soñe que en facebook habia encontrado a muchos codiscipulos mios de la escuela primaria, y entre todos habiamos acordado irnos a hacer una gran fiesta en el yate de uno de ellos. El reencuentro seria hermoso, sin duda. Nos pondriamos todos al tanto de la vida de los otros; pediriamos detalles de sus relaciones pasadas o presentes; exigiriamos satisfacer nuestra curiosidad con cada uno de sus exitos y fracasos en todos estos años (mas de 20 ya) sin habernos visto... Es decir, dariamos rienda suelta a nuestra inclinacion natural hacia el chisme infructuoso (¿habra alguno que no lo sea?).
Pues bien, llego el dia del ansiado reencuentro y estando todos, cerveza en mano y sonrisas al viento, a bordo del yate en pleno puerto de una tierra extraña llena de hielo y nieve por doquier, alguien da la voz de alarma: un oso grande y peludo estaba intentando entrar en el yate. Para evitarlo, el dueño propone salir un poco al mar y asi lo hacemos. Pero el mar estaba bastante picado y en medio del bamboleo de la embarcacion vemos horrorizados no a uno sino a dos osos enormes nadando al lado nuestro, luchando por subir a una parte de la cubierta que se inclinaba peligrosamente hacia el agua. 
Varios de los muchachos salen corriendo hacia alli para intentar hacer algo. Una ola golpea la embarcacion y uno de ellos cae al agua... Antes de que podamos hacer nada para rescatarle, una enorme fauce (como de un tiburon) engulle la mitad de su cuerpo y lo arrastra bajo la superficie. 
El mar se calma entonces repentinamente y regresamos al puerto. Para cuando salimos del yate, ninguno de los presentes se acordaba ya del desafortunado compañero perdido en el oceano. Ni uno solo lo menciono. Ni siquiera uno miro con tristeza hacia el agua... Ni uno. Tal parecia que no habia pasado nada.

Y yo me desperte preguntandome de que valen ese tipo de reencuentros, tanto reales como virtuales (o incluso oniricos), con gente que uno conocio hace tantos años atras y de los que, en realidad, no sabemos nada... ¿En que tipo de persona se han convertido?

2 comentarios:

  1. Lo tuyo suena a una metáfora de la existencia en donde pareciera tratarse de seguir adelante,sin mirar a los que van quedando atrás devorados por el sistema...

    ResponderEliminar
  2. Gracias mil por tu preocupación, tus palabras son un gran aliciente para seguir adelante aunque cueste mucho trabajo.


    Besos Pelusina, saludos a G.

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)