sábado, 18 de julio de 2009

Proyecto 365, dia 163: ¿Caminamos?

La gente tiene formas muy diferentes de caminar y son muy interesante las conclusiones que se pueden sacar de una simple observación, incluso sin conocer a la persona y sin tener la mas mínima idea de psicología.
Hoy, por ejemplo, estuve observando a un par de muchachas –una china y una norteamericana- que iban caminando delante de mí. La china se apoyaba sobre todo en los talones para caminar, al punto de que tenía los zapatos completamente gastados en esa zona; caminaba completamente erguida y con gestos libres y delicados al andar. Ella se sentía evidentemente cómoda consigo misma. La norteamericana, por el contrario, caminaba como quien está siempre pensando en las musarañas sin prestarle mucha atención al mundo a su alrededor: no apoyaba apenas los talones en el suelo y cuando lo hacía era solamente un instante y esto la hacia rebotar hacia arriba como si tuviera un par de muelles en el talón de los zapatos; la cabeza la llevaba muy inclinada hacia delante y también los hombros; la mirada, fija en el piso todo el tiempo y los brazos inmóviles aferrados al asa de la bolsa que le colgaba del hombro.
Mi vecino de los altos camina poco y con paso de elefante, o por lo menos eso es lo que se escucha desde nuestro departamento. Nunca le he visto frente a frente pero podría asegurar que es un hombre corpulento, quizás un estudioso de esos que pasa los días entre libros, comiendo a menudo en el mismo escritorio, lo que le lleva a estar seguramente pasado de peso y a levantarse poco de su asiento, por eso cuando lo hace se desplaza con el paso cansado de un elefante. Su esposa, por otra parte, siempre va con tacones –incluso dentro de casa- aunque podría decir que no muy altos, y camina mucho, de un lado a otro del departamento, con pasitos cortos y ligeros como quien está siempre apurado, afanándose en muchas labores pero todas triviales.
La jefa de las muchachas de limpieza del edificio es una señora de unos 60 años, muy delgadita, siempre vestida de negro, con una sonrisa perenne en los labios y muy diligente y eficaz en la realización de sus tareas. Calza siempre mocasines cómodos y nunca se le escucha al caminar. Pero una de sus subalternas, una andaluza que pasa los 40, gruesa y de excelente humor cuando no está trabajando, va arrastrando sus zapatillas por todos los pasillos a su paso mientras empuja el carrito con sus implementos para limpiar.
Mi madre solía decirme que me parezco a una de mis tías para caminar, echando las caderas hacia delante y hundiendo el pecho. “Muestra tus armas de mujer!”- me insistía ella y yo nunca conseguí caminar y exhibirme al mismo tiempo. Con el tiempo, mi cuello se acostumbró a adelantarse un poco al resto del cuerpo y a bajar un tanto la cabeza aunque la mirada se mantenga hacia delante, en un gesto mas de apocamiento que de introspección. Aprendí a caminar con todo el pie, del talón a la punta y con bastante firmeza, de modo que tengo los puntos de apoyo bien marcados y endurecidos. A esto contribuyó sin dudas la práctica de artes marciales. Me encanta caminar descalza y de hecho, cuando llego a casa, dejo los zapatos a la entrada y sigo descalza o –si el suelo esta muy frío- con unas sandalias que uso solo para el hogar. En la calle, llevo casi siempre deportivos o flats (sin nada de tacón) de punto redondeada y cuando tengo que usar calzado alto y elegante porque la ocasión lo requiere, lo sufro hasta lo indecible: termino la noche siempre con los pies adoloridos y llenos de heridas… ¿Les dice todo esto algo de mí?
¿Cómo caminan ustedes?

12 comentarios:

  1. ay! Pelusa, yo caminaba siempre tan normal y tan tranquila quitada de la pena, cuando el médico me ha dicho que mi forma de caminar denuncia el hecho de que tengo EP, y ni cuenta me había dado.

    No muevo el brazo izquierdo, arrastro un poco el pie izquierdo también, camino con pasos presuros, siempre veo delante, porque me volví muy insegura para caminar.
    Y yo que iba tan feliz por la vida con mi forma de caminar... era mi sello...bah!.

    ResponderEliminar
  2. Ah! qué porte, digno de una reina... pero no de los Hongos eh?.

    ResponderEliminar
  3. Creo que camino seguro

    con pasos largos y fuertes

    será que me gusta caminar.

    Marichuy tiene, por cierto, un post interesante también sobre como camina la gente y lo que su andar dice de cada uno.

    Besos Pelusita.

    ResponderEliminar
  4. Mmmm... no sé... tu andar me recuerda al de un zombie. Bueno eso es lo que noto.

    Bonito vestido. Es chido hacerla de psicoloco de vez en cuando y fijarse en detalles tan (nimios) que nos señalan la personalidad de la gente.

    ResponderEliminar
  5. yo digo que camino todo jorobado poruqe es mas comodo para la espelda (a mi parecer) cuando camino deechito me duele la espalda luego XD estyo alreves

    ResponderEliminar
  6. y el caminado en las fotos pss no se, yo digo que parece como pasarela de modas. no se si sea bueno o malo pero parece pasarela

    ResponderEliminar
  7. Malque:

    Los medicos hablan mucho… Tu preguntale al Barry si le sigue gustando como caminas y ya me contaras!
    Gracias por el piropo, jeje
    Un beso, mi reina!

    _______________________
    Mau:

    Me alegro por ti. Eso habla del caballero que eres.
    Si, conozco el post de Marichuy. Lo lei hace un tiempo y me gusto mucho, pero no me pude reprimir el impulso de hablar de mi mas reciente observación… Porque lo cierto es que no se aprende nada realmente hasta que no lo entiendes por ti mismo, en tu propia experiencia.
    Un beso
    ________________________
    Morinakemi:

    Es que tu mismo andas muy zombie últimamente. En tu ultimo post tambien hablas de esto… Te aseguro que yo de zombie no tengo nada, estoy mas viva cada dia!
    Gracias por lo del vestido. Ligero y fresco. Ideal para el verano en casa.
    Y si, vale la pena tratar de entender a nuestros congeneres y a nosotros mismos a traves de ellos.
    Un saludo!
    __________________________
    Alex:

    Me parece que lo que te sucede es que tu espalda se acostumbro a andar toda jorobada… Has probado a hacer algo de ejercicios? Un poco de estiramientos en las espalderas de los gimnasios podrian obrar maravillas en tu esqueleto, creeme.
    Jeje, eso mismo decia yo cuando vi las fotos: “Yo, la super-modelo!”. Pero como la idea era poner fotos mias caminando, asi quedo. Trate de ser lo mas natural posible, pero supongo que eso es lo mismo que piensan las modelos, no se. Nunca me ha interesado ese mundo…
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. "La vecinita de enfrente
    buenamente se ha fijado
    como camina la gente
    cuando va para el mercado..."

    Cuando empecé a estudiar fisioterapia me dió por mirar a la gente y sus camiados: son más personales que las huellas digitales! Coincido contigo en que dicen mucho de nuestra personalidad, estados de ánimos, experiencias y vidas pasadas, jeje!
    Yo trato de rectificar un poco mi manera bípeda de dezplazarme porque tengo ya pequeñas preocupaciones en las rodillas: se me echan para atrás, como a muchas mujeres que caminan con la colita parada. Uso más los tibiales que los gemelos, lo que me trae problemas en las ciudades de mucha loma, y tengo los tobillos frágiles. Esto no es fácil. Por otra parte, me han salido buenos los pies, hasta ahora no me puedo quejar de la guaguita se San Fernando, siempre llega a tiempo y va para donde tú quieras.
    Estoy por jurar por la bolsa del canguro no volver a ponerme tacones jamás. Esos instrumentos de tortura! Total, si a la gente no le gustan mis zapatos, que miren pal cielo!
    Qué practicabas, karate?
    (Pura curiosidad)
    Besitos,
    s.

    ResponderEliminar
  9. A mi me han dicho muchas vece q camino como Jack Sparrow cuando ando tranquilo, con los brazos desparramados y parece q ando como saltando. Cuando me siento tenso o de mal humor, como q mis pisadas son mas fuertes y golpean con el talón... y entro mucho el estomago y saco pecho y levanto mucho el rostro...

    No se, como en todo en mi vida, y asumo q en la de muchos, mi estado de animo tiene mucho q ver

    ResponderEliminar
  10. alguna vez me puse a observar el caminar de la gente y muchos detalles que -como clichés y - son estandares para ciertas personas.

    por ejemplo el paso cansino de los elefantes aplicable para el tipo de personas como la que has descrito.

    y de tus fotos... buen o parece que estas modelando algo!!!

    ResponderEliminar
  11. Ejem!!! Además de creerme que camino con firmeza, no soy ligera, pues soy una mujer grande, así que mis pasos son ... "densos", eso si, apoyo más la punta que los talones. Pero ¿te cuento algo? Me caigo con mucha facilidad!!! hago unos numeros en la calle dignos d ecámara oculta. .. ¡Qué pena!

    ResponderEliminar
  12. Humm Humm (aclarando garganta)... Pelu, yo creo que camino muy despacio, nunca tengo afanes y cuando los tengo, me culpo por tenerlo pero no acelero ni un pooquito mi andar. Los zapatos se me gastan mucho a los lados por el borde externo del pie, lo cual indica que camino con los pies algo torcidos. Jejej

    Pero en general mi andar es elnto, mirando todo!. ahora tu andar fotografico es Genial Fuiiii fuiii (chiflido sexy)

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)