Lecturas

Proyecto 365, dia 223

La verdad es que hace unos días vengo teniendo una relación rarita con el blog. Tengo mucho que contar pero – y en parte es culpa de no haberme sabido dar el tiempo suficiente – no he encontrado la forma de hacerlo. Aquí va un intento, por lo menos de la parte literaria.

Comencé y terminé de leer El filo de la navaja, de W. Somerset Maugham. Excelente pluma la de este autor que se me revela mucho más profundo de lo que creí antes de leerlo. Es un texto fluido y relativamente fácil de leer, lleno de personajes muy reales e interesantes análisis de la psicología humana alternados con admirables descripciones de la cotidianidad en lugares tan diferentes del globo como Estados Unidos, Francia, Inglaterra o la India. Sin embargo, lo que me atrapó desde el primer momento fue el hecho de encontrar mi propio retrato en sus páginas: me vi reflejada en Larry, el protagonista, y su búsqueda espiritual. Esta lectura me hizo revivir mi propia búsqueda y hasta compararla con la narrada en el libro y encontrar más de una semejanza y algunas diferencias clarificadoras. Es, en resumen, de esos libros que uno debería tener de cabecera para consultarlo cuando surjan dudas en el camino.


Y como tengo –y estoy refeliz por ello- algunas buenas obras en mi escritorio esperando ser leídas, en cuanto cerré el libro de Maugham abrí uno de Stendhal: La Cartuja de Parma. Primero pensé que me costaría trabajo adentrarme en un nuevo mundo cuando aun las aguas de mi espíritu no habían logrado asentarse después del remolino provocado por Maugham, pero no puedo mas que reconocer que estaba completamente equivocada: en menos de cinco minutos – no exagero – Stendhal había logrado halarme hasta el mismo centro de su creación. Pasé de página en página y de capítulo en capítulo maravillándome con la claridad de mis visiones, como si de una película se tratase: así pude vivir la batalla de Waterloo y ver pasar al galope a Napoleón apenas a unos metros de mí; asistir a algún concierto en la Scala de Milán; ser invitada de honor a las animadas tertulias de la duquesa Sanseverina y hasta discutir con el príncipe de Parma los proyectos de nuevas leyes… Pero, sobre todo, me fue permitido meterme en la piel de un enamoradizo italiano y vivir toda la pasión y el dolor del amor al fin alojado en el alma de Fabricio del Dongo.

Ayer terminé con un gusto tremendo este libro y, venciendo mis impulsos, decidí darle a mis sentimientos unas horas de descanso. Juro que no comenzare otro hasta hoy en la noche…

Comentarios

  1. Esos son dos libros que no pondría en mi lista de no ser por la recomendación que haces de ellos. Especialmente Stendhal, a quien intentaron obligarme a leer hace años sólo con el argumento de la "cultura". El del filo de la navaja suena prometedor, ya desprovisto de su aura de consagrado. Yo estoy por iniciar la lectura de un hallazgo que espero no me defraude. Ya lo comentaremos. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Pelusita

    "El filo de la navaja", creo que lo lei hace mil años, ya casi no me acuerdo de nada, ups. Pero de Stendhal sí que tengo más vívidos recuerdos; más que de "La cartuja de Parma", por "Rojo y Negro" (amadísimo Julien Sorel).

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Wowww ambos libros se me hacen en verdad interesantes, y como los describes se me antojan mucho más, vere el modo de rastrearlos para poder leerlos....gracias por darnoslos a conocer

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Yo, como Marichuy, tengo vencido "Rojo y Negro", pero no la cartuja, con semejante recomendación voy a hincarle el diente. Ay, Pelusita! Me emociona tu capacidad y envidio tu calidad de tiempo!! =(
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Me uno al clamor de que habrá que poner ambos textos en la lista de imperdibles... Rojo y negro me encanta y con Henry James (que me gusta mucho también) has dado todo un giro, Pelusilla. Envidio el tiempo que puedes dedicarle a la lectura y al blog, yo quiero ser como tú cuando sea grande. Besos al filo de la medianoche.

    ResponderEliminar
  6. yo también envidio tu tiempo, Pelusa...
    Los dos libros tienen muy buena pinta!! Gracias por tus buenos consejos literarios, en cuanto termine La Catedral del Mar, los seguiré.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Antes de comenzar a responder, quiero pedirles disculpas por no responder con frecuencia sus comentarios aquí y por no poder pasar mucho por sus blogs. Tengo mil y un problemas con la computadora y no me permite hacer mas de lo que hago. Espero que mejore pronto.

    Ivanius:

    ¿Recuerdas que este año decidi leer clasicos? Pues antes de irme a la biblio trato de buscar en Internet (generalmente en wikipedia) alguna reseña sobre los libros, y solo después los traigo a casa.
    Para ti, creo que estaria mejor El filo de la Navaja, aunque este libro de Stendhal tiene un poco de caballeresco también, y esto me imagino que te gustara.
    Suerte con tu lectura!
    _____
    Marichuy:

    Pues ya ves por que caminos ando en estos tiempos.
    El rojo y el negro esta aquí a mi lado escuchando la conversación, pero decidi comenzar por la Cartuja por una opinión “autorizada” que decia que en este “se refleja, quizas como en ninguna (otra obra), el gozo existencial, el espiritu privilegiado, disponible, generoso y abierto de su autor…” Con esta recomendación no me quedaron dudas…
    Un beso
    _____
    Claudette:

    Yo los encontre en la biblioteca publica cerca de casa, pero creo que en Internet estan en alguna parte –al menos el primero seguro esta en ingles. Que los disfrutes!
    Saludos!
    _____
    Marita:

    Rojo y negro esta en cola, después de Retrato de una dama… Ya les contare que tal me parece.
    No te creas, tener tanto tiempo disponible para leer empieza a pesarme un poco.
    Besos!
    _____
    Ay, Palomita!

    James me ha sorprendido. Es increíble que sea contemporaneo de Stendhal… Pero ya publicare algo sobre este libro fascinante mas adelante, cuando logre soltarme un poco de sus paginas, ;)
    No me envidies. Esto de tener tanto tiempo libre me hace sentirme también inútil.
    Un abrazo, Paloma
    _____
    Sonia:

    Los libros los consigues en las bibliotecas publicas, supongo que tengas una cerca. Asi fue como yo los encontre.
    La catedral del mar se me antoja muchisimo. Ya vez que el original, la de la ciutat vella, me fascina y no puedo dejar de visitarla al menos por unos minutos cuando voy a Bcn.
    Hace poco vi una entrevista con su autor sobre el ultimo de sus libros, y me parece que deben ser ambos muy interesantes. Se me antojan, pero como anda mi presupuesto, hasta que no lleguen a las bibliotecas no creo que los lea… Me imagino que tengan algo en comun con Zafon, y a este lo lei cuando estaba en Mex con mucho gusto!
    Me alegra que pases por aca, y que tu niña tenga en planes tocar la dulzaina. A mi me hubiera gustado muchisimo.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario