De los pretextos que surgen cuando de placeres se habla (INVITACION)

Proyecto 365, dia 182

Leer a Martí siempre ha sido una de mis tareas pendientes. A pesar de haber disfrutado tanto en mi infancia con los textos de La Edad de Oro –regalo de mi padrino, hombre sabio, cuando cumplí 7 años- y de haber admirado en algún que otro artículo su talentosa pluma y su uso impecable del idioma, he leído bien poco de él. Sucede que cuando se es adolescente, se adolece precisamente de tolerancia y todo aquello que la escuela te obliga a leer se convierte en una tortura que queda olvidada una vez pasados los exámenes, y esa fue la triste suerte que corrieron la prosa de Martí y sus versos en mi historia personal.

Con el tiempo he aprendido lo fácil que es hablar bien o mal sobre la obra de otros, pero también he podido comprobar lo difícil que resulta pensar con nuestra propia cabeza y crear una obra sólida y duradera a partir de uno mismo. Así que, a poquitos, he ido retomando su lectura, dejándome fascinar por sus imágenes, por la claridad y originalidad de sus ideas y por la largueza de su visión que llega hasta nuestros días y se proyecta mas allá.

Surgió entonces la idea de hacer un blog para compartir con otros lo que leo y, en general, para ir compilando y archivando su obra y la de otros que han hablado alguna vez sobre él. Luego se me unió el Hombre del Campo con su energía siempre rebosante que por su parte ya había tenido su propio acercamiento a Martí durante años, y también María que ha logrado procesar creativamente de una forma muy hermosa su relación con la obra y el hombre detrás de ella. Sin ellos, a este proyecto le faltaría magia.

Hoy vengo a invitarlos a echar un vistazo a este espacio colectivo en tanto que personal, de buenas letras y temas inagotables, de pasados y presentes, de profundidades externas e internas.

Vengo, pues, a invitarlos a leer con calma, a degustar y repensar el mundo a través de estos textos, de lunes en lunes.

Vengo, en fin, a regalarles un pretexto para comenzar bien toda semana.


Comentarios

  1. *aplausos* Admiro tu capacidad de omnipresencia en tantas cosas. ¡Madre mía, Pelusilla, la de tarea que se me acumula! Prometo echarle un vistazo en cuanto tenga un respiro pero como siempre, es un placer estar invitada, besos.

    ResponderEliminar
  2. Ah! Palomita!
    En mi caso es un placer participar en este sitio. Mejor pretexto no podria encontrar para al fin leer a Marti.
    Regalo, Paloma, que no tarea...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Habrá que estar. Con Gabriela Mistral como pórtico, nada menos.

    Estaremos, pues. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vale Pelusilla, ¡qué de regalos se me juntan! *carcajada*

    ResponderEliminar
  5. Ivanius...
    Ahi te esperamos... ojala disfrutes... es el maximo objetivo.

    ____________
    Palomita:
    Pues... empieza por abrir el primero!
    jaja

    ResponderEliminar
  6. Pelusita: Voy de a poco. Siempre te acompaño y te aplaudo, aunque sea desde el silencio. ¿Cómo no leer a Martí que me ha enseñado tanto?
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario