El regreso de la Pelusa

En estos días en los que no me he dado el tiempo para seguir publicando en este Diario he aprendido varias cosas:


1. Hay tentaciones tan fuertes que pueden hacerte abandonar el resto de tu vida…
2. Una capricornio debe estar siempre alerta ante estas tentaciones ya que pueden estar escondidas en cualquiera de sus muchos intereses, dispuestas a apresarte al menor descuido y no soltarte en un buen tiempo.
3. Se puede trabajar hasta el agotamiento y mas allá, sobre todo si lo estas haciendo con mucho gusto.
4. El sol brilla mas –es cierto- si lo hace para alumbrar la belleza nacida de tus propias manos que va ocupando todos los espacios a tu alrededor.

No obstante, he logrado sacar una última enseñanza de todo esto:


5. La vida es más plena cuanto más integral y completa.

Por eso he vuelto, porque les extraño, a ustedes y a este sitio. No puedo prometer estar a diario, como antes, pero si lo mas frecuentemente que me sea posible, asi, sin compromisos, solo por el placer de compartir...

¡Feliz Diciembre a todos!




Comentarios

  1. Más bienvenida, no por hacerse esperar, sino por llegar y estar, decía mi abuelo.

    Besos inesperados ;-)

    ResponderEliminar
  2. Pelusita

    Para seguir en sintonía con los versos, decía Octavio Paz que

    “Vivir es también pensar y, a veces, atravesar esa frontera en la que sentir y pensar se funden: la poesía”

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues ahí va otro de Roberto Sapriza:

    "El trabajo hecho con gusto y con amor, siempre es una creación original y única".

    Gracias por compartir tus fantásticas creaciones!!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. cuanta razón tienes, muy bonita la postal del reno, feliz diciembre para ti también, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida Pelusin, ¿te habías ido?...jejeje

    ResponderEliminar
  6. Bueno.... uno va y viene, acasoi el blog es una obligación ?
    solo que a veces esta rara forma de contactos afectivos nos hace falta ..

    gracias por la postalita y los buenos deseos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Mi Pelusilla querida: una cosa es la disciplina para mantener un espacio y otra, es hacer las cosas por obligación. El hacer aquello que nos gusta nos hace privilegiados aunque no tengamos el tiempo para hacerlo todo, por eso hay que encontrar las maneras de dosificar y de encauzar energías a una u otra cosa según lo que nos apremia el corazón y nos permite la conciencia. O al menos, eso es lo que yo he sacado en este tiempo de ausencia, que no voluntaria... Tú tranquila, que arrieros somos y en el camino andamos. Gracias por el reno y vayan muchos besos para allá.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario