miércoles, 20 de enero de 2010

Tramposa habitual.

No es que el deseo sea errado, es que la percepción es limitada.
Jiddu Khrishnamurti.



Hay días en los que, cuando llega la hora de levantarme y hacer mi práctica matinal de yoga, lo primero que pienso es: “Aun estoy cansada. Hoy no haré mas que los estiramientos y me regreso a la cama un rato”.
Pero luego, hago los estiramientos y me digo: “Bueno, unas pocas asanas no pueden hacerme daño. Haré solo las que son de pie”.
Y cuando voy llegando al final de estas, razono: “Si ya solo me quedan cinco o seis posturas en el suelo… ¿Por qué no hacerlas?”.
Y así, hasta que completo, al fin, mi práctica.

Es que la mente es un fenómeno bien curioso: está en proceso de cambio constante. La mente poco oxigenada acabadita de despertar es perezosa, y si uno se deja llevar por ella al final no hace nada. Pero no más hace el cuerpo entrar en movimiento, ella se va desperezando y comienza a disfrutar de las bondades del ejercicio. Al final, tanto ella como yo salimos beneficiadas.

Lo difícil viene cuando ella usa argumentos más persuasivos que los míos.

6 comentarios:

  1. eso me ocurre mucho, siempre pongo el despertador para cinco minutos, cinco minutos mas, y así, pero también me ocurre que cuando me levanto al primer ring, me da tiempo hasta de recoger la colada que dejé tendida por la noche, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo de este asunto no me gustaría opinar, Pelusilla. No me gusta levantarme temprano, es algo que me ha pesado toda la vida, pero me encanta trasnochar... llevo vida de corista *carcajada*. El ejercicio siempre viene bien y para empezar el día, mejor... no haga caso de su mente que quiere convencerla con argumentos (a veces de peso, otras no), simplemente, ¡ignórela! Dejo un beso bien grande.

    ResponderEliminar
  3. Noooo, a mi nunca me ha costado trabajo levantarme temprano, toda la vida lo he hecho, más bien es costumbre pero no me cuesta trabajo.


    Siempre me levanto muy fresca como una lechuga.


    Saludos Pelusina.

    ResponderEliminar
  4. Margarita mia:

    Tienes razon. Asi nos pasa a todos, y luego, el dia que lo logramos, nos preguntamos porque no lo hacemos siempre...
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Palomita:

    No te creas, que mi 'mañana' no es muy tempranera que digamos, aunque no llego a vivir como corista...
    Ya me he acostumbrado a pensar como mañana la hora de levantarme, sea la que sea... A fin de cuentas, ahi es cuando empieza mi dia.
    Un abrazo mañanero!

    ResponderEliminar
  6. Ay Malque!
    Que envidia!
    Yo soy remolona de toda la vida. me quedo en la cama dando vueltas hasta que ya no me queda mas remedio que levantarme...
    Quien fuera como tu!
    Besos

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)