lunes, 6 de julio de 2009

Proyecto 365, dia 152: Lunes rojo sangre.

He estado toda la mañana buscando infructuosamente un libro de José Martí: Escenas extraordinarias. Yo lo tenía cuando era (mas) niña y lo leía, aunque no con mucha frecuencia. El libro me atemorizaba y por una simple razón: comenzaba con un artículo* en el que comparaba magistralmente el rojo de los lujosos vestidos, el rojo de los abanicos, el rojo de los velos, el rojo de las sonrisas de las hermosas mujeres y la roja sangre con que teñía la arena el animal que ellas, alegremente, veían morir entre aplausos. Martí, hombre provisto de la fibra más sensible que haya pisado esta tierra, no podía dejar de sentirse horrorizado ante tales espectáculos.

No recuerdo mucho mas del libro porque, aunque lo leí de punta a cabo varias veces, la impresión tan fuerte que me provocaba este artículo ha borrado todo otro recuerdo asociado a él. Sólo me queda la sensación casi dolorosa de estar ahogándome en mi propia sangre en un ambiente rojo que giraba a una gran velocidad en torno mío, plagado de risas y aplausos…

Y cómo no iba a recordarlo cuando ayer pude ver en las noticias el alegre comienzo de las festividades de San Fermín, esas celebraciones internacionalmente conocidas tan peligrosas como inhumanas, que no hacen más que manchar de sangre y barbarismo la imagen de todo posible desarrollo que se pueda apreciar en este país.

Si, estoy en contra de todo tipo de maltrato animal, sobre todo de aquel que se hace en público bajo la anuencia y el agrado de millones de “personas”. No estoy para nada de acuerdo con aquello de que las corridas son una tradición y de que las tradiciones hay que respetarlas… Hay que respetar algunas, si, pero no aquellas que –a fuerza de rebajarnos y deshumanizarnos- nos regresan al medioevo más brutal. Y me alegra saber que no soy la única que piensa así.

Desde que llegamos aquí hemos visto por las calles grupos de personas recogiendo firmas para pedir la prohibición de tal barbarie. “En ciertos lugares de España –nos aseguraban- ya lo hemos conseguido”. Ayer los vi nuevamente, manifestándose frente a las plazas de toros, llamando asesino al torero de moda y reclamando el cierre de estos lugares y el abandono de esta tradición.

Nuestras firmas forman parte orgullosa de las miles que han sido presentadas para este fin y totalmente ignoradas.

*El articulo en cuestion se titula “The Bull Fight”, publicado originalmente en inglés en el diario The Sun, NY, 1880.

16 comentarios:

  1. Uy, Pelusa... tema espinoso como pocos es éste.

    Yo recuerdo la primera vez que vi una corrida, tenía como seis o siete años y (por "mérito" de la edad) obtuve un lugar de privilegio, junto a la barrera, para presenciarlo todo.

    No lo he olvidado.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca he ido a una... por principios.

    ResponderEliminar
  3. Cuando pasan en la tele las corridas de toros y aparece un torero cogido por un toro, lo único que se me viene decir a la cabeza es: ¨se lo merece¨por qué atacar al toro, que no le está haciendo nada? y todavía hay gente que aplaude.

    Jamás he ido y jamás iré nunca a una corrida, es como dices... cuestión de principios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. MasQuerida:

    Regrese porque me parecio que la respuesta que le di al buen Chancho estaba muy dura, y me encuentro con tu comentario que me da aliento! Gracias!
    Yo tambien digo lo mismo cuando veo que el toro engancha con sus cuernos a uno de los "fiesteros" de los sanfermines por aca... Si no quieren pasar por eso, para que apoyan la barbarie?
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy en contra del toreo por una razón:


    No creo que la competencia de un hombre de 70 kilogramos armado contra un animal de 700 kilogramos (armado también) sea mala idea, es un tipo de deporte extremo en el que se arriesga la vida y pues cada quien consume adrenalina a su manera.

    Yo no estaría contra el toreo, sino fuera porque es injusto. Desde antes que el animal salga al ruedo le ponen pomadas en los ojos que le dan mala visión, algo en las patas que lo hace resbalar, y en ciertos casos hasta se le sangra, perfora, lastima o cansa, lo cual da muchísima ventaja al torero. Sin mencionar que al toro siempre lo montonean, no es el duelo del hombre contra la bestia o la inteligencia contra la fuerza bruta: a veces es el duelo de 8 cobardes a caballo armados con espadas contra un pobre toro al que se le han atrofiado los sentidos.

    Si el toreo fuera un deporte en el que tanto el hombre como la bestia está en las mismas condiciones de pelear, adelante, mátense. Pero resulta no ser más que una matanza cruel e injusta contra un pobre animal torturado.

    Que triste.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que una solución parcial a este problema sería crear, aparte de las "corridas de toros", las "cogidas de toros", entendiendo por lo primero lo que el torero le hace al toro, y por lo segundo, lo que el toro le haría al torero...

    ResponderEliminar
  7. "a san fermin pedimos
    por ser nuestro patron
    nos guíe en el encierro
    dándonos su bendición"


    Tema pólemico...

    "...–a fuerza de rebajarnos y deshumanizarnos-..."

    ... realmente polémico.

    tengo un par de post que me gustaría que leyeras mi estimada Pelusa, los escribí el año pasado y ahora, con razón de este, te invito a leerlos.
    este es el primero
    y este es el segundo.

    y eso de que les hacen tanta cosa a los toros como se ha mencionado no dudo que alguien lo haya hecho y se haya corrido la voz como reguero de pólvora entre los simpatizantes antitaurinos y que además le hayan echado algo de su propia cosecha aumentando y dramatizando el hecho; pero no es así los toros salen "crudos" del corral (como se dice en el argot) su manipulación previa esta penalizada por los reglamentos taurinos legales con consecuencias hasta de índole penal para quien lo comete y además para el torero que en turno actue con dicho ejemplar manipulado. La única práctica que es mas o menos tolerada es el despunte de los cuernos del toro y solo se le quitan un par de centimetros.

    en fin.... insisto... tema altamente polémico.

    ResponderEliminar
  8. Queridísima Pelusa: estoy (casi) de vuelta por el barrio. Ténme paciencia para ir leyendo poco a poco todo lo que has producido en estos días de ausencias...

    De pronto, me siento en arenas movedizas con este asunto espinoso de San Fermín (que alguna vez sufrí y disfruté al mismo tiempo, algo muy bizarro)... sip, es una burrada, como también lo son los petardos por San Luis allá o el Grito de acá o las finales de futbol. Pero me parece todavía peor, por ejemplo, el que las personas se mueran de hambre en el mundo, el que el abuso sexual sea una práctica hoy día, el que haya quien robe y secuestre a otro y hagamos como que no nos acordamos o no lo vemos... ¿De dónde ha salido esta especie "torcida"?

    Con mal sabor de boca ante tanta desesperanza, te mando un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Para mi, es exactamente una manifestación de lo primitivo, donde el instinto se devora al espíritu, por mucho. La muerte de un animal, sin ningún fin práctico más que el de la "diversión", me parece que nos acerca a la inutilización del raciocinio, y me resulta moralmente pecaminoso. También por estas tierras, lo sabes, se hacían sacrificios humanos como parte de una tradición, y no por estar catalogada en este rubro, se siguen haciendo. Todo se moderniza, menos nuestras barbaries humanas. Te apoyo, Pelusita.

    ResponderEliminar
  10. Morinakemi:

    Si, es muy triste.
    _____________________
    G:

    Seria una buena solucion, aunque yo abogaria por la absolucion de ambas.
    _____________________
    Lic:

    Con gusto ire a leer tus textos, los buscare en tu blog porque el link aqui no me funciona.
    Solo dos cosillas:
    1. yo no se si les hacen todas las cosas que dice morinakemi o no. Aqui, en los sanfermines, a veces les ponen palillos encerados y encendidos en los cuernos -como adorno, dicen. Del resto no se nada.
    y 2. Estaria de acuerdo con esta practica si los toros dieran su consentimiento para esto. Alguien les ha preguntado?
    Pero es cierto, es polemico el asunto. Es solo mi opinion.
    ___________________

    ResponderEliminar
  11. Palomita:

    Que bueno tenerte de vuelta!

    Yo no digo que todas esas otras practicas y situaciones de las que hablas esten bien, pero no estoy de acuerdo tampoco con esta. A lo mejor, si esta tradicion hubiera estado en mi pais -alla lo que tenemos son peleas de perros y de gallos en las que no quiero ni pensar- la vida me hubiera llevado a ver una de ellas. Por suerte no fue asi, y ahora no hay dios que me pare ni frente a una de estas plazas...

    Un beso para ti!
    _______________________
    Marita:

    Ya tenemos mas de uan razon para iniciar el club, no crees?

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Como dices terminar con una tradicion tan grande, no es tarea facil pero algo se ha de poder hacer.
    Se lastima a los animales en tantos niveles que parece increible que pertenezcamos al mismo planeta.



    =0S

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. mi estimada Pelusa... definitivamente voy a buscar ese restaurante japones que me has recomendado.

    aqui los links completos:
    el primero:
    http://liccarpilago.blogspot.com/2008/02/el-mal-de-montera.html
    el segundo:
    http://liccarpilago.blogspot.com/2008/04/humanizando.html

    ResponderEliminar
  15. Lic: Me acabo de leer sus dos posts. ¿Que le puedo decir? El universo es suficientemente rico como para dar cabida a todas las opiniones posibles.
    No ahondare en una respuesta porque seria caer en una discusion interminable y -como diria Jose Marti- "no tengo soberbia bastante para creer que puedo convencer a los demas, ni humildad bastante para creer que puedan convencerme a mi".
    Me limito a respetar su punto de vista aunque no lo comparta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Sonia:
    En situaciones asi, lo mas que podemos hacer es tratar de mejorar nuestro entorno. Yo no iria a una plaza de toros a protestar porque eso -en mi opinion- no cambiaria nada, pero ayudo al perrito callejero y a cualquier otro animal con comida o hasta llevandolo en brazos al veterinario mas cercano... aunque mi bolsillo llegue ahogado a fin de mes. Es lo menos que puedo hacer.

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)