sábado, 12 de septiembre de 2009

Anécdota de super.

Proyecto 365, día 213


-Son 9 eurillos con 55 céntimos- me anuncia la señora de la caja.
-Aquí tiene- le alargo la tarjeta de crédito junto con una identificación y comienzo a guardar los productos en una bolsa. La mujer me mira, baja la vista hasta la identificación y vuelve a mirarme.
-¿Hay algún problema?- me asusto un poco. Aun no me acostumbro a este sistema del dinero plástico.
-No, supongo…-me responde, indecisa, y vuelve a mirarnos al documento y a mí alternativamente.
-Es la identificación de mi esposo- le aclaro-. La cuenta es de los dos, pero la tarjeta solo tiene su nombre…
-¡Ya veo!- estalla la señora en una carcajada – Ya me decía yo que no te parecías mucho a la foto. Creí que… Pensé que te habías cambiado de… La verdad es que hubiera sido un cambio muy bien hecho… Vaya, ¡es que con tantos cambios que hay últimamente una ya ni sabe ante qué se encuentra!
Salgo del super con una sonrisa helada en los labios sin atreverme ni a mirar mi reflejo en los cristales a mi lado.

13 comentarios:

  1. Jajajajajaj en efecto la diversidad sexual hoy en día es tan compleja que en más de una ocasión aun no alcanzamos a comprender,pero bueno aclarado el punto, creo que la sra. de la caja quedo en paz sus angustias

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Otra de las consecuencias de la "corrección política" es que ese afán sustituye a veces al sentido común. De otro modo, simplemente habría dicho: "Creo que esta no es su identificación", y tú habrías respondido como lo hiciste.

    Ahora, mírate al espejo y sonríe. Yo lo estoy haciendo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay! Pelusita, jamás tendría duda de que eres mujer.


    ...nche señora peneque,jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Jaja! Qué confusión! Pobre señora, no es fácil saber quién es quien. O quién fue quién. O quién será quién.
    Menos mal que igual pudiste pagar, porque si fuera en otro espaciotiempo, y en vez de la identificación te hubieran pedido el carneidentidá... no quiero ni pensar lo que hubiera pasad.

    ResponderEliminar
  5. HAHAHAHA

    ay pelusa, me has arrancado una sonora carcajada.

    HAHAHAHAHA

    Gracias.

    Xhaludos

    ResponderEliminar
  6. Pues sip, el asunto es de dar risa por la señora. Las personas tienden a depositar cosas que traen encima de los otros, como creo que ha sido tu caso en el súper, y por quien sabe qué conexiones de su oscura cabeza, te fue a embarrar... no le creas nada, Pelusilla.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por visitarme y dejar tus palabras en mi blog; se bienvenida a el.
    Me gusta tu espacio; siempre he admirado el valor de contar la vida de uno, yo suelo ser reservado con lo mis cosas.
    Un placer conocerte y visitarte, hasta pronto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. jajajajaj, ah, eso es lo que pasa alla en europa? changos... no te preocupes, bueno al menos yo acabo de checar tus fotos y si pareces mujer =)

    oooppsss...

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajajajaj! Jajajajajaja! Si eso hubiera sido así... el cirujano era el hijo de Dios!!! ajajajajajajajajajajajaj, perdón, ya... ya... JAJAJAJAJAJAJAJA!!!! Es que le refrente visual es muy fuerte!!! Jajajajajajajajajaja. Gracias por el buen rato, Pelusita.

    ResponderEliminar
  10. La sonrisa del domingo es responsabilidad tuya... Es que hay que ver, que algunas quedan tan perfectas que puede uno entrar en duda... pero la anécdota es fabulosa!

    Jaja un abrazo

    ResponderEliminar
  11. (Sobre el apartado 'Qué leo ahora') --- Hola, Pelusa. Soy nuevo y he llegado aquí a través del blog de eMi (AquíEstoyYo). Quería decir que El filo de la navaja es una de las pocas novelas que he releído, y casi la única que he releído 'con éxito', es decir, gustándome tanto, en este caso incluso más, que la primera vez que la leí. Ya no se hacen novelas así, ni de lejos. Otras dos novelas de Maugham que me gustan son 'The Moon and Sixpence' y 'On Human Bondage' que creo que hay una edición disponible ahora en castellano, no sé si titulada 'Servidumbre humana' o algo parecido. Si te gusta la que estás leyendo puedes probar con estas otras dos. ¡Que disfrutes!

    ResponderEliminar
  12. Claudette:
    Asi es. Ya uno no sabe a que atenerse…
    Saludos
    ______
    Ivanius:
    Eso de la “correccion politica” ha traido no pocos desmadres, para decirlo en tu argot… Ya les contare un dia.
    No te preocupes. Ya sonrio.
    Gracias
    _____
    Mi malque!
    Eso mismo pense yo!
    Jeje
    _____
    Silvita:
    No me imagino donde estaria ahora si la situación hubiera sido en ese otro espacio tiempo…
    _____
    Xhabira:
    Me alegro, risa es salud!
    Se te extraña por aca!
    _____
    Palomita:
    Si, asi es. Ya una vez habia hablado de cómo vemos en los otros lo que llevamos dentro. Tienes razon. Por suerte, fue suciedad de la que se quieta pronto.
    ______
    J. Carlos:
    Me alegra tu visita. Has llegado en dia de risas por aca.
    Hablar de uno no siempre es facil, pero es muy bueno como ayuda para conocerse mejor. Claro, que lo que digo aquí es una milesima parte de lo que soy, o eso creo!
    Saludos!
    _____
    Morinakemi:
    Gracias por el piropo.
    _____
    Marita:
    Te aseguro que no es surrealismo!
    (Te acompaño en las risas)
    _____
    Potter:
    No dudo la perfeccion de los cirujanos hoy dia. Pero… ¿yo?
    Buen domingo y excelente semana para ti!
    _____
    Jaume:
    Bienvenido!
    Gracias por tu comentario. El libro me atrapo y justo ahora acabo de terminarlo y me encuentro con tu comentario… Interesante casualidad? Gracias por las recomendaciones!
    Ya me dare una vuelta por tus espacios con calma. Ya veo que son para pensar…

    ResponderEliminar
  13. Hola pelusa, te leo siempre, pero en el trabajo me bloquea muchos blogs, inclusive al anterior mio no puedo entrar desde mi trabajo.

    por cierto ya cambie de dirección por unos problemillas de censura que tuve con blogger, ahora estoy en:

    http://xhabyra001.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)