Del fin del invierno o Nostalgia blanca.

Se está terminando el invierno. Casi todos los días amanece el cielo muy limpio y el brillante sol inunda con sus rayos nuestra casa. Ya no necesitamos usar la calefacción, salvo en algunas noches especialmente frías. Afuera los gatos buscan la sombra –cuando hasta hace poco se sentaban gustosos doquiera que hubiera un rayito de sol- y se comienzan a ver los primeros insectos, las primeras moscas para ser mas exactos. Los árboles reverdecen y aquí o allá se ven algunas flores que no han podido quedarse encerradas en sus botones mucho más. Los pajaritos cantan a nuestro alrededor. El petirrojo que no veíamos hace meses ha vuelto a posarse en su rama preferida todas las mañanas… En fin que, a juzgar por este paisaje idílico que acabo de retratarles, puede decirse que la primavera ya esta aquí.
Sin embargo, en los informes del tiempo de la tele avisan cada día de grandes nevadas, fuertes lluvias y continuas olas de frío glacial en toda la península ibérica. Las imágenes nos muestran una España con la nieve casi hasta las rodillas, caballos con los lomos cubiertos de nieve, carreteras bloqueadas por la nieve, ciudades sumidas en un caos vial ocasionado por las nevadas… Y en esta Barcelona bendita no se ha visto un solo copito en todo el invierno.
Bueno, seamos justos, en la cima de las lejanas montañas puedo ver de vez en cuando un blanco gorrito, pero lo que se dice NEVAR aquí no ha ocurrido ni una vez. ¡Con lo que a mi me gusta la nieve!
No logro entender cuál es la discriminación con este trocito de tierra en el que me ha tocado vivir. ¿O será conmigo?

Comentarios

  1. Pues verás... acá en la esmogópolis, el clima no se pone de acuerdo consigo mismo. En los últimos días hemos tenido lluvia, sol, viento frío, cielo despejado... a veces, todo en el mismo día. Las consecuencias para la salud son de imaginarse.

    Leer de tus anhelos por la nieve me ha dado un escalofrío... así que iré por una taza de brebaje caliente. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pelusa

    Yo también amo el frío (el poco que suele haber por estas tierras) y sobre todo, añoro los Alpes totalmente blanqueados por la nieve, cuya magia, disfrutada in situ unos años atrás, no he podio olvidar.

    Un beso, con clima incierto

    ResponderEliminar
  3. Es que la nieve no quiere que pases frío.


    Besos Pelusina.

    ResponderEliminar
  4. Ivanius:
    Ya, entiendo, pero igual esa tacita de brebaje caliente (para ti cafe, para mi chocolate quizas?) sabe mejor viendo caer pelusitas blancas del cielo (porque eso fue lo que me parecieron los copos de nieve la primera vez que los vi, jej)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Marichuy:

    Eso precisamente fue lo que me paso a mi. De no ver la nieve nunca (imaginate, toda mi vida entre Cuba y Mex, DF) pase a tener un invierno en Japon blanquito y nevadito hasta por gusto... Fue un solo invierno, pero con eso basto. Me enamore! Y ahora no me imagino viviendo mucho tiempo en un lugar donde no pueda verla ni de lejos.
    Ojala el clima mejore por alla, aunque tengan que esperar a semana santa, cuando la ciudad se vacie y el smog disminuya un poco.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Mi Malque:

    Ella huye de mi, porque no mas tuvimos una sola oportunidad de encontrarnos y aun no nos conocemos bien, pero yo la añoro como si la hubiera conocido de toda la vida!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Yo nomás conozco la nieve que venden en los helados... *carcajada*. Sin embargo, es un pendiente y hace poquísimos días, amanecimos acá con los volcanes, el Ajusco y zonas aledañas, todos nevados y confieso que lo disfruté aunque existan otros que estén padeciendo los cambios de clima loquísimos. ¡Feliz primavera, Pelusilla!

    ResponderEliminar
  8. Ay, Palomita! Me hiciste recordar el Ajusco! Yo vivia en Las Aguilas y lo tenia frente a mi ventana... Te imaginaras que banquetazo de vista tenia todas las mañanas! En dias buenos -es decir, sin tanto smog- alcanzaba a ver los volcanes tambien... Nostalgia!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario