Proyecto 365, dia 133: El buen arte de la entrega.

Con la impunidad que le brindan sus blancos cabellos, va por la vida amando. Detiene a cada hermosa muchacha que le pasa por el lado, le alaba sus lindos ojos y le da un consejo sobre el peinado o el color que mas le sentaría mientras le da un beso que, invariablemente, es bien correspondido. Abraza a cada tierno mancebo que le acerca su pedido a la mesa, llamándole la atención sobre la perfección de sus antebrazos o la curva impecable de sus piernas y allí donde los demás recibirían rechazo, el capta no mas que sonrisas, palabras calidas y miradas alegres. Los chinitos del bar de al lado, que no llevan mas que dos semanas por el barrio y no conocen apenas el idioma, le abren las puertas de su corazón sin pensarlo dos veces y le ponen su cría en las piernas que estalla en carcajadas en cuanto lo ve. Los italianos de enfrente le hacen sentarse en su terraza y no le dejan regresar a casa sin haberse tomado al menos una copa de buen vino juntos…

Comentarios

  1. Pelusita: Quisiera saber más de este personaje. ¿Nos cuentas? Me parece que estás hablando d euna figura de las de antes, de las que se están acabando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razon, Marita, es de esos legendarios caballeros andantes... Ya he hablado en otra ocasion de otra de sus facetas, y espero volver a hacerlo mas adelante. Lo voy descubriendo poco a poco.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Y en seguida se nota el caballero andante, Pelusilla... porque por muy liberal que sea, confieso que aquella vieja escuela tenía cosas muy lindas, como la que nos cuentas esta vez. Un besote desde el lunes (cuando todavía no para el ajetreo y me temo que así me voy al martes).

    ResponderEliminar
  4. Lo bueno de estos personajes es que, sin quererlo, hacen escuela: en directo, o por medio de las vigilantes letras. Ya veremos.

    ResponderEliminar
  5. Por asociación de ideas, sabes a quién me recordaste? Al caballero de París. De niña lo saludamos varias veces. Mi tía abuela lo invitó a comer un día, y él le regaló un poema. El poema se fue a bolina como un papalote cuando... pero eso es otra historia. El caso es que me lo recordaste, y subió la sonrisa a mis labios.

    ResponderEliminar
  6. Palomita:
    La vieja escuela es todo un tesoro! la verdad es que tenia cosas muy lindas... Este caballero es liberal, pero sobre todo, amante...
    Besos lunaticos!

    ResponderEliminar
  7. Ivanius:

    Este hombre va regando el suelo de enseñanzas con cada paso, te lo aseguro! Mi espiritu se nutre con cada encuentro que tengo con el, y luego no puedo hacer mas que traerlo...

    Un beso leal!

    ResponderEliminar
  8. Pues, feliz recuerdo, Silvita!
    Yo lo vi pocas veces, y nunca de cerquita... Para mi el caballero de Paris pertence al mundo de las leyendas, como el mejor de los personajes ficticios!
    Saluditos!

    ResponderEliminar
  9. Pelusa Querida

    Bueno este mundo de los caballeros andantes, gozones, y siniestramente exquisitos es un deleite para el alma.
    PEro queda uno con ganas de saber más, de las invitaciones, de los celos, de los asombros que generá su presencia...

    Hum....

    ResponderEliminar
  10. Si, sí, sí... cuenta más

    quién es este personaje??

    ResponderEliminar
  11. hola, si me dejas enganchada al personaje, esperare tus palabras sobre el, me pica mucho la curiosidad y a la ves me gustan este tipo de personajes, saludos.

    ResponderEliminar
  12. Mago Potter:

    Este hombre tiene historias que te fascinarian... pero no estoy autorizada a contarlas. Yo no mas puedo compartirles lo que capto en su compañia. Prometo volver con mas, pero no se cuando...
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. don Mau:

    Hurguele que lo encontrara... Es un personaje muy presente y querido en este blog...

    ResponderEliminar
  14. Margarita mia:

    Este personaje tan curioso e interesante es muy real y comparte nuestra insularidad. Quizas por eso te resulta tan cercano...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Pelusa

    Este señor de blancos cabellos y ricas experiencias, es un gran seductor, me parece. De esos que no precisan más que de la sabiduría que les ha dado la vida y claro, algún toque de encanto personal.

    Un beso y gracias por tu visita a mi blog

    ResponderEliminar
  16. y los italianos siempre saliendo a relucir con los coqueteos... no peude ser!.. jajaja

    besitos!

    ResponderEliminar
  17. Marichuy:

    Ha tenido, ademas, tiempo de cultivar su encanto con esmero; sus gestos, su tono de voz, la forma de mirar... nada ha sido dejado al azar en su persona.

    Parece que tendre que aplicarme para escribir mas de el pronto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Sonia, los italianos aqui no hacen mas que sumarse a los que caen a los pies de este experimentado encantador...
    No niego que quizas por eso justamente se sientan tan bien con el!
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario