¿Circulo vicioso?

El futuro es lo que somos ahora.
Si no hacemos algo ahora, mañana seremos exactamente lo mismo.
Jiddu Krishnamurti.

Hace un tiempo estamos viendo una serie televisiva española muy divertida. Se titula “Aquí no hay quien viva” (diganme que no les he hablado antes de esto, por fa...) y, aunque no es de nueva factura, para nosotros si que lo es.
En un principio nos servia para acostumbrar nuestro oído a esta otra forma –quizás la ‘más’ correcta- de pronunciar el español y para aprender el significado de muchas expresiones populares que de otro modo hubieran quedado fuera de nuestro alcance; y además, nos resultaba muy interesante por ser un análisis bastante crítico y hasta mordaz a veces (sin perder nunca la picardía) de esta sociedad desde adentro, vista por ellos mismos.
No falta ningún personaje en la comunidad de vecinos retratada en la serie: están las típicas viejas chismosas, los gays, las lesbianas, el político corrupto, la ‘mística’, el evasor de impuestos, la conservadora, las treintañeras fracasadas, los ‘pijos’ (niños ricos), el viejo charlatán… en fin, todos. Y, como en toda buena comedia, no podían faltar los otros, si bien no españoles, que han llegado a ser parte importante del folclor popular: los africanos, los gitanos rumanos, los indocumentados… y los cubanos. ¡Si! ¡También hay un cubano en la serie!
El descubrimiento para mi fue interesantísimo. En primer lugar porque era la oportunidad de ver cuál es la imagen que tienen los españoles de mis compatriotas, y resultó ser muy curiosa: el cubano de la serie es un muchacho guapo, con tres carreras universitarias, defensor de los derechos humanos y luchador activo por la protección del medio ambiente, con un discurso abundante y bien fundamentado, sin un céntimo en el bolsillo, comelón y buen amante (aunque no llegue a cumplir las expectativas del inagotable latin-lover). En segundo lugar porque me hizo acordarme del clásico teatro vernáculo cubano (al que llamamos teatro bufo), donde los personajes principales siempre fueron la mulata, el negrito Chicharito, el gallego Sopeira y el chino entre otros.
Este cubano actual en medio de una comedia española es la representación de un ciclo que se ha cerrado, como si la espiral de la vida hubiera dado una vuelta completa y estuviéramos ahora en el mismo punto que hace un siglo, solo que en un nivel diferente. La pregunta es: ¿Qué podremos aprender de esto?

Comentarios

  1. Cassiopeia:

    Evolucionamos? Tu crees???

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. No conozco la serie pero ya me has despertado el gusanillo de la curiosidad, a ver si logro pescarla por algún sitio. Y me pregunto, Pelusilla, si es que hay algo que de verdad, tienes aprender... un besote.

    ResponderEliminar
  3. Si, mi Paloma... Hay mucho que aprender aun!
    Otro para ti!
    En Mex un amigo me dijo que el veia la serie... no se donde...

    ResponderEliminar
  4. Pelusilla: creo que no me dí a entender bien... no es que me refiriese a que no hubiese nada que aprender, sino a que no creo que se deba ver como una obligación (TIENE), más bien, en el camino se antoja aprender algo... espero haberme explicado mejor ahora. ¡Ajá! Buscaré la serie, gracias hermosa, como siempre, besitos.

    ResponderEliminar
  5. Ah! Pos ya me extrañaba a mi...
    Ahora quedo clarisisisimo!

    Besos Palomita!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario