De como agenciarse un Hermano Mayor

Proyecto 365, dia 179


Hace unos días, mientras terminaba de leer “El Recurso del Método”, le escribía a un hermano recomendándole –imperiosamente- que debía leer a Carpentier sin falta: “Yo me he sentido como en casa entre sus páginas –le decía-. Una vez que te acostumbras a las larguísimas ideas, la abundancia de divagaciones entre comas y los párrafos que a veces ocupan capítulos enteros, el lenguaje que usa se te va haciendo cada vez mas conocido, como si lo recordaras, como si lo trajeras bajo la piel desde tiempos inmemoriales y solo ahora saliera a la superficie. Me siento orgullosa de que ese genio haya sido cubano como nosotros, aunque de educación mayormente rusa y francesa, y contemporáneo.”

No es un problema de nacionalidad –artificial diferencia- sino de cercanía, de saber al alcance de la mano a un hombre de su talla y no sentirlo allá lejos, tras muchos siglos y kilómetros, separados por lengua y cultura, inalcanzable, como me sucede con Dostoievski u otros grandes. Carpentier esta ahí, como el vecino de la puerta de al lado, compartiendo sus vivencias con nosotros, derrochando imaginación para divertirnos, emanando simpatía y erudición para maravillarnos, y todo sin dejar de ser un hombre tan de carne y hueso como yo. Es mi igual… solo que nació un poco antes.

_________________________

Y si, seguí leyendo a Carpentier, ahora sus cuentos –después de vencer mis propios prejuicios (que si prefiero leer novelas, que si los cuentos son un placer demasiado corto, que si me quedaré como en el aire suplicando por mas…)- y lejos de dejarme esa temida sensación de vacío en el pecho, como cuando te dan solo una probadita de un delicioso helado de pistacho, me soltaban llena y podía quedarme por horas inmersa en esos mundos insondables de apenas cuatro páginas…


Acabo de leer, sin temor a equivocarme, los mejores cuentos que alguna vez han pasado por mis ojos.

Comentarios

  1. Ya, ya se que fastidio mucho con Carpentier pero, ¿que le voy a hacer? Estoy fascinada...

    ResponderEliminar
  2. Ajajaj si Pelusita, estas hace mucho hablando de Alejo Carpentier, creo q le dare una mirada... Damn! pero aun estoy con libros retrasados y mas encima ayer comencé a re-leer "La Tregua"

    ResponderEliminar
  3. Pelusita

    No he leido Los Cuentos de Carpentier; tache en mi historial.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No nos fastidias, Pelusilla, nos da envidia no poder seguir tu paso, que no es la misma. Me encanta la pasión que derrochas por Carpentier, porque se siente y se contagia. No he leido sus cuentos, pero los pongo en la interminable lista de lecturas pendientes, con alto nivel de prioridad. ¡Sigue disfrutando las lecturas! Hartos besos, que no desde el andén, jeje.

    ResponderEliminar
  5. Errata en segundo renglón: donde dice la misma, debe decir lo mismo. Lo siento.

    ResponderEliminar
  6. Bah, tu no te preocupes por clavarte con un autor, yo soy un mega clavado con Jorge Luis Borges y mírame, ahora soy todo un campeón.

    De Alejo Carpentier no he leído nada, solo recuerdo a detalle su biografía (en la prepa tuve que hacer las biogs. de los "Grandes literatos latinoamericanos") y pos obvio, el que sea cubano influye mucho en tu gusto, pero más que cubano lo veo como "caribeño-latinoamericano-universal", basta recordar que en "El Reino de este Mundo" se desarrolla en Haití, país caribeño muy distinto a Cuba...

    tengo muchos libros en mi lista de espera, pero leeré a Carpentier, lo juro!

    ResponderEliminar
  7. Hombre mirando al SO:

    "La Tregua"?? Ya tengo tarea.
    _________________
    Marichuy:

    Ya sabes, recomendados 100%
    _________________
    Paloma:

    En realidad son los mejores cuentos que he leido (claro que aun no leo a Borges) hasta ahora.
    Prioridad 1!!
    Besos
    ___________________
    Morinakemi:

    Borges esta en mi lista y espero caerle bien pronto. Nunca he leido nada de el, pero ya tengo deseos.
    De Carpentier, es cierto que es mas que cubano, es universal... tienes razon. De lo que he leido de el, poco esta ambientado en Cuba propiamente, aunque tenga a veces anecdotas cubanas insertadas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Sí, eres muy fastidiosa. :P

    Pero Carpentier lo vale. Creo recordar (aunque hace mucho que lo leí) que me divirtió mucho.

    Paréntesis: "La tregua", de Benedetti, es un gran libro; me gustó más "La borra del café", también de él. Ambos los leí casi al mismo tiempo, aunque recuerdo mucho mejor a los personajes (y algún diálogo) de la tregua.

    ResponderEliminar
  9. Ivanius:

    A mi me fascino... para que mas!
    Espero darles un descansito, tanto a Carpentier como a ustedes... Ya ando por otros mundos.
    Anotadas las recomendaciones.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Pelusilla querida: te cuento que a mí Borges me creó siempre problemas de abordaje, porque me perdía al segundo de empezar a leerlo y eso me causaba malestar, así que botaba los cuentos. Hace pocos meses, tuve que hincarle el diente a Ficciones y resolví avanzar cómo pudiese. Y ¿qué crees? Me fascinó, me encantó y logré entender que antes, no estaba preparada para leerlo. Ya te envío algo que hice al respecto para abrir boca... jeje, besos mil.

    ResponderEliminar
  11. Palomita:

    Eso mismo me pasa a mi con Lezama. Pero aun no me decido a intentarlo de nuevo. En mi pais, se ha creado como un circulo elitista de "los que entienden a Lezama", porque al ser su prosa dificil los que logran entrarle se consideran superiores de alguna forma a los demas. Decir que no lo entiendes es casi una verguenza... que a mi nunca me ha afectado, la verdad. Yo no lo entiendo y punto. A lo mejor no lo lei en el momento adecuado, o a lo mejor su prosa no tiene mucho ver conmigo... En fin, que no hay que leer lo que te dicen sino lo que te late, verdad?
    Ya te contare que tal me va con Borges.
    Besitos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario