martes, 19 de enero de 2010

Un día, dos gatos…

Suponíamos que después de quince días de ausencia tendría que haber pasado el Gatocalipsis (entiéndase por esto el Hologatuo o el fin de todos los gatos), pero encontrar al regresar que nuestros felinogreses seguían vivos y continuaban viniendo a recibir la Eugatistía ha resultado verdaderamente gatificante.
¡Alemaulla!



Gus-gato Pita

7 comentarios:

  1. El fin de todos los gatos!
    Ja ja

    ResponderEliminar
  2. Pelusita

    Me confieso amante de los gatos. Muero por tener un gato cartujo de pelo azul acerado.

    Saludos gatunos

    ResponderEliminar
  3. Gus-gato Pita me pide agradecerles todos los comentarios, que nos hemos divertido mucho con todos!
    Y a Marichhuy: que a nosotros tambien nos gustan los cartujos, como no!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Para no romper el encanto gatuno del post: los felinogreses son francamente, gatofieles... ¡engatobuena y miau!

    ResponderEliminar
  5. Yo amo a los gatos

    toda mi vida he tenido y han formado parte de mi historia

    pero en este momento estoy triste proque se me perdió uno

    me queda la esperanza de pensar que disfruta su libertad y es feliz en sus andanzas.

    Besos

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)