Un ser humano.

El señor, ya entrado en años, movia su gruesa humanidad enfundada en su uniforme con una agilidad envidiable. Iba de un lado a otro del departamento y revisaba cada una de las lamparas; comprobaba el buen funcionamiento de la calefaccion; limpiaba los filtros; se cercioraba de que los apliques no estuvieran flojos; tomaba la lectura del contador de electricidad y me aconsejaba adonde debia dirigirme en cualquier caso de averia... Todo esto sin borrar la sonrisa de su rostro y contandome, al verme alimentar a los gatos, que el tambien les daba las sobras de sus comidas "porque, a fin de cuentas, ellos tambien son criaturitas de Dios". En menos de cinco minutos ya habia terminado todo su trabajo y estaba llamado en la puerta vecina.
¡Que satisfaccion ver como aun quedan personas sensibles, responsables y eficientes, que aman su trabajo!

Comentarios

  1. hola pelusa, me alegro que te hayas levantado tan bien y con tanta alegria, que lo veas todo tan maravilloso(como lo es en realidad), cuando uno tiene uno de esos dias es la bomba, que lo disfrutes, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pasa que estamos inmersos en nuestro propio munod que poco nos fijamos en los demás.



    Besos Pelusa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario