De miradas incomodas y comodos silencios.

Proyecto 365, dia 170

Hace ya un tiempo visito con regularidad un blog con el que tropecé ya no recuerdo cómo. Lo cierto es que primero me interesaron las manualidades que hace la autora, luego me fui identificando con su gusto estético tan distante y al mismo tiempo tan cercano al mío y así, entre una cosa y otra, me he ido colando en la vida de esta muchacha –fruto de una cultura diferente- sin que ella sepa de mi existencia. Me siento a veces como James Stewart espiando con mis binoculares a una vecina que, en este caso, vive a miles de kilómetros de distancia y solo a un par de clicks de mi ventana indiscreta.
La muchacha –que ya va llegando a los 30- es muy espontánea en sus publicaciones y en ocasiones escribe en su blog mas de un texto al día, cada vez que algo le parece interesante y digno de compartirlo con sus posibles lectores –que, al parecer, son casi inexistentes. No es escritora, no pretende nada con sus letras: escribe como si estuviera conversando con una amiga, cuenta chistes, novedades, comenta sobre la última cena que preparo con una receta nueva, muestra en una foto la hermosa tetera de porcelana que encontró en un mercadillo de antigüedades por una bagatela, habla de sus proyectos... Esto me ha permitido irme adentrando en una realidad ajena, conociendo un mundo que no me pertenece; es una rendija informática por la que puedo ver la vida desde otro punto de vista, desde las impresiones de una mujer enamorada, orgullosa de su condición de esposa, que disfruta de sus quehaceres hogareños y que alterna el estudio gustoso de la Biblia con las revistas de moda o las novelas de Austen.
Ya sé que leer sin comentar no es del todo correcto, pero desde el principio disfruté tanto de esta posición de observadora protegida por las sombras electrónicas que tardé mucho tiempo en dejarle un comentario. Menuda sorpresa debe haberse llevado la muchacha cuando al fin me decidí a escribirle, porque tuvo una reacción muy rara: no sólo no respondió a mi comentario, sino que dejó de publicar. Una semana más tarde, supongo que al no poder contenerse más y creyéndose libre de miradas extrañas, siguió publicando tan compulsivamente como antes.
No he vuelto a comentarle desde entonces, temiendo espantarla como a un pajarillo y que deje de entonar la melodía de su vida para mi. Con la comodidad que nos inspira a ambas este silencio, seguiré leyéndola desde mi ventana en este lado del mundo, descubriendo desde adentro otra versión de esta historia que escribimos todos día a día, aprendiendo.

Comentarios

  1. Somos todos un poco fetichistas, si, se q muy pocas veces no comentamos, que se ha formado una casi cofradía comentaril y lectoril... pero aveces es bueno darse el lujo de leer sin esa necesidad de tener q decir algo inteligente...
    Como q si no hay nada q decir, para q forzar las cosas?... como bien dices para q espantar al pajarito

    ResponderEliminar
  2. Tengo un código con un buen amigo, si no sé que comentar, solo saludo.

    Hola.

    ResponderEliminar
  3. Y si se espanta porque le comentaste, pues haces bien en solo leer.

    Seguro solo escribe para ella, aunque tal vez algún día diga algo más.

    ResponderEliminar
  4. yo también a veces solo leo, unas por falta de tiempo y otras por inspiración, si la lees y disfrutas sigue haciendolo, quizás es timida, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Je. Eso de abandonar el voyeurismo virtual llega a convertirse en todo un arte, ya sea para comentar o para enviar un correo. Los sustos y las reacciones pueden resultar inesperadas o afortunadas. Yo recuerdo, ahora mismo, un par de ellas... ;)

    ResponderEliminar
  6. Hombre que mira al SO:

    Yo, la verdad, a veces prefiero no comentar… Leer es ya en si mismo un placer tan grande que si respondo inmediatamente, si me fuerzo a escribir algo como comentario, rompo el hechizo…
    Sin embargo, reconozco que cuando comenzaron a llegar los primeros lectores con opiniones a este espacio, la retroalimentación tuvo tan buen efecto en mi que el blog tomo un nuevo impulso después de casi 3 años de publicaciones…Es por eso que no me parece justo no comentar cuando leo, pero hay quien lo prefiere asi, como esta chica de mi historia.
    Un saludo
    ________________________
    Malque:

    Yo tambien uso ese metodo de vez en cuando… Es realmente salvador!
    La muchacha ya dice mucho, pero es cierto que quizas solo escribe para si misma… Yo la sigo leyendo de todas formas.
    Un beso!!
    _________________________
    Margarita Mia:

    Eso es justamente lo que hago…
    Saludos!
    __________________________
    Ivanius:

    ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario